La conexión jesuita con el asesinato de Abraham Lincoln

por Kenneth M. Hoeck noviembre de 1999

Como saben la mayoría de los estadounidenses, Abraham Lincoln fue un estadista estadounidense y el decimosexto presidente de los Estados Unidos (período 1861-1865). Nació en el condado de Hardin, Kentucky y creció en Indiana. En 1830, su familia se mudó a Illinois y, en 1837, Abe comenzó a ejercer la abogacía en Springfield. Su carácter moral recto le había valido el apodo de «Honest Abe». Abraham, un ávido lector de las Escrituras que a menudo citaba pasajes bíblicos, no tenía alianzas denominacionales y desarrolló una aguda conciencia de los peligros que plantean la Iglesia Católica y su temida Orden Jesuita.

       La mayoría de los estadounidenses no conocen la conexión de los jesuitas con el asesinato de Lincoln. Las personas cercanas a Lincoln, incluido Samuel Morse (inventor del telégrafo) y varios embajadores estadounidenses, sabían del odio de los jesuitas hacia él y lo advirtieron cada vez más hasta el momento de su asesinato. Este artículo ha sido escrito para recuperar la verdad de la historia que ha sido omitida y oscurecida de la vista pública por el gobierno estadounidense, los escritores de historia influenciados por los católicos, e incluso públicamente suprimida por el mismo Lincoln, por razones que veremos más adelante.

       Que todos se den cuenta de que un leopardo no cambia sus manchas… y este depredador romano solo espera en la hierba a que la presa se acerque desprevenida. Puede que no veas el peligro ahora y cuando finalmente lo hagas… será demasiado tarde. La Iglesia Católica moderna y la Orden Jesuita son exteriormente muy dóciles y aparentemente benevolentes. Han atraído a la sociedad a un sueño profundo. Como escritores de nuestros libros de historia y como maestros en nuestras escuelas, casi han borrado el pasado hastiado, sí malvado, lo cual es un testimonio de su verdadero carácter. Es nuestra esperanza que esta publicación despierte a algunos de su aprendida ignorancia de la verdad.

       Gran parte del testimonio citado contra la orden jesuita que presentaremos aquí es de Charles Chiniquy, un sacerdote católico, quien se hizo amigo de Lincoln y le advirtió sobre el complot jesuita para quitarle la vida. Citaremos en gran medida del libro de Chiniquy titulado «Cincuenta años en la Iglesia de Roma» (disponible como descarga gratuita en formato de texto haciendo clic aquí ). Chiniquy nos da una razón por la que escribió su libro exponiendo las malas acciones de la Iglesia Católica, una razón que debería ser aún más pertinente para nosotros hoy:

“Porque los protestantes modernos no sólo han olvidado lo que fue Roma, lo que es y lo que será para siempre, la enemiga más irreconciliable y poderosa del Evangelio de Cristo, sino que la consideran casi como una rama de la iglesia cuya piedra angular es Cristo». ~ Chas. Chiniquy- Cincuenta años en la Iglesia de Roma .

       Hacemos eco de esta verdad a todos los protestantes (si todavía se les puede llamar así, ya que realmente ya no protestan por nada) , y también al oído del católico moderno engañado; que puede no saber de la verdadera y perversa historia detrás de la iglesia en Roma. Mucha gente había dejado Europa para escapar de las garras de la Iglesia Romana, viniendo a América para obtener una libertad religiosa verdaderamente libre para disfrutar de su culto cristiano. Este artículo no pretende «golpear» a los laicos católicos ni generar desprecio u odio hacia ninguna persona o grupo. Es estrictamente para informar y advertir de un hecho histórico pasado que involucra a la Orden de los Jesuitas.

Nunca olvidaremos que nuestros antepasados, los primeros habitantes de la tierra americana, se vieron obligados a abandonar su país natal, para venir a enterrarse en páramos desconocidos y lejanos para escapar de su tiranía y crueldad [jesuita]~ Jesuitism Unvailed ( Americanos advertidos sobre el jesuitismo ) por Claude Pirat; 1851 dC

«Si alguna vez se destruyen las libertades del pueblo estadounidense, caerán en manos del clero católico». – Lafayette.

M. Fylop-Miller, ex presidente de la Unión John Adams, le escribió a Jefferson en 1816 : «No estoy contento con el renacimiento de los jesuitas. Enjambres de ellos se presentarán bajo más disfraces jamás tomados por un jefe de los bohemios. , como impresores, escritores, editores, maestros de escuela, etc. Si alguna vez una asociación de personas mereció la condenación eterna, en esta tierra y en el infierno es esta Sociedad de Loyola”.La respuesta de Jefferson: «Al igual que usted, me opongo al restablecimiento de los jesuitas que hace que la luz dé paso a la oscuridad » .

