Universidad Jesuita entrevista a alto dirigente adventista

28 de agosto de 2020.

Descarga este post en PDF para leer y compartir


Antecedentes: Ganoune Diop es un intelectual líder dentro de los círculos interreligiosos y ha sido parte del Foro Interreligioso del G20 desde su inicio en 2014, centrándose en cuestiones de libertad religiosa. Actualmente dirige el grupo de trabajo de la Asociación sobre las dimensiones religiosas del racismo. Él y Katherine Marshall hablaron (con zoom) el 27 de julio para explorar varias dimensiones de su camino desde Rufisque, Senegal hasta la sede de los Adventistas del Séptimo Día en Silver Spring, Maryland. Esto ha implicado un enfoque constante en la libertad y un notable viaje intelectual que atraviesa múltiples disciplinas y temas.

“Me di cuenta de un núcleo de mi vocación en este mundo, que es la solidaridad humana, un profundo respeto por las elecciones de otras personas que deja de lado nuestras diferencias. Eso es libertad de conciencia: conciencia para creer o no creer. Si realmente creo en eso, entonces eso significa que debo abrazar genuinamente a los demás … Confío en que, a lo largo de mi viaje, Dios me ha colocado para ser una persona de reconciliación, una persona que une a las personas, una persona que respeta y abraza genuinamente la humanidad de otros. ”- Ganoune Diop

  1. ¿Cuál fue el meollo del trabajo que está haciendo en varios roles muy distintos en la Iglesia Adventista del Séptimo Día?

Varias puertas se me han abierto y, al atravesarlas, me he dado cuenta de un núcleo de mi vocación en este mundo, que es la solidaridad humana, un profundo respeto por las elecciones de los demás que deja de lado nuestras diferencias. Eso es libertad de conciencia: conciencia para creer o no creer. Si realmente creo en eso, entonces eso significa que debo abrazar genuinamente a los demás. Esta, creo, es una de las razones por las que, providencialmente, estoy posicionado para estar allí como secretario de una de las organizaciones cristianas más grandes, la Conferencia de Secretarios de Christian World Communions, a quien se le ha confiado el privilegio de conocer a los principales líderes de todas las denominaciones, desarrollando amistades, con un interés genuino en todos. También se me pidió que formara parte de la junta del Foro Cristiano Global, que, nuevamente, reúne diferentes corrientes cristianas: ortodoxas, Católicos, anglicanos y muchos otros cristianos. Creo que, a través de mi camino, Dios me ha colocado para ser una persona de reconciliación, una persona que une a las personas, una persona que respeta y abraza genuinamente la humanidad de los demás.

La prerrogativa de elegir qué creer y qué no creer, sin estar encajonado en ninguna lealtad, que puede ser más tribal o étnica o esto o aquello, ha conectado la libertad de conciencia y mi propio viaje. Mi principal compromiso es con Dios. También tengo un compromiso más profundo con toda la familia humana. El compromiso con Dios se materializa también en el abrazo de seres humanos con los que Dios se solidariza. Cuando me convertí en director de asuntos públicos y libertad religiosa, también se me pidió que fuera secretario general de la Asociación Internacional de Libertad Religiosa Cole Durham, por ejemplo, y muchos otros de diferentes tradiciones religiosas vienen a nuestras reuniones.

El núcleo de lo que soy está conectado con la creencia en este carácter sagrado de los seres humanos, los seres humanos, quienesquiera que sean, cualquiera que sea su viaje o sus experiencias de vida. Siento profundamente que es a donde pertenezco. Traicionaría a mi propio ser al no mostrar solidaridad con toda la familia humana, y cuando digo con la familia humana, quiero decir sin excepción, en cualquier lugar. Eso está relacionado con el primer tema de la libertad, que es donde, curiosamente, comenzó mi viaje espiritual de conciencia. Por tanto, la idea de libertad es constitutiva de mi camino espiritual. Ahora, como secretario general de la Asociación Internacional de Libertad Religiosa, mi trabajo está conectado al corazón de mi trayectoria de vida.

2. Estoy interesado en aprender más sobre la Iglesia Adventista. Parece haber silos bastante distintos: la iglesia misma, ADRA y todo el lado médico. ¿Cómo se relacionan estos, dentro del mundo adventista y el mundo exterior?

Oficialmente, desde una perspectiva teológica o eclesiológica, los adventistas nos posicionamos como parte de la continuación de la Reforma. Eso no significa que esta sea la única iglesia: absolutamente no, pero somos una continuación de la reforma. La mayoría de las denominaciones cristianas afirman defender algunos aspectos de la fe cristiana que consideran fundamental para su fe. El término “séptimo día” o sábado, conecta la creación, la dignidad humana, los derechos humanos y la igualdad y otros principios. Los adventistas insisten en la soberanía de Dios, para decir que la creación significa que no somos solo el resultado de la casualidad. Nadie es un accidente. La otra parte del nombre, Adventista, refleja un enfoque en una creencia cristiana que comparten la mayoría de los cristianos: la segunda venida de Jesús. Este aspecto tiene más que ver con la esperanza: las cosas como están ahora en el mundo pueden verse mal,

Entre algunos adventistas, por ejemplo, se encuentran personas que insisten en las señales de los tiempos: que sucederá algo terrible. Algunos adventistas al margen de la fe dominante pueden desarrollar un entendimiento bastante sectario de que “somos los mejores”. Para mí, eso está totalmente mal interpretado, un malentendido. En gran medida, sin menoscabar la dignidad de estas personas, podría decir que es desinformación sobre los propósitos de Dios para el mundo. El evangelio es la buena noticia sobre la primera venida de Dios y la buena noticia sobre la segunda venida, es decir, la venida del salvador para liberar a las personas de la difícil situación humana: sufrimiento, enfermedad y muerte.

