¿Por qué difiere la razón dada en Deuteronomio 5 para el sábado de la que se da en Éxodo 20?

Descargar este post como PDF

Leamos las citas:

12 “Guardarás el sábado para santificarlo, como Jehová, tu Dios, te ha mandado […] 15 Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová, tu Dios, te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido, por lo cual Jehová, tu Dios, te ha mandado que guardes el sábado”. Deuteronomio 5:12-15.


“8 Acuérdate del sábado para santificarlo […] 11 porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el sábado y lo santificó”. Éxodo 20:8-11.

¿Cómo explicar las diferencias entre los mandamientos sabáticos de Éxodo 20:8-11 y de Deuteronomio 5:12-15?

Éxodo 20 da la creación como la razón para guardar el sábado, mientras que Deuteronomio afirma que la liberación de la esclavitud es la razón para el sábado.

¿Se contradicen entre sí estos pasajes? ¿Cuál es la porción bíblica que ofrece la razón correcta? ¿Qué significa esto para la observancia del sábado hoy?

Ambos pasajes transcriben el mismo cuarto mandamiento del Decálogo tal como lo pronunció Dios en voz alta (Éxo. 20:1; Deut. 5:4, 5). Y, como se tratará de explicar más adelante (enfatizando otros aspectos), no contienen dos razones distintas para una misma cosa (la observancia del sábado), sino que cada pasaje contiene la única razón bíblica para un aspecto distinto del sábado. Éxodo explica el ritmo temporal de la observancia (cada séptimo día) a partir de la creación en seis días y reposo divino en el séptimo, mientras que Deuteronomio explica la extensión social de la observancia, que no ha de ser solo para el israelita libre y propietario de tierra, sino que es también para “tu siervo, tu criada […] para que descanse tu siervo y tu criada como tú”, a partir del hecho de que “fuiste siervo en tierra de Egipto y Jehová te sacó de allá con mano fuerte”. Pero ambos pasajes contienen el mismo ritmo temporal y la misma inclusión social, aunque solo haya una explicación en cada uno. Además, la razón dada para el ritmo temporal en Éxodo y la razón para la inclusión social en Deuteronomio se remontan a una única razón general: el hombre, imagen de Dios, debe imitar a su Creador y Redentor.

Ambas formas de mandamientos comparten el mismo bosquejo:

Razones para los agregados-

Al repetir Moisés los Diez Mandamientos, los comentó en varios lugares. Esos comentarios son de menor cuantía y no alteran el significado ni la autoridad de la ley de Dios; solo difiere la razón para guardar el séptimo día. Según Deuteronomio 18:15, Moisés fue profeta, o sea que hizo estos comentarios al Decálogo bajo inspiración divina, aportando nuevas vislumbres de la voluntad y del carácter divinos.

Deuteronomio 5:22 se refiere retrospectivamente a la experiencia del Sinaí, cuando Dios habló a Israel y el Decálogo fue inscrito en tablas de piedra. En Sinaí se reveló el origen del sábado. La frase “y no añadió más” [Deut. 5:22] subraya que el contenido del Decálogo estaba completo y tenía autoridad canónica.

Ningún otro mandamiento era parte de él. Pero la repetición del Decálogo por parte de Moisés en Deuteronomio 5 sigue estando de acuerdo con la versión proclamada por el Señor mismo. Deuteronomio 5:22 contiene un salto histórico sin ser incorrecto o falto de veracidad, porque “de acuerdo con Éxodo 19-34 las tablas que contenían el Decálogo no fueron entregadas a Moisés sino hasta después que él hubo mediado entre Jehová y el pueblo que había recibido los mandamientos divinos (Éxo. 24:12; 32:15f; Deut. 9:7ss)”. Esto también implica que el texto [de Deuteronomio] no puede ser tomado con estricto rigor para afirmar que la redacción exacta de Deuteronomio 5:6-21 tiene que haber sido el texto copiado de las Tablas de piedra, o que hay una contradicción entre Deuteronomio 5:22 y Exodo 24:12 y 31:18.

Efectos de esos agregados – ¿Qué efectos tuvieron estos agregados al Decálogo?

Ya hemos visto que las frases “como/por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado” subrayan el origen divino del Decálogo. Al repetir estas frases en el quinto mandamiento se enlazan los mandamientos de guardar el sábado y de honrar al padre y a la madre. En ambos se enfatiza muy fuerte el aspecto relacional. Además, así quedan vinculadas la primera tabla de la ley (la que contiene los mandamientos centrados en la relación de la humanidad con Dios) y la segunda tabla de la ley (la que tiene los mandamientos que destacan las relaciones interpersonales). El concepto de relación interpersonal está realzado con el énfasis específico que se hace sobre los siervos y las criadas, el cual se halla dos veces en 5:14 y se elabora más en 5:15, como referencia a la liberación de la esclavitud de Israel. En Deuteronomio 5:15 encontramos “tierra de Egipto” como en 5:6, versículo este que introduce los Diez Mandamientos. Además, el verbo “sacar”, el nombre divino ‘Jehová tu Dios” y el término “siervo” aparecen en ambos versículos. En Deuteronomio el mandamiento del sábado está conectado de un modo especial al primer mandamiento. Al guardar el sábado aceptamos a Jehová como el único Dios y Señor y rechazamos todos los otros dioses e ídolos. Al mismo tiempo gozamos de liberación y salvación.

Deuteronomio 5:14 contiene el agregado “ni tu buey, ni tu asno”. En vez de hablar de bestias en general, Moisés parece mencionar el buey y el asno deliberadamente. Buey y asno aparecen en el mismo orden en Deuteronomio 5:21, el décimo mandamiento. De ese modo el mandamiento de guardar el sábado y el de no codiciar quedan enlazados. Todo el que ha encontrado reposo en Jehová el día del sábado también ha encontrado reposo de codiciar los bienes materiales, especialmente los que pertenecen al prójimo.

“Los versículos 6-11 describen los deberes que tenemos para con Dios, y los versículos 16-21 tratan de las relaciones entre los seres humanos. Al tratar ambos tópicos simultáneamente, el mandamiento sabático de Deuteronomio forma un puente entre estas dos secciones”.

Conclusión- El mandamiento del sábado en Deuteronomio concuerda con el de Éxodo 20 en cuanto a santificar el sábado y a que, después de seis días de labor, la humanidad debe descansar en un específico séptimo día.

Hay algunas diferencias en cuanto a la razón que se da. Moisés, al repetir los Diez Mandamientos, hizo bajo inspiración algunos agregados que de manera específica vinculan al sábado con los demás mandamientos a tal efecto que el Decálogo culmina en el mandamiento del sábado.  Esto ha sido reconocido también por varios estudiosos no adventistas. Por ejemplo, R. D. Nelson dice: “La singular formulación de los Diez Mandamientos en Deuteronomio aumenta la importancia del sábado”. De ese modo el mandamiento sabático no solo se refiere a la creación sino también a la salvación.

Fuente: Textos Bíblicos Controversiales. Pág. 161

Guardamos el sábado porque Dios nos ha creado y nos ha salvado.

Visite: https://www.facebook.com/watch/LeyDominical/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s