El Tratado Secreto de Verona

El comienzo del siglo XIX fue una época de cambios para el papado de Roma. Pío VII fue Papa (de 1800 a 1823) y había emitido una condena de las sociedades bíblicas como ‘la invención más abominable que destruyó los cimientos mismos de la religión’.  Esta nueva era de libertad y repúblicas había disminuido gran parte del poder papal, pero no lo había paralizado ni remotamente. Odiaban fuertemente estas libertades y continuamente se empeñaban en destruirlas y recuperar su antiguo poder absoluto como en la época de las Inquisiciones. Estados Unidos -y su presidente- eran obstáculos que había que enfrentar.

       En nuestra búsqueda de la verdad debemos comenzar con el Tratado de Verona. La muerte del presidente Lincoln fue la culminación de un solo paso en el intento de llevar a cabo el Tratado Secreto de Verona, de octubre de 1822, un pacto firmado por las «altas partes contratantes» [Reyes de Prusia, Rusia, Austria y detrás de escena, el Papa Pío VII, el rey de los Estados Pontificios] del antiguo Congreso de Viena, Austria, que había celebrado sus sesiones en secreto, cubriendo todo el año de 1814-15. La verdad suprimida sobre el asesinato de Abraham Lincoln

       El Tratado Secreto de Verona se refirió a sus contratistas como la «Santa Alianza».  El tratado estaba dedicado a la erradicación de los gobiernos representativos de Europa y el restablecimiento de las monarquías absolutas.  También se proponía suprimir los medios de comunicación (la prensa) y utilizar la religión para «mantener a las naciones en estado de obediencia pasiva» . El documento, firmado el 26 de septiembre de 1822, expresaba también «su agradecimiento al Papa por lo que ya ha hecho por ellos , y solicita su constante colaboración en su empeño por someter a las naciones».

          En el Registro del Congreso del 25 de abril de 1916, miembros del Congreso preguntaron al Senador estadounidense Robert L. Owen cuál era realmente el significado de este Tratado Secreto. El registro muestra que su respuesta incluye las siguientes declaraciones. «Esta Santa Alianza, habiendo puesto por la fuerza a un príncipe Borbón en el trono de Francia , luego usó a Francia para suprimir la condición de España, inmediatamente después, y por este mismo tratado le dio un subsidio de 20.000.000 de francos anuales para permitirle hacer la guerra contra pueblo de España e impedirles el ejercicio de cualquier medida del derecho de autogobierno. La Santa Alianza inmediatamente hizo lo mismo en Italia, al enviar tropas austríacas a Italia;…»  » La Santa Alianza hizo sentir sus poderes mediante la supresión drástica y generalizada de la prensa en Europa, mediante la censura universal, mediante el asesinato de la libertad de expresión. y todas las ideas de los derechos populares, y por la completa supresión del gobierno popular . Habiendo destruido la Santa Alianza el gobierno popular en España y en Italia, tenía planes bien trazados para destruir también el gobierno popular en las colonias americanas que se habían rebelado contra España y Portugal en América Central y del Sur bajo el exitoso ejemplo de los Estados Unidos».  

          Fue a causa de esta conspiración contra las repúblicas americanas por parte de las monarquías europeas que el presidente Monroe declaró al Congreso que Estados Unidos consideraría un acto de hostilidad si la Santa Alianza; o cualquier potencia europea, intentaron establecer el control de cualquier república americana o adquirir derechos territoriales. Tal vez recuerdes este decreto de la escuela, ya que esto se conocía como la Doctrina Monroe . Como bien saben, la Iglesia Católica se ríe ante ese decreto y se convirtió en un importante terrateniente en los EE.UU.

       A medida que el Vaticano reunió a estos poderes políticos para el Tratado de Verona, también estaban sucediendo otras cosas. «Simultáneamente a la convocatoria del Congreso de Viena en 1814, el Papa Pío VII restauró la Compañía de Jesús (Orden de los Jesuitas) que había sido abolida por el Papa Clemente IV el 21 de julio de 1773, con el argumento de que era inmoral, peligrosa y un amenaza a la vida misma del papado «. ~ La verdad suprimida sobre el asesinato de Abraham Lincoln  

        Es interesante notar que este Papa Clemente IV, que había prohibido a los jesuitas, fue envenenado rápidamente por su acto. La reactivación de los jesuitas se llevó más allá a través del siguiente Papa, León XII (papado de 1823-29).

El juramento de los jesuitas

La ejecución de los planes del tratado se puso bajo la atenta mirada de los jesuitas. La igualdad de todos los hombres enseñada por Cristo siempre ha sido odiada y temida por los jesuitas a pesar de todas sus protestas de apoyar el cristianismo. Los planes trazados por estos hombres son de muy largo alcance y bastante detallados y tienen un solo objetivo.