Sin lugar a dudas, la Iglesia Adventista del Séptimo Día tiene una amplia cartera de diversos servicios. Encontrará el mundo médico: hospitales y clínicas de todo el mundo. La educación también está muy extendida, con universidades y colegios. Una tercera sección sería humanitaria, como ADRA, un componente fuerte del compromiso de la iglesia para ser un activo para la sociedad. Los derechos humanos son una cuarta área importante y aquí es donde más he trabajado como líder. La Asociación Internacional de Libertad Religiosa (IRLA) fue fundada en 1889. La Iglesia Adventista del Séptimo Día se organizó oficialmente en 1863, durante lo que ellos llaman el segundo gran despertar. Debido a que los adventistas celebran el sábado, al igual que los judíos, por ejemplo, la cuestión del sábado pronto trajo problemas sobre cómo negociar eso dentro de la sociedad. Este fue probablemente el paso inicial hacia una gran conciencia sobre la importancia de la libertad religiosa, incluida la libertad de elegir qué día adorar, etc. Los derechos humanos y la libertad religiosa se enfocaron en ese sentido. También hay otros servicios, como ministerios de mujeres, ministerios de jóvenes, ministerios de niños e incluso más recientemente para necesidades especiales o lo que ahora se llama “ministerios de posibilidad”. En muchos sentidos, se ve un compromiso con la sociedad, lo cual es algo admirable de los adventistas. Está marcando una diferencia en todo el mundo, todo lo cual es bueno. e incluso más recientemente necesidades especiales o lo que ahora se llama “ministerios de posibilidad”. 

Ninguna iglesia es monolítica y cada iglesia es básicamente un mosaico. Encontramos eso también entre los adventistas. Algunos tienden a crear una especie de silos, pero es de esperar que sea una minoría entre los adventistas. Lo que estoy tratando de promover personalmente es un enfoque más universal y más tolerante. Me encuentro con todos, incluidos los adventistas que son menos acogedores, de nuevo una minoría. Algunos pueden ser incluso anti-católicos (como algunos católicos pueden ser anti-muchas cosas). Me posiciono como parte de la familia humana, queriendo hacer una diferencia en este mundo, respetando la conciencia de las personas, porque para mí, eso es como un santuario interior donde básicamente las personas deberían estar. Las personas son sagradas, como los templos, y por lo tanto, deben ser respetadas.

3. Con la polarización actual en torno a los problemas de la libertad religiosa, ¿qué piensa sobre cómo se produjo y cómo podría abordarse de manera práctica?

El problema fundamental, en mi opinión, es la comprensión de la libertad religiosa en sí misma. Desde el principio, la primera enmienda en los Estados Unidos tenía el lenguaje importante sobre la libertad religiosa como la primera libertad, pero en el momento en que esto se articuló, adoptó y votó, la libertad no se entendía realmente como un valor universal que incluiría, por ejemplo, esclavos y muchos otros. Los entendimientos y malentendidos se desarrollaron debido a la polarización en Estados Unidos, y los problemas relacionados con el populismo también deberían incluirse en esto. La polarización en Estados Unidos se ha exacerbado desde que surgieron los derechos LGBT (Movimientos Gay-Lesbianas), con tantos aspectos diferentes. Incluso la Comisión de Libertad Religiosa de los Estados Unidos ha llegado al punto de dividir la libertad religiosa por un lado y la libertad civil por el otro. Pero el problema más profundo es la comprensión de qué es la libertad o la libertad de religión o de creencias o la libertad religiosa y la politización e instrumentalización de la libertad religiosa. Una pregunta justa es si el Departamento de Estado es realmente el mejor vehículo para promover la libertad religiosa en todo el mundo. Qué significa eso? ¿Es esa realmente una forma de desacreditar la libertad religiosa? ¿Cómo deberían reaccionar los chinos? ¿Los rusos? Hay mucho que discutir.

4. ¿Cómo ve los desafíos de Religiones por la Paz, especialmente bajo su nuevo y audaz liderazgo?

El escenario del trabajo interreligioso es una paradoja. El instinto humano, religioso (y esto está relacionado con el tema del proselitismo) es sentirse seguro y cómodo solo cuando puede duplicarse o reproducirse o expandirse y enrolar a otros. Se necesita algo más profundo para empezar a ver las cosas de otra manera. Sí, la libertad religiosa incluye la libertad de compartir las creencias o no creencias de uno. Pero siempre, creo, el camino de la persuasión pacífica es el mejor: la persuasión pacífica que le da al otro la libertad de elegir. Pero esa no es la verdadera historia de la historia humana. Tomando Senegal como ejemplo, los musulmanes llegaron a Senegal en un momento en que los senegaleses luchaban contra las potencias coloniales. La historia de Senegal está entretejida en la historia del Islam porque los senegaleses, cuando no pudieron derrotar a los europeos, encontraron refugio en el Islam. Entonces el Islam, en gran medida, moldeó la psique de los senegaleses. Se necesita algo de análisis y distanciamiento para comenzar a ver tales piezas, y pueden ser deconstruidas de diferentes maneras, no necesariamente para desacreditar o juzgar las elecciones religiosas de las personas. Después de todo, la libertad religiosa le da derecho a cualquiera a elegir su lealtad religiosa. Pero aún así, es interesante observar cómo se configuran nuestras narrativas. Eso es parte de la dinámica de los diálogos interreligiosos. El mandato de Religiones por la Paz es explícito en el nombre elegido para expresar su mandato. Todas las religiones reclaman la paz, el shalom del judaísmo fue incluso parte de la bendición sacerdotal. Los cristianos afirman que Jesús es el príncipe de la paz que da la paz. El mismo nombre del Islam es inseparable del concepto multifacético de paz. El liderazgo audaz del actual secretario general es refrescante y prometedor,

