¿Qué detona el zarandeo en la iglesia?

En 1857, Ellen White escribió un artículo para la Review describiendo lo que se le había mostrado recientemente en visión a propósito de la cadena de eventos que precedería la segunda venida de Cristo. Se produciría un zarandeo entre el pueblo de Dios, causado por aquellos que se levantaran contra el testimonio directo del Testigo verdadero a los laodicenses. Los que quisieran entrar en una experiencia más profunda con Cristo y aceptaran el mensaje a Laodicea, llegarían a la unidad, estarían preparados
para el conflicto final y predicarían la verdad con poder. Se trataba de la lluvia tardía y del fuerte pregón, que encolerizaría a los impíos y haría que tomaran medidas contra el pueblo de Dios:

Pregunté cuál era el significado del zarandeo que yo había visto, y se me mostró que lo motivaría el testimonio directo que exige el consejo del Testigo fiel a los laodicenses. Tendrá su efecto en el corazón de quien reciba el testimonio, y lo llevará a exaltar la norma y a expresar claramente la verdad. Algunos no soportarán este testimonio directo. Se levantarán contra él, y eso causará un zarandeo entre el pueblo de Dios… Dijo el ángel: “¡Escucha!” Pronto oí una voz que sonaba como muchos instrumentos musicales, en acordes perfectos, dulce y armoniosa. Superaba cualquier música que jamás hubiera oído. Parecía estar tan llena de gracia, compasión y gozo santo, elevador… Mi atención se dirigió entonces hacia la
compañía que había visto antes, que había sido fuertemente zarandeada…Estaban vestidos con una armadura desde la cabeza a los pies. Se movían en perfecto orden, firmes como una compañía de soldados…Oí cómo los que estaban vestidos con la armadura proclamaban la verdad con gran poder… Los sinceros a quienes se había impedido que oyeran la verdad, se aferraban ahora fervientemente a la verdad proclamada. Había desaparecido todo temor a sus familiares… Pregunté qué había causado
aquel gran cambio. Un ángel respondió: “Es la lluvia tardía. El refrigerio de la presencia del Señor. El fuerte pregón del tercer ángel…” Mi atención se volvió hacia los malvados o incrédulos. Estaban todos
agitados. El celo y el poder en el pueblo de Dios los había excitado y encolerizado… Vi que se adoptaban medidas contra esta compañía que tenía el poder y la luz de Dios.*

*Dan T. Jones, “The Work in Battle Creek”, Review and Herald, 4 abril
1890, pp. 204-205.

Deja un comentario