«Será bueno que el lector comprenda que la iglesia de Roma con sus dieciséis siglos de intriga, planea cincuenta o cien años por delante . El objetivo final es hacer retroceder la palanca del tiempo restaurando al Papa como el «árbitro universal». «de quien todos los gobernantes de la tierra deben recibir su autoridad para gobernar, como durante la Edad Media». ~ La verdad suprimida sobre el asesinato de Abraham Lincoln

El tratado fue claramente una extensión política de los propios motivos de los jesuitas que implicaban la destrucción de todos los gobiernos protestantes. Podemos comprender mejor los motivos de los jesuitas a este respecto si echamos un vistazo a un extracto de su Juramento.

extracto de:  El juramento extremo de los jesuitas<<«Yo, __________________________ ahora, en presencia de Dios Todopoderoso, de la Santísima Virgen María, del santísimo Arcángel Miguel, del santísimo San Juan Bautista, de los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo y de todos los Santos y Sagrados huestes del cielo, y a ti, mi padre fantasmal, Superior General de la Compañía de Jesús , fundada por San Ignacio de Loyola en el Pontificado de Pablo III, y continuada hasta el presente, hacer por el vientre de la virgen, el matriz de Dios, y vara de Jesucristo, declaro y juro, que la santidad el Papa es Vicerregente de Cristo y es la verdadera y única cabeza de la Iglesia Católica o Universal en toda la tierra; y que en virtud de las llaves de vinculación y desatando, dada a su Santidad por mi Salvador Jesucristo,tiene poder para deponer reyes, príncipes, estados, mancomunidades y gobiernos herejes, siendo todos ilegales sin su sagrada confirmación y para que puedan ser destruidos con seguridad . Por lo tanto, en la medida de mis posibilidades defenderé y defenderé esta doctrina del derecho y la costumbre de Su Santidad contra todos los usurpadores de la autoridad herética o protestante cualquiera que sea, especialmente los luteranos de Alemania, Holanda, Dinamarca, Suecia, Noruega y el ahora autoridad pretendida e iglesias de Inglaterra y Escocia, y ramas de las mismas ahora establecidas en Irlanda y en el Continente de América y en otros lugares; y todos los adherentes en cuanto a que sean usurpados y heréticos, oponiéndose a la sagrada Madre Iglesia de Roma.Ahora renuncio y desconozco cualquier lealtad debida a cualquier rey hereje, príncipe o estado llamado protestante o liberal, u obediencia a cualquiera de las leyes, magistrados u oficiales.Declaro además que la doctrina de las iglesias de Inglaterra y Escocia, de los calvinistas, hugonotes y otros de nombre protestantes o liberales es condenable y condenados ellos mismos que no abandonarán la misma .Declaro además que ayudaré, ayudaré y asesoraré a todos o a cualquiera de los agentes de Su Santidad en cualquier lugar donde me encuentre, en Suiza, Alemania, Holanda, Dinamarca, Suecia, Noruega, Inglaterra, Irlanda o América , o en cualquier otro reino o territorio vendré y haré todo lo posible para extirpar a los protestantes heréticos de las doctrinas liberales y destruir todos sus pretendidos poderes, reales o de otro tipo . >> Fin del extracto
El juramento de un sacerdote católico (por John Lyons, exsacerdote católico en un tratado que circuló en Glenside, Pa.)«Declaro de corazón, sin reservas mentales, que el Papa es el vicario general de Cristo y es la verdadera y única cabeza de la Iglesia Universal en todo el mundo, y que en virtud de las Llaves de atar y desatar dadas a Su Santidad por Jesucristo, tiene poder para deponer reyes, príncipes, estados, mancomunidades y gobiernos herejes, siendo todos ilegales sin su sagrada Confirmación, y para que puedan ser destruidos con seguridad .Por lo tanto, hasta el máximo de mi poder, defenderé esta doctrina y Su Santidad, derechos y costumbres contra todos los usurpadores de la autoridad protestante, especialmente contra la ahora pretendida autoridad de la Iglesia de Inglaterra y todos sus adherentes, con respecto a que puedan ser usurpado y herético, oponiéndose a la Sagrada Madre, la Iglesia de Roma.Renuncio y desconozco cualquier lealtad que se deba a cualquier rey, príncipe o estado protestante, u obediencia a cualquiera de sus oficiales inferiores. Declaro además que la doctrina de la Iglesia de Inglaterra, de los calvinistas, los hugonotes y otros protestantes, es condenable y condenados aquellos que no abandonarán la misma.Declaro además que ayudaré, asistiré y aconsejaré a todos o a cualquiera de los agentes de Su Santidad, en cualquier lugar donde me encuentre, y que haré todo lo posible para extirpar la doctrina protestante y destruir todo su pretendido poder, realeza. o de otro modo. Prometo además y declaro que, no obstante, se me puede permitir por dispensación asumir cualquier religión herética para la propagación de los intereses de la Madre Iglesia, mantener secretos y privados todos los consejos de sus agentes que me encomienden, y no divulgar , directa o indirectamente, por palabra, escrito o circunstancia alguna, sino para ejecutar todo lo que se le proponga encomendado, descubierto ante mí por usted, mi Reverendísimo Señor y Obispo».

Los jesuitas y los poderes políticos de la Santa Alianza pronto pusieron sus ojos en los Estados Unidos. Estados Unidos fue un modelo para otras naciones de cómo una nueva república podría «separarse» y esto les dio a estos otros «rebeldes» fuerza en la esperanza. Si pudieran hacer de los EE.UU. un ejemplo, estarían en una mejor posición para aplastar a cualquier otro «nuevo» gobierno popular (representativo). Muy pronto, la joven nación americana elegiría a su 16° Presidente quien creía firmemente en un gobierno representativo y este hombre sería un obstáculo que, por su juramento, los jesuitas debían derribar o destruir.