5. Dos cosas complican las cosas en el campo del desarrollo: el dinero y los desequilibrios de poder, que pueden incluir el conocimiento, pero también la influencia y el acceso a los recursos. Las cuestiones suelen estar envueltas en cuestiones mucho más amplias de preocupación acerca de la santidad de la propia cultura, con debates, a veces algo retorcidos, dentro de los campos de los derechos humanos entre la libertad de elección del individuo y la de la comunidad.

Muy cierto. Es complicado. Pero primero, los humanos son sagrados. Las culturas son arreglos sociales elevados al estatus de religión. La promoción de la propia cultura con el objetivo de integrar a otras en ella, en términos de asimilación, siempre ha sido problemática. Los males del colonialismo, ya sean socioculturales o religiosos, se basan en esta misma lógica. El proselitismo es un tema que vale la pena analizar de cerca, ya que está vinculado a las cuestiones de poder y cultura, pero también al idioma. Comprenderlos en cuanto a cómo evolucionan con el tiempo y cómo se entrelazan en las tradiciones es un campo de estudio esencial. Hubo un tiempo. en la Edad Media, cuando las oraciones eran en latín, por ejemplo, pero eso cambió a medida que la gente decía que Pentecostés existía, para que la gente pudiera entender las maravillas de Dios en sus propios idiomas. En el siglo VII, se restableció el concepto de lengua sagrada. Eso sucedió en el Islam, con el árabe como idioma sagrado, por lo que el Corán se lee preferiblemente en árabe. Jesús descentralizó muchos asuntos de cultura. En la historia del samaritano, ya no hay un lugar santo: no tienes que ir a Jerusalén ni a Samaria, ni a ningún lado, porque donde dos o tres están reunidos en su nombre, dijo, Dios está en medio de ellos.  Pero luego, cuando llegó el Islam, hubo una re-centralización. La Meca se convierte en el lugar central. Incluso cuando rezas, tienes tu dirección y demás. Ese es el lugar. Dicho esto, hay tradiciones dentro del Islam que afirman que el mundo entero es una mezquita. Se puede rezar en cualquier lugar. Se pueden encontrar problemas similares con objetos y prácticas. Los sacrificios son un ejemplo, en el sentido de matar animales. Los cristianos terminaron una práctica de mucho tiempo, que fue reinstalado por el Islam. Tengo una lista de unos 20 temas de este tipo en los que el pensamiento y la práctica han cambiado.

6. ¿Podemos seguir este viaje con su propio camino: dónde nació y cómo llegó a Silver Spring y la Iglesia Adventista?

¡Qué viaje! Nací en la región de Dakar, en Senegal, y concretamente, en Rufisque. Está a unos 27 kilómetros de Dakar y es un escenario muy multicultural. Destaco esto porque estuve expuesto muy temprano al multiculturalismo e incluso a un entorno multirreligioso.

Como saben, Senegal es predominantemente musulmán. Las estimaciones de los porcentajes varían, y algunos llegan al 95% de los musulmanes. Pero yo diría que Senegal en general y la región de Rufisque en particular son bastante multiculturales y multirreligiosas. Nuestros vecinos entonces, a la izquierda, por ejemplo, eran del Líbano, musulmanes, ya la derecha de nuestra casa eran católicos y franceses. Tienes mezquitas, pero también iglesias en Rufisque, e incluso una catedral. En mi propia familia predominan los musulmanes, pero también hay cristianos, algo bastante común en Senegal. Crecí en ese contexto. Y, por supuesto, en Senegal hay tipos de Islam bastante diferentes (sunitas y chiitas) y diversidad dentro de cada comunidad islámica. El Islam es un mosaico en Senegal.

Todo eso representaba una plétora de ideas que resultaba muy atractiva en cuanto a convivencia. Uno creció en un ambiente tolerante. Como saben, el primer presidente de Senegal, Leopold Senghor, era de una comunidad tribal Serere y era católico. Era importante ver que el más alto funcionario del país podía ser de una religión diferente a la de la mayoría. Este entorno, muy temprano en mi infancia, me inculcó la idea de tolerancia.

Debo decir, para ser franco, que cuando era niño me desencantaba bastante la religión. La razón estaba relacionada con la idea, la pregunta, “¿cómo es posible que aquellos que dicen ser religiosos conquisten, subyugan, colonizan?” Había algo disonante allí, aunque la opinión mayoritaria hubiera sostenido en ese momento que el colonialismo era mucho del mundo occidental, de los europeos y su codicia. Sabía mejor, que era mucho más complicado, porque mi familia era muy educada y estábamos expuestos a muchas ideas, con gente muy culta como Cheikh Anta Diop y muchos otros. Los que estaban construyendo imperios se aprovecharon de África, ya fueran europeos o árabes. Al crecer, escuché historias de horror de conquistas, brutalidad, castas, no solo ideas de supremacistas blancos sino también supremacismo árabe. Por eso estaba desencantado con la religión. Por supuesto, hay buenos ejemplos de humanidad genuina en todas las religiones, pero el historial es desigual. África, como continente de la hospitalidad, ha sido objeto de abusos de muchas formas.