Defensa de Lincoln de Charles Chiniquy

La próxima serie significativa de eventos involucra a un sacerdote católico romano llamado Charles Chiniquy. Ahora bien, si bien es cierto que tales sacerdotes jesuitas juegan en ambos lados, este hombre en particular parecía, por sus acciones, ser un hombre íntegro. Chiniquy constantemente despertó la ira de su obispo e incluso del propio Vaticano al hablar cada vez que las acciones de la iglesia estaban en conflicto con la Biblia.

En uno de esos intercambios, el Sr. Chiniquy había llamado usurpador al obispo de Chicago por el uso indebido del poder de la iglesia para tomar la propiedad de los católicos. El obispo O’Regan de Chicago se enfureció : «¡Usted es medio protestante! ¡Sus palabras huelen a protestantismo! ¡El Evangelio! ¡El Evangelio! ¡Esa es su gran torre de fortaleza contra las leyes y reglamentos de nuestra santa iglesia! Si piensa, Sr. Chiniquy , que me asustarás con tus grandes palabras del Evangelio, pronto verás tu error, a tu costa. Te haré recordar que es a la Iglesia a quien debes obedecer, y es a través de tu obispo que la iglesia gobierna. ¡tú!»

«Mi señor», respondió Chiniquy, «quiero obedecer a la iglesia. ¡Sí! ¡Pero es una iglesia fundada en el Evangelio, una iglesia que respeta y sigue el Evangelio, a la que quiero obedecer!»

Fue después de este episodio que los agentes del obispo presentaron cargos falsos para incriminar a Chiniquy. El caso se presentó ante el Tribunal Penal de Kankakee (Illinois) en noviembre de 1855. Chiniquy ganó esta ronda en una serie de batallas legales con los poderes del obispo de Chicago. El abogado de la acusación fue Peter Spink, quien apeló el caso ante el Tribunal de Urbana, en el condado de Champaign.

Chiniquy, apesadumbrado, comenzó a abandonar el edificio de la corte cuando un extraño se le acercó y le dijo: «He seguido su ejemplo desde el principio. Es más formidable de lo que sospecha. Su fiscal, Spink, es solo un instrumento en manos de el obispo. El verdadero fiscal es el tiburón de la tierra que está al frente de la diócesis, y que está destruyendo nuestra santa religión con sus escándalos públicos y privados. Como eres el único entre sus sacerdotes que se atreve a resistirlo, él es decidido a deshacerse de ti: gastará todos sus tesoros y usará la influencia casi irresistible de su posición para aplastarte. La desgracia para ti es que, cuando luchas contra un obispo, luchas contra todos los obispos del mundo. unir toda su riqueza e influencia a la del obispo O’Regan para silenciarlos,aunque lo odien y lo desprecien. No había peligro de ningún veredicto en su contra en esta parte de Illinois, donde es demasiado conocido por los testigos perjuros que han traído para influir en sus jueces. Pero cuando estés entre extraños, recuerda lo que te digo: los falsos juramentos de tus enemigos pueden ser aceptados como verdades del evangelio por el jurado, y entonces, aunque seas inocente, estás perdido. Aunque sus dos abogados son hombres expertos, querrá algo mejor en Urbana. Intenta conseguir los servicios de Abraham Lincoln, de Springfield. ¡Si ese hombre te defiende, seguramente saldrás victorioso de ese conflicto mortal! «….»Abraham Lincoln es el mejor abogado y el hombre más honesto que tenemos en Illinois.» ~ Cincuenta años en la Iglesia de Roma.

Después de escuchar esto, Chiniquy preguntó a sus dos abogados sobre este «Lincoln» y si debería buscar su representación en la corte de Urbana. Ambos respondieron: «¡Oh! Si puedes conseguir los servicios de Abraham Lincoln, por todos los medios hazlo. Lo conocemos bien; es uno de los mejores abogados y uno de los hombres más honestos que tenemos en nuestro Estado». El sacerdote envió un telégrafo inmediato a Lincoln solicitando sus servicios y en veinte minutos había recibido la respuesta telegrafiada:

-Sí, defenderé tu honor y tu vida en el próximo mes de mayo en Urbana.- «Abraham Lincoln».

En un giro irónico, unos minutos después de que Lincoln enviara su respuesta, Spink intentó telegrafiar a Lincoln, solicitando sus servicios en el próximo período de mayo de la Corte, en Urbana del lado de la diócesis. Por supuesto, el honorable Sr. Lincoln ya había prometido sus servicios.