De mis antecedentes familiares, heredé maravillosos ejemplos de benevolencia y cuidado por los demás. Mi abuelo, por ejemplo, era rico y solía alimentar a cientos de personas todos los días. Esta experiencia me ayudó a desarrollar ideas sobre las obligaciones humanitarias y la filantropía. Aún así, estaba desencantado por la religión debido a la esclavitud, el colonialismo y otros aspectos. Cuando era niño, me preguntaba si, si el Islam o el cristianismo reflejaban verdaderamente los valores humanos esenciales, podrían haberse involucrado en este tipo de conquista, esclavitud y subyugación.

A nivel artístico, crecí también con el don de la música. Desde que tengo memoria, tenía pasión por la música. Todo lo que escuchaba lo tocaba o cantaba fácilmente. Esa pasión fue inhibida, contenida, dentro de mi familia y comunidad. Aunque muchos no reconocen este hecho, la sociedad senegalesa es muy jerárquica, con un claro sistema de castas. Aunque la gente no habla de eso, está muy presente, es parte del estilo de vida, algo que todos conocen. Aparece, por ejemplo, cuando alguien quiere casarse con alguien que puede ser una buena persona, rica, calificada e incluso con una fuerte posición social, pero si el origen de la familia está en ciertas áreas (por ejemplo, la tradición de la fabricación de joyas), habría oposición. El término para esa comunidad en Senegal es tegg. Algo similar se aplica a la música y, por lo tanto, no se me permitió tocar ni aprender música. Así crecí tocando música clandestinamente. Iba al campo y experimentaba o simplemente disfrutaba de la música. Así aprendí a tocar varios instrumentos. Que esto estuviera oculto fue una parte fascinante de mi crecimiento.

7. ¿Cómo encontraste la manera de seguir tu amor por la música?

Solo pude perseguir esta pasión en serio cuando llegué a Francia. Fui a estudiar sociología, porque estaba realmente interesado en comprender mejor a las personas. Quería convertirme en científico social. Sin embargo, llegué en marzo, cuando ya era demasiado tarde para empezar las clases en la universidad: tuve que esperar hasta el otoño. Mientras tanto, pude seguir un sueño que había tenido desde la infancia, que era tocar la flauta con virtuosismo. Fui al Conservatorio de Música de La Rochelle, una pequeña ciudad encantadora en la parte occidental de Francia. Quería no solo tocar, desarrollar mi don, sino comprender lo que estaba haciendo mientras tocaba música y desarrollar aún más mis conocimientos. Compré una flauta transversal y me registré en el conservatorio y comencé, por fin, a aprender la flauta oficialmente. Había tocado la flauta tradicional fulani, que es una flauta transversal tradicional, un instrumento fascinante con el que se canta. Lo dominaba bastante bien, pero en el conservatorio decidí empezar desde el principio.

Mi profesor de flauta durante nuestra tercera lección, me dijo, en esos términos, “Ganoune, el día que conozcas a Cristo, serás realmente libre”. Inmediatamente respondí que, por supuesto, sabía de Cristo, como un gran profeta. No dijo nada más, dejándolo así, pero el intercambio inició un viaje para mí. Tenía mucho que ver con el tema de la libertad, que es algo profundo dentro de mí, que durante muchos años fue lo que estuve luchando y anhelando, aunque en ese momento no sabía realmente por qué. 

8. ¿Cómo se relacionó su búsqueda de libertad con su búsqueda de estudios religiosos?

Venía de Senegal, donde el Islam no es solo Islam; hay una mezcla entre el Islam y las creencias religiosas tradicionales, en espíritus, por ejemplo. La gente va al santuario para hacer sacrificios y hay otras tradiciones similares. Esto no es una crítica, pero infundida en mí a medida que crecía era una tendencia, no divorciada de la creencia en espíritus y supersticiones, a tener miedo del medio ambiente, de lo que hay ahí fuera. Según recuerdo, ni los padres ni la educación contrarrestaron esta tendencia. Por ejemplo, toda la vida estuvo llena de miedos y supersticiones. Por ejemplo, cuando quería salir o les preguntaba a mis padres sobre visitar amigos, me decían: “Sí, pero debes regresar a las siete”. Cuando pregunté por qué, la respuesta fue que después de que se pone el sol, el los espíritus se desatan. De muchas maneras sutiles,

Avance rápido, cuando estaba en el Conservatorio, el maestro de flauta que era adventista del séptimo día, mencionó mi hambre de libertad y la resistencia a esta sensación de miedo. Fue mi primer contacto con los Adventistas del Séptimo Día y él no deseaba en absoluto presionarme o forzarme de ninguna manera. Sin embargo, sí me dijo que, si realmente quería ser libre, tal vez debería considerar saber mejor quién es Jesucristo. Y esto me inició en otro viaje. En ese momento, descarté lo que dijo, pero de alguna manera empezó a funcionar realmente dentro de mí. Sabía que quería ser libre: libre de tantas cosas, incluso libre de no saber quién es Dios. Lo que quiero decir con eso es que me había preguntado: “¿De qué se trata esto de tener que entregar nuestro ser, como si fuéramos simples objetos, obligado a seguir ciegamente todo lo que un rey supremo diría? ¿Simplemente humillarme y aceptar? “