Chiniquy conoce a Lincoln

En Urbana, en el condado de Champaign, el 19 de mayo de 1856, Chiniquy conoció a Abraham Lincoln por primera vez y dijo lo siguiente al recordar su encuentro: Fue entonces cuando conocí al Sr. Abraham Lincoln por primera vez. Era un gigante de estatura; pero lo encontré aún más gigante en las nobles cualidades de su mente y corazón. Era imposible conversar cinco minutos con él sin amarlo. Había tal expresión de bondad y honestidad en ese rostro, y un magnetismo tan atractivo en el hombre, que después de unos momentos de conversación uno se sentía atado a él por todos los afectos más nobles del corazón. Al apretar mi mano, me dijo: «Te equivocaste cuando me telegrafiaste que no te conocía. Te conozco, por reputación, como el severo oponente de la tiranía de tu obispo, y el intrépido protector de tus compatriotas en Illinois ; He oído hablar mucho de ti de dos sacerdotes; y, anoche, sus abogados, los Sres. Osgood y Paddock me informaron del hecho de que su obispo está empleando algunas de sus herramientas para deshacerse de usted. Espero que sea fácil derrotar sus proyectos y protegerte contra sus maquinaciones».

Luego me preguntó cómo me habían inducido a desear sus servicios. Respondí contándole la historia de ese amigo desconocido que me había aconsejado tener al Sr. Abraham Lincoln como uno de mis abogados, por la razón de que «era el mejor abogado y el hombre más honesto de Illinois». Él sonrió a mi respuesta con esa sonrisa inimitable y única, que podemos llamar la «sonrisa de Lincoln», y respondió: «¡Ese amigo desconocido seguramente hubiera estado más en lo cierto si te hubiera dicho que Abraham Lincoln era el abogado más feo del país! » y se rió abiertamente. Cincuenta años en la Iglesia de Roma.

Lincoln, con su manera elocuente, había desarmado a fondo los testimonios de 10 testigos falsos y el de dos sacerdotes católicos mentirosos (llamados Lebel y Carthúval) Los once protestantes del jurado votaron por unanimidad «No culpable», pero el único católico de ese jurado votó en contra de Chiniquy. El tribunal absolvió al jurado por no poder decidir más allá de una sombra de duda (el único católico había proyectado esa sombra). Chiniquy estuvo preso durante cinco meses hasta la próxima cita judicial del 19 de octubre de 1856.

El 20 de octubre de 1856 el reverendo Lebel fue el primero llamado a declarar como testigo de carácter contra Chiniquy. Su testimonio duró casi una hora. Comenzó declarando que «Chiniquy era uno de los hombres más biliosos de la época, que constantemente circulaban todo tipo de malos rumores en su contra». Procedió a hablar de estos numerosos rumores y declaró que podía corroborar uno como cierto.  «El señor Chiniquy» , perjuró, «había intentado hacer las cosas más infames con mi propia hermana, madame Bossey. Ella misma me ha contado toda la historia bajo juramento, y estaría aquí para desenmascarar al malvado hoy. ante el mundo, si no se viera obligada a guardar silencio en su casa por una grave enfermedad».

Lincoln, abogado de la defensa, proporcionó un fuerte contrainterrogatorio y trajo doce testigos respetables que juraron bajo juramento que el Sr. Lebel era un borracho y un hombre vicioso. Dijeron que era tan públicamente enemigo de Chiniquy a causa de las muchas reprimendas que Chiniquy le había dado con respecto a sus vicios privados y públicos, que no creerían una palabra de lo que decía, aun bajo juramento. Y, sin embargo, la sala del tribunal bullía sobre algunos de los falsos testimonios que todavía creían verdaderos. A las diez de la noche se levantó la sesión del tribunal y se le dijo que se reuniera de nuevo a la mañana siguiente.

Chiniquy se reunió con Lincoln en su habitación y le dejaremos que nos cuente personalmente lo que ocurrió a continuación: «Mi querido señor Chiniquy», dijo el señor Lincoln, «aunque espero, mañana, destruir el testimonio del señor Lebel contra usted, Debo admitir que veo grandes peligros por delante, no me cabe la menor duda de que cada palabra que ha dicho es mentira jurada, por mi temor es que el jurado piense diferente, soy bastante buen juez en estas materias. Siento que nuestro jurado piensa que usted es culpable. Slo hay una forma de destruir perfectamente el poder de un testigo falso: es mediante otro testimonio directo en contra de lo que ha dicho, o mostrando de sus propios labios que ha cometió perjurio. No pude hacer eso anoche, aunque he disminuido, en gran medida, la fuerza de su testimonio. ¿No puedes probar una coartada, o no puedes traer testigos que estaban allí en la misma casa ese día, que contradecirían rotunda y directamente lo que tu despiadado enemigo ha dicho contra ti?

Yo (Chiniquy) le respondí: «¿Cómo voy a tratar de hacer tal cosa cuando han sido lo suficientemente astutos como para no fijar la fecha misma del presunto crimen en mi contra?»