Cuando miro hacia atrás, me doy cuenta de que me resistí a esa idea desde una edad muy temprana. En Senegal, la noción de jebalu significa literalmente entregar el alma a un líder espiritual, sea cual sea la hermandad a la que uno pertenezca. Hay una guía venerada a la que rendirse. Desde muy joven solía preguntarme: “¿De esto se trata realmente la vida?” Con el debido respeto a las personas que eligen su camino, para mí fue realmente, en cierto sentido, esclavitud, como si yo no tuviera personalidad porque otro ser humano determinaría qué debo hacer, cómo debo hacerlo, etc. Realmente tuve problemas con eso. La idea de que Dios se preocupa y ama a todas las personas, el mundo entero me puso en otra trayectoria, sin dejar de respetar a todas las personas independientemente de su afiliación religiosa.

9. ¡Eres un alma independiente!

Seguro. Aunque la libertad tampoco es un ídolo. El objetivo de la libertad es el amor. La libertad crea la condición para que florezca el amor. El amor no se puede forzar, por lo que la libertad es su requisito previo. 

10. ¿A dónde fuiste a la escuela? ¿En Rufisque? 

En parte en Rufisque, pero luego en Dakar. Fui a un liceo llamado, en ese momento, Lycée van Vollenhoven (el nombre ha cambiado ahora). Era una buena escuela, que ofrecía muchas cosas, pero en ese momento, realmente había comenzado mi búsqueda del significado de la vida. En mi último año de lycée, me mudé a una escuela de inglés en Dakar, porque quería viajar. Lo que llamas un alma independiente estaba estrechamente ligada a un sueño que necesitaba para viajar por el mundo en barco. Tenía un amigo, entonces, que tenía el talento artístico como yo lo era musicalmente, y soñamos juntos que algún día podríamos comprar un barco y viajar y así sucesivamente. Era muy independiente, y cuando tenía 16 años decidí visitar otros países africanos. Viajé primero a la parte sur de Senegal, Casamance, y allí, usando mi don de la música, toqué la armónica y canté y así pude ir de pueblo en pueblo. Había un elemento del maestro allí, ya que quería ayudar a las personas a estar más cerca de la naturaleza y demás. Pero solo buscaba mi alma, quién era yo. Mientras viajaba, me abrí camino entreteniéndome en clubes y lugares similares. Podría jugar todas las noches, ganar algo de dinero y seguir adelante. Viajé a Mali, a Costa de Marfil, a Ghana, solo para descubrir. ¡Era muy joven!  

Una parte hermosa de mi vida entonces, que quiero enfatizar, fue mi madre. Tenía una relación maravillosa con ella, de confianza. Incluso cuando no estaba de acuerdo con lo que estaba tratando de hacer, simplemente confiaba en mí. Ella me inició con algo de dinero para viajar, creyendo que de alguna manera mi vida iba a ser significativa, de cualquier manera.

11. ¿Sus padres eran musulmanes? ¿Qué grupo?

 Sí, ellos eran Tijane, pero la familia se mudó más cerca de los Mouride. Era una familia muy relajada y abierta. También tenemos algunos cristianos en la familia, pero mis padres inmediatos eran seguidores de una de las formas del Islam en Senegal.

 12. ¿Cómo entiende la notable apertura y flexibilidad del Islam senegalés a las diferentes tradiciones? 

Eso es parte del alma africana. La idea de hospitalidad es como una idea sagrada. Pero cuando la gente se socializa en la mentalidad imperial de competencia y conflicto, gana la hostilidad, la mentalidad sectaria. En Senegal, la tradicional teranga (hospitalidad benevolente) se ha mantenido en el espíritu de las relaciones sociales. La libertad religiosa no solo es parte de la constitución del país, también se adopta principalmente en el estilo de vida de las personas. También es una forma humilde de dejar que Dios sea Dios. Otro aspecto importante de esta verdad son los primeros líderes religiosos musulmanes que han adoptado resueltamente el camino de la no violencia. Cheikh Ahmadou Bamba es uno de los que eligieron ser perseguidos antes que perseguir, renunciar a la violencia en lugar de tomar las armas y alentar a sus seguidores a luchar.

Obviamente, dado que ninguna religión es monolítica, también encuentras algo de intolerancia, pero en su mayoría intrascendente.

Algunos musulmanes que leen la religión políticamente no permiten que su “visión imaginativa” de la vida incluya la libertad de elección. Esta intolerancia recuerda a la mentalidad del imperio y la violencia.

13. ¿Qué pasó después de tu lección de flauta y el comentario de tu profesor?

Impulsado por nuestra discusión sobre la libertad, decidí estudiar la Biblia para poder entenderla mejor. Ya tenía algo de conocimiento, ya que incluso en mi familia teníamos conversaciones abiertas sobre lo que la gente cree y demás. Decidí que la mejor manera sería estudiar teología, donde podría hacer una exploración en profundidad para descubrirlo por mí mismo. Yo estaba en Francia en ese momento y decidí dejar de lado los estudios de sociología e ir a Collonges, cerca de Ginebra, donde había una universidad teológica, básicamente un seminario, donde podía estudiar teología. Esta era una escuela adventista del séptimo día, porque mi profesor de flauta era adventista. Sin embargo, yo tenía una mente muy abierta en ese momento en mi acercamiento a diferentes denominaciones. Estudié teología durante cuatro años.