«Tiene razón, tiene toda la razón, Sr. Chiniquy», respondió el Sr. Lincoln, «ya que se han negado a precisar la fecha, no podemos intentarlo. Nunca he visto dos bribones tan hábiles como esos dos sacerdotes. Hay realmente una habilidad diabólica en el plan que han tramado para su destrucción. Es evidente que el obispo está en el fondo del complot. Recuerde cómo he obligado a Lebel a confesar que ahora estaba en los términos más amistosos con el obispo de Chicago, ya que se ha convertido en el jefe de tus acusadores. Aunque no pierdo la esperanza de rescatarte de las manos de tus enemigos, no quiero ocultarte que Tengo varias razones para temer que se le declare culpable y se le condene a una pena grave oa la penitenciaría, aunque estoy seguro de que es perfectamente inocente . Es muy probable que mañana tengamos que enfrentarnos con esa hermana de Lebel. Su enfermedad es probablemente una finta, para no aparecer aquí excepto después de que el hermano haya preparado la opinión pública a su favor. En todo caso, si ella no acude, enviarán a algún juez de paz a buscar su declaración jurada, que será más difícil de refutar que sus propias declaraciones verbales. Esa mujer está evidentemente en manos del obispo y de su hermano sacerdote, dispuesta a jurar cualquier cosa que le ordenen, y no conozco nada tan difícil como rebatir tales testimonios femeninos, sobre todo cuando están ausentes del tribunal.¡La única forma de estar seguro de un veredicto favorable mañana es que Dios Todopoderoso se ponga de nuestra parte y muestre su inocencia! Ve a Él y ora, porque sólo Él puede salvarte .” El Sr. Lincoln fue sumamente solemne cuando me dirigió esas palabras, y penetraron muy profundamente en mi alma.

A menudo me han preguntado si Abraham Lincoln tenía alguna religión. Pero nunca dudé de su profunda confianza en Dios, desde que escuché esas palabras caer de sus labios en aquella hora de angustia. No había podido ocultar mi profunda angustia. Lágrimas ardientes rodaban por mis mejillas cuando hablaba, y en su rostro había una expresión de simpatía amistosa que nunca olvidaré. Sin poder decir una palabra, lo dejé para ir a mi pequeña habitación. Eran casi las once. Cerré la puerta y caí de rodillas para orar, pero no pude decir una sola palabra. ¡Las horribles calumnias juradas lanzadas a mi cara por un sacerdote de mi propia iglesia resonaban en mis oídos! mi honor y mi buen nombre tan cruelmente y para siempre destruidos! ¡todos mis amigos y mi gente querida cubiertos de una eterna confusión! y más que eso, la sentencia de condena que probablemente iba a ser lanzada contra mí al día siguiente en presencia de todo el país,~ Cincuenta años de Charles Chiniquy en la Iglesia de Roma.

Desde las once de la noche hasta las tres de la mañana, Charles Chiniquy clamó a Dios por ayuda en oración sollozante. Su situación contra un enemigo tan poderoso como los falsos testigos, establecidos por la diócesis de Chicago, parecía tan oscura. Empezó a pensar que tal vez Dios lo había abandonado. A las tres de la mañana, Chiniquy respondió a un golpe en su puerta… era Abraham Lincoln quien exclamó: «Anímese, señor Chiniquy, tengo en mis manos a los sacerdotes perjuros. Su trama diabólica es conocida, y si no huyáis antes del amanecer, seguro que los lincharán. ¡Bendito sea el Señor, que sois salvos!

Los periódicos de Chicago se apresuraron a publicar sobre la muerte inminente de Chiniquy. La noticia de que Chiniquy sería colgado emocionó a los católicos romanos sin fin. Uno de los papeles fue comprado por una amiga de Chiniquy llamada Terrien, cuya esposa, Narcisse, reveló que entregó falso testimonio contra el sacerdote. Estaba bastante enferma y no pudo hacer el viaje a Urbana, pero le dijo a su esposo que otra mujer, la señorita Philomene Moffat, estaba con ella cuando ocurrió el hecho . Llevaron a la señorita Moffat al juzgado de inmediato y ella relató cómo Lebel le había ofrecido a su hermana 160 acres para cometer perjurio en su testimonio contra Chiniquy. ¡Está hecho!

Lebel, sabiendo que estaría expuesto, retiró los cargos contra Charles Chiniquy. Abraham Lincoln no dejó que los sacerdotes salieran ilesos durante sus declaraciones finales. Se opuso plena y claramente a los poderes de los jesuitas cuando dijo enérgicamente: «Mientras Dios me dé un corazón para sentir, un cerebro para pensar o una mano para ejecutar mi voluntad, lo dedicaré contra ese poder que ha intentado utilizar la maquinaria de los tribunales para destruir los derechos y el carácter de un ciudadano estadounidense».