14. ¿Cuándo fuiste a Francia? ¿Fue esto después del bachillerato?

 Fui a Francia cuando tenía 20 años. Después de graduarme en teología, obtuve una maestría. Pero mientras hacía esto, continuaba con mi música. Fui al Conservatorio de Annecy, en esa hermosa ciudad, donde vivía en ese momento. Lo hice muy bien, musicalmente hablando, tanto que me convertí en profesor, enseñando en conservatorios alrededor de Annecy. Esta fue una buena etapa en mi vida, ya que enseñé música y participé en conciertos como solista. Mientras tanto, estudiaba teología con mucha diligencia. Me concentré especialmente en estudiar lenguas antiguas, comenzando por supuesto con el hebreo. Tuve que estudiar griego, hebreo y arameo como parte del programa de teología.

Mientras estaba en Annecy, sucedió algo más que volvió a ampliar mis perspectivas. Quería devorar todo lo relacionado con el conocimiento. Leer era una pasión: ir a la biblioteca a sentarse y leer durante horas. Fui a la biblioteca en la cima de la montaña en Annecy, un convento católico que tenía una biblioteca que era un centro. Conduje hasta allí un día y estaba sentado, leyendo, cuando una monja se me acercó. Me preguntó si estaba interesado en la teología y le respondí que sí. Cuando comenzamos a hablar, recuerdo bien, un miércoles, me dijo que Jean Delorme, un especialista en los evangelios, en particular, el libro de Marcos, estaba dirigiendo un grupo de estudio en la biblioteca esa noche. Estaba entre las vanguardiasen Francia, promoviendo la semiótica en la literatura, pero también la literatura religiosa, incluida la Biblia. La monja que se me acercó, sin saber nada de mí, simplemente me invitó a unirme al grupo de estudio esa misma noche. Acepté, por supuesto, e inmediatamente hice clic con Jean Delorme, que era un sacerdote dominico. Tuvimos una relación extraordinaria y su generosidad me conmovió y conmovió profundamente. Aquí estaba un experto, muy conocido, que había escrito extensamente, reconocido no solo en el mundo católico, sino más allá. Me dijo que podía unirme al grupo, si quería, de forma permanente, sin ningún compromiso. Me dio acceso completo a su propia biblioteca. Me presentó a la señora que básicamente administraba el convento, diciéndole que cuando quisiera ir, podría tener la llave de la biblioteca.

Esta y otras experiencias son la razón por la que nunca juzgaré a ninguna persona por su afiliación religiosa. He visto personas con cualidades notables de muchas tradiciones. Me resulta difícil ver a alguien criticando a los católicos o a otros. Lo veo injusto e inhumano. Hay buena gente en todas partes. También hay personas que instrumentalizan su religión con propósitos malvados. Con Delorme encontré a alguien que mostró una disposición generosa sin condiciones, excepto en la búsqueda del conocimiento por el conocimiento.

En esa época se había abierto un Centro de Análisis del Discurso Religioso para el estudio de la semiótica. Una vez más, fui bienvenido en ese grupo, con Jean Delorme, John Callou y muchos otros en realidad de muchas tradiciones religiosas. Todos conservamos nuestra respectiva identidad religiosa. Las relaciones interreligiosas no significan la pérdida de la afiliación religiosa o la identidad de uno. Aprecio a estas personas, hasta el día de hoy, aunque varias de ellas han fallecido.

Estudié semiótica porque estaba ansioso por poder analizar el texto, de manera científica, no solo a nivel superficial o anecdótico. Incluso cuando, más tarde, estaba viviendo en Lille, en el norte de Francia, tomaba el tren para ir a Lyon todas las semanas, para formar parte del grupo de investigación. Lo hice solo para tener conocimiento y una mejor comprensión, siguiendo mi profunda pasión. Pagaba por mi cuenta, sin patrocinio de ningún tipo.

15. ¿Qué hiciste después de terminar tu maestría? 

Me ofrecieron una pasantía para ser pastor, en París, donde viví durante muchos años. Durante los últimos dos años estuve trabajando como pastor asociado. Luego me llamaron para ser pastor principal en otra ciudad, Lille, una ciudad con una universidad reconocida con estudiantes de todo el mundo. Comprometí a mucha gente. Entonces me concentré mucho en la filosofía, un área donde mi interés nunca había disminuido, incluso cuando estaba haciendo teología. Desde Lille, fui llamado para dirigir el Departamento de Estudios Bíblicos de la Iglesia Adventista en Francia, lo que hice durante tres años.

El siguiente gran cambio se produjo cuando me preguntaron si quería seguir una carrera académica como docente. Eso implicaría ir a los Estados Unidos, a Michigan y hacer un doctorado en Antiguo Testamento. En ese momento, estaba haciendo un doctorado en Nuevo Testamento en Francia en la Universidad Católica de París, vinculado a la semiótica, el análisis del discurso religioso. También estaba estudiando en La Sorbonne. Eso me pareció fascinante. Me quedé en los Estados Unidos unos cinco años, terminando un doctorado en Antiguo Testamento. Luego regresé a Francia, esta vez como maestro.

Había estudiado lenguas antiguas, especialmente hebreo, mientras estaba en la universidad, luego para mi maestría. Mientras trabajaba en París, decidí que realmente necesitaba una licenciatura en filología, la ciencia de los idiomas. No solo quería ser un buen estudiante de hebreo o un buen estudiante de griego. Si iba a enseñar estos idiomas, quería tener las credenciales necesarias. Fui de nuevo a la Universidad Católica de París, mientras enseñaba en Francia, cursando una maestría en filología en la Escuela de Civilizaciones e Idiomas del Antiguo Cercano Oriente.

16. Retrocediendo, ¿fuiste a una escuela coránica en Senegal? ¿Hablaste árabe?

Sé árabe y entiendo el Corán. Tengo la bendición de sentirme cómodo con el hebreo, el griego arameo y también el árabe coránico clásico. También estudié latín.

17. ¿Aprendiste árabe de niño o más tarde?

Empecé de niño. En Senegal, la gente recita pero no necesariamente entiende. Cuando estudié filología, el árabe clásico era parte del programa. Luego comencé a desarrollar una comprensión más profunda del árabe y otras lenguas antiguas del Cercano Oriente. Enseñé griego y, por lo tanto, me siento muy cómodo con el idioma. El objetivo general que me motivó fue leer escritos sobre religiones monoteístas en los idiomas originales, no en los idiomas secundarios.

18. ¿Aún tocas la flauta?

Tengo alrededor de 45 flautas diferentes de todo el mundo. Toco la flauta moderna, pero también las flautas barrocas antiguas y otras flautas tradicionales.

19. Así que ahora estás de vuelta en Francia enseñando, pero también haciendo una licenciatura en filología. ¿Cuándo regresaste a Estados Unidos?

En el año 2000, después de enseñar cinco años en nuestro seminario en Francia, me invitaron a venir a los Estados Unidos. Sucedió creo de una manera providencial. Me invitaron a hacer una presentación en Filipinas, hablando con los líderes de la iglesia, sobre el libro de Apocalipsis, que es muy discutido, con especulaciones sobre las señales del tiempo, catástrofes y demás. Estaba presentando cómo Jesús es revelado en el libro, en lugar de especular sobre el simbolismo apocalíptico basado en trabajos adivinados. El rigor es necesario en la exégesis de textos. Tomar el contexto y la lógica interna de los libros es esencial. La gente agradeció mucho el enfoque. Al mismo tiempo, en Tennessee, la Universidad Adventista del Sur buscaba un profesor de Nuevo Testamento. Después de escucharme hablar alguien envió de inmediato un mensaje al decano sugiriendo que tal vez quisieran contactar al Dr. Ganoune, que podría ser el candidato que estaban buscando. En Francia, estaba enseñando el Antiguo Testamento, pero había estudiado el Nuevo Testamento y tenía un título en literatura apocalíptica. Después de ese viaje, fui invitado en 2000 a enseñar en Southern Adventist University.

Después de pasar cuatro años allí, Oakwood College, una de las universidades históricas para negros, me pidió que me uniera a ellos. Querían convertirse en una universidad, lo que significaba que necesitaban ofrecer una maestría. Tuvieron que encontrar personas capaces de diseñar programas de maestría para ayudar a construir su caso para convertirse en una universidad. Me mudé allí durante tres años. Completé con un equipo el diseño del programa de maestría que fue aprobado por la junta un domingo de 2007. El miércoles siguiente, recibí una llamada para venir a la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, para ser el director del Estudio. Centros.

20. Entonces, ¿se mudó a la sede de SDA en Silver Spring en 2007? ¿Cuál fue su mandato y trabajo allí en los primeros años?

Dejé Francia por los Adventistas del Sur en 2000, luego me mudé a Oakwood en 2004 y fui llamado a Silver Spring en 2007, donde he estado desde entonces, aunque en roles bastante diferentes.

Básicamente, los Centros de Estudio ASD tenían el mandato de estudiar las religiones del mundo, con el fin de comprenderlas mejor y saber cómo relacionarse con otras religiones en términos de relaciones interreligiosas. Otro objetivo era promover la relevancia del trabajo adventista. Para contribuir de manera significativa, es necesario conocer a la gente y hablar el idioma de la gente, para decir algo que sea verdaderamente significativo para ellos. Eso significa más que solo lenguaje, sino también entender su forma de abordar los problemas, sus visiones del mundo, lo que valoran, sus tabúes, lo que celebran, etc.

Dirigí los centros durante tres años. Luego, durante el cuarto año, la iglesia me pidió que me uniera al comité directivo para planificar y organizar la conmemoración de la conferencia misional de 1910, que se iba a reunir en Edimburgo, Escocia. Fui allí para representar a la Iglesia Adventista del Séptimo Día y nos reuníamos cada tres meses. Al principio, tomé un perfil bajo, simplemente participando con comentarios ocasionales. Pero un día me pidieron que compartiera un pensamiento bíblico, una meditación. Fue bien recibido. Después de ese encuentro, el comité comenzó a pedirme que hiciera más. Para abreviar una larga historia, durante la semana de la conmemoración de la conferencia misionera de 1910, en 2010, se me pidió que presidiera la sesión plenaria sobre misión a las religiones del mundo, explorando lo que esto realmente significa en un contexto cristiano. Presidí la sesión y también di otra presentación. Luego, durante la sesión principal, el punto culminante del domingo por la mañana, aunque pertenecía a un grupo minoritario, se me pidió que diera la bienvenida a todos los delegados. Entonces, de manera algo providencial, les di la bienvenida a todos y les presenté personalmente a los miembros del comité organizador, que incluía a católicos, anglicanos, etc. Cuando la iglesia vio cuán prominente estaba yo en este escenario ecuménico, me pidieron que representara oficialmente a la IASD en las Naciones Unidas.