Los costos de la batalla legal

Después de que la emoción se calmó, Chiniquy preguntó cuánto era la factura por sus servicios legales. Ahora leeremos la respuesta del Sr. Lincoln contada por Chiniquy: «Mi querido Sr. Chiniquy, me siento orgulloso y honrado de haber sido llamado para defenderlo. Pero lo he hecho menos como abogado que como amigo. El dinero que «Debería recibir de usted me quitaría el placer que siento por haber peleado su batalla. Su caso es único en toda mi práctica. Nunca he conocido a un hombre tan cruelmente perseguido como usted lo ha sido, y que lo merece tan poco. Sus enemigos son demonios encarnados El complot que habían tramado contra ti es el más infernal que he conocido. Pero la forma en que te has salvado de sus manos, la aparición de esa joven e inteligente señorita Moffat, que realmente fue enviada por Dios en la hora misma de la necesidad, cuando, lo confieso de nuevo, creía que todo estaba casi perdido, es una de ellas. de los sucesos más extraordinarios que jamás haya visto. Me hace recordar lo que con demasiada frecuencia he olvidado, y lo que mi madre me decía a menudo cuando era joven: que nuestro Dios es un Dios que escucha las oraciones. «

Este buen pensamiento, sembrado en mi joven corazón por la mano de esa querida madre, estaba justo en mi mente cuando te dije: ‘Ve y ora, solo Dios puede salvarte’. Pero te confieso que no tuve suficiente fe para creer que tu oración sería respondida tan rápida y maravillosamente por la repentina aparición de esa interesante joven anoche. Ahora hablemos de lo que me debes. ¡Bien! – ¡Bien! – ¿Cuánto me debes? ¡No me debes nada! porque supongo que estás bastante arruinado. Los gastos de un traje así, lo sé, deben ser enormes. Tus enemigos quieren arruinarte. ¿Los ayudaré a terminar con tu ruina, cuando espero tener el derecho de ser puesto entre los más sinceros y devotos de tus amigos?

“Tienes razón”, le respondí (Chiniquy ); «Eres el amigo más devoto y más noble que Dios me haya dado jamás, y mis enemigos casi me arruinan. Pero eres el padre de una familia bastante numerosa; debes mantenerlos. Tus gastos de viaje al venir aquí dos veces por mí desde Springfield Tus cuentas de hotel durante los dos mandatos que me has defendido, deben ser muy considerables. No es justo que no debas recibir nada a cambio de tanto trabajo y gastos.  «¡Bien bien!» él respondió: «Te daré un pagaré que firmarás». Tomando entonces un pequeño trozo de papel, escribió:  

Urbana, 23 de mayo de 1853Debido A. Lincoln cincuenta dólares, por el valor recibido.C. Chiniquy

Después de leerlo, le dije: «Estimado señor Lincoln, esto es una broma. No es posible que pida solo cincuenta dólares por servicios que valen al menos dos mil dólares». Luego me golpeó con la mano derecha en los hombros y dijo: «Firma eso, es suficiente. Pellizcaré a algunos hombres ricos por eso y les haré pagar el resto de la cuenta», y se rió abiertamente.

Cuando Abraham Lincoln estaba escribiendo la cuenta pendiente, la relajación de la gran tensión en mi mente, y la gran bondad de mi benefactor y defensor al cobrarme tan poco por tal servicio, y el terrible presentimiento de que pagaría con su vida . lo que había hecho por mí me hizo estallar en sollozos y lágrimas.

Cuando el Sr. Lincoln terminó de escribir el acta de pago, se volvió hacia mí y me dijo: «Padre Chiniquy, ¿por qué llora? ¿No debería ser el hombre más feliz del mundo? Ha vencido a sus enemigos y ganado la victoria más gloriosa, y saldrás triunfante de todas tus tribulaciones».

«Estimado señor Lincoln», respondí, «permítame decirle que la alegría que naturalmente debería sentir por tal victoria se destruye en mi mente por el temor de lo que le puede costar a usted . Había entonces en la multitud no menos que diez o doce jesuitas de Chicago y St. Louis, que vinieron a escuchar mi sentencia de condena a la penitenciaría. ¡Pero fue sobre sus cabezas que has traído los truenos del cielo y de la tierra! Nada puede compararse con la expresión de su rabia contra ti, cuando no sólo me arrancabais de sus crueles manos, sino que hacíais temblar los muros del palacio de justicia bajo la terrible y sobrehumanamente elocuente denuncia de su infamia, malicia diabólica y falta total de principios cristianos y humanos, en la trama se habían formado para mi destrucción. Lo que me turba el alma en este momento y me hace llorar, es que me parece haber leído tu sentencia de muerte en sus ojos diabólicos . ¡Cuántas otras víctimas nobles han caído ya a sus pies!

No lloro por m, sino por usted, seor. vida yo mismo, o encontrar a un hombre para hacerlo»  ~ La verdad suprimida sobre el asesinato de Abraham Lincoln – citando a Chas. Chiniquy hablando con Abe Lincoln después del juicio en Urbana el 23 de mayo de 1853- (refiriéndose al Juramento Jesuita).

Trató de distraerme, al principio, con una broma: «Firma esto», dijo, «será mi sentencia de muerte». Pero después de haber firmado, se volvió más solemne y dijo: «Sé que los jesuitas nunca olvidan ni abandonan. Pero al hombre no debe importarle cómo y dónde muere, siempre que muera en el puesto de honor y deber», y se fue . yo.  Cincuenta años en la Iglesia de Roma – Cap. Chiniquy

La siguiente cita respalda lo que temían Lincoln y Chiniquy: Charles Sauvestre (traducido por Edwin A. Sherman) escribió : «… En cualquier lugar del mundo católico, un jesuita es insultado o resistido, sin importar cuán insignificante pueda ser, él seguro que será vengado, y esto lo sabemos.