Así es como realmente se expandió mi viaje interreligioso. Yo era el representante de la iglesia ante la ONU y allí también se abrieron las puertas. Organice varias reuniones. Incluso iniciamos lo que llamamos un simposio, que se integró en la agenda de la ONU. Fue entonces cuando comencé a trabajar de cerca con el Dr. Azza Karam, por ejemplo. Hoy formo parte del Consejo Asesor de Religiones por la Paz.

Después de haber representado a la iglesia en la ONU durante unos tres años, se me pidió que dirigiera el departamento de asuntos públicos. Este fue un cambio, ahora se centra en las relaciones con los gobiernos y también con los líderes religiosos. Esto me catapultó a nuevos mundos y abrió de par en par otra puerta, a través de relaciones con líderes religiosos. Fui nominado para servir como secretario de la Conferencia de Secretarios Generales de Comuniones Cristianas del Mundo. Participo en la organización de cada reunión anual para líderes senior de todas las denominaciones. Esta no es una reunión ecuménica típica. Vienen muchos líderes: secretarios generales, arzobispos de alto nivel y obispos de diferentes denominaciones, que se unen para disipar prejuicios y conocerse unos a otros. No tenemos resoluciones que firmar o implementar. 

21. Es una historia impresionante y estoy encantado de saberlo. Una pregunta paralela específica: ¿es la Iglesia Adventista del Séptimo Día parte del Consejo Mundial de Iglesias?

La Iglesia Adventista del Séptimo Día no es parte del Consejo Mundial de Iglesias. Tenemos lo que llamamos estado de observador. Estoy invitado a eventos y trabajo con ellos personalmente. Incluso formé parte del comité de redacción de la Asamblea General de Busan hace unos años. Colaboramos y nos asociamos, pero la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha elegido, por motivos de libertad de conciencia, no pertenecer a una entidad ecuménica con una organización central, porque pertenecer a una organización tan central es como entregar la conciencia constitucional. Esta puede ser la razón por la que la Iglesia Católica, por ejemplo, si bien tiene relaciones muy cercanas y cordiales, no puede estar bajo el paraguas de otra organización. Nos posicionamos de manera similar. Nos uniremos a cualquier mesa en la que la gente venga en pie de igualdad. Por razones de libertad de conciencia y preservación de nuestra identidad distintiva, los ASD están involucrados en las relaciones entre iglesias pero no en la fusión de iglesias. Pertenecemos a la familia de los cristianos que confiesan al Dios trinitario, la divinidad de Jesús, señor y salvador. Sin embargo, para que quede claro, en algunos países, la Iglesia Adventista del Séptimo Día es parte de, por ejemplo, la Federación Mundial Protestante u organizaciones similares. Francia y España son esos casos, porque el gobierno trata directamente con estas entidades que incluyen a católicos, protestantes, judíos, musulmanes, etc. Pero no somos parte del Consejo Mundial de Iglesias, ni del Consejo de Iglesias Europeas (CEC), a pesar de que trabajamos tan estrechamente con ellos, personalmente enseño todos los años en su escuela de verano europea sobre derechos humanos, y estoy invitado a su asamblea general. 

22. En sus viajes académicos, ¿ha tratado con religiones védicas y orientales o ha sido principalmente dentro de la familia abrahámica?

 He tenido contactos extensos, principalmente sobre hinduismo, budismo y jainismo, un poco menos, pero de manera significativa o suficiente, para poder tener una conversación inteligente incluso con algunas tradiciones chamánicas u otras tradiciones asiáticas. He estudiado muchas escuelas de hinduismo y budismo.

23. Con una experiencia académica tan rica, ¿está enseñando y escribiendo o se está enfocando más en el diálogo y el compromiso en este momento?

Ambos, por ahora, aunque menos didácticos. A menudo me invitan a dar conferencias. Debido a mi paso por la ONU, encuentro muchas intersecciones y valores universales en las religiones del mundo. He trabajado, por ejemplo, con el anterior relator especial sobre la libertad de religión o creencias. He escrito artículos académicos para la Universidad de Aquisgrán, por ejemplo, un artículo sobre la dignidad humana como fundamento de los derechos humanos. Aunque mi viaje parece ecléctico, la pieza fundamental es realmente académica. Pero he desarrollado el don de involucrar a otros en un diálogo respetuoso. Estudio las religiones lo suficientemente profundamente como para tratar de articular lo que creen de una manera que reconozcan y con las que se sientan cómodos, que no sea despectivo, crítico o pisoteador de su dignidad. Absolutamente no. ¿De qué se trata realmente el Islam? He enseñado que en varios entornos, y los musulmanes se pondrán de pie o vendrán y me agradecerán, diciendo que les ayudo a comprender mejor su propia religión. Cuando otras personas dicen eso, y esto no es solo anecdótico, estoy agradecido. Pero tengo mucho cuidado de gestionar eso para que no se politice. Estoy cerca de personas musulmanas, judías o de otras religiones.

Una vez más, he abrazado a toda la familia humana. ¿Qué otro camino hay para mí si incluso de Dios se dice que Dios ama al mundo entero?

Fuente: Georgetown University

Descarga este post en PDF para leer y compartir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s