John Wilkes Booth-Acto uno

En este momento, le presentamos a John Booth, un popular actor de teatro, que no nació católico pero que en 1860 había comenzado a convertirse a esa religión. En 1860, fue iniciado en los Caballeros del Círculo Dorado, una organización laica católica. Los Caballeros del Círculo Dorado “estuvieron comprometidos con la preservación de la esclavitud en las tierras que bordean el Mar Caribe, el llamado ‘Círculo Dorado’. El sello de los Caballeros presentaba una cruz similar a la cruz maltesa utilizada por los antiguos Caballeros de Malta». Un libro, publicado en 1866, llamado La Gran Conspiraciónnos dice de esto y cita los siguientes extractos de una carta de la mano de JW Booth a una persona desconocida, muy posiblemente un aliado de los jesuitas (cuyas cartas de respuesta solo estaban firmadas «Veritas» que es «Verdad» en latín … el idioma de los sacerdotes jesuitas).

«Estimado señor: El KGC tuvo una reunión; yo fui iniciado…. Me dicen que Lincoln, el maldito amante de los negros con corazón de gallina, tal vez sea inaugurado, pero de todo corazón deseo, ‘Que nunca el sol de mañana vea .’ … Una cosa está muy clara para mí, el Sur debe dar un paso decisivo. Debe arrojar una bomba en la mano del enemigo que sembrará el terror y la consternación dondequiera que vaya. Sabes a lo que me refiero, así que no No se sorprenda. Atentamente, John Wilkes Booth».

Chiniquy habla de complot jesuita

¡GUERRA! El disparo inicial de la rebelión confederada sonó el 12 de abril de 1861; solo un mes después de que Lincoln fuera proclamado presidente de los Estados Unidos, el 4 de marzo de 1861. Este primer tiro en Fort Sumpter fue disparado por el general Beauregard, que era un católico romano profeso y provenía de una conocida familia de jesuitas. Los Estados Confederados de América estaban preparados para la guerra y su líder, Jefferson Davis, había recibido la bendición del Papa para ser su nuevo presidente. El papado quería destruir el gobierno popular estadounidense y la estrategia de «divide y vencerás» era una herramienta probada y verdadera. Además, la Iglesia Católica, después de todo, se benefició enormemente del comercio de esclavos del sur y tuvo que proteger sus intereses creados .de esta charla de potencialmente liberar a los esclavos en América..

Ya se había frustrado un atentado contra la vida de Lincoln en su viaje a Filadelfia, vía Baltimore, para su primera toma de posesión. Verá, Lincoln sabía que Washington estaba infiltrado por «traidores» al gobierno y no perdió tiempo en erradicar a estos asesinos nacionales y reemplazarlos con hombres en quienes confiaba. El papado no podía hacer descarrilar sus planes en esta etapa del juego, por lo que se ideó un complot para matar a Lincoln en su escala en Baltimore. Un profeso romanista, barbero italiano de profesión, iba a apuñalar a Lincoln con una daga mientras estaba sentado en su carruaje cuando salía de la estación. Este perverso complot fue descubierto y Lincoln cambió su itinerario, tomando un tren anterior acompañado por William H. Pinkerton, jefe de la agencia de detectives del mismo nombre. Pero este fue solo el primero conocido.intento y, triste y seguramente, no sería el último.

La próxima vez que Lincoln vería a Chiniquy fue en agosto de 1861. Chiniquy se había enterado por un sacerdote católico romano, a quien había persuadido para que dejara los errores del Papado, que había un complot entre los jesuitas para asesinar al presidente y fue a verlo. su amigo para advertirle.

Lincoln lo saludó: «Estoy tan contento de encontrarte de nuevo», le dijo: » ya ves que tus amigos, los jesuitas, aún no me han matado. Pero seguramente lo habrían hecho cuando pasé por su ciudad más devota». Baltimore, si no hubiera frustrado sus planes, pasando de incógnito unas horas antes de que me esperaran. Tenemos la prueba de que la compañía que ha sido seleccionada y organizada para asesinarme estaba dirigida por un católico romano rabioso, llamado Byrne; era casi enteramente de católicos romanos, más que eso, había dos sacerdotes disfrazados entre ellos, para guiarlos y alentarlos, lamento tener tan poco tiempo para verlos, pero no los dejaré ir antes de decirles que, algunos hace dias viSr. Morse, el sabio inventor de la telegrafía eléctrica: me dijo que cuando estuvo en Roma, no hace mucho, encontró las pruebas de una formidable conspiración contra este país y todas sus instituciones. Es evidente que es a las intrigas y emisarios del Papa a quienes debemos, en gran parte, la horrible guerra del mal que amenaza con cubrir de sangre y ruinas al país .

«Lamento que el profesor Morse tuviera que irse de Roma antes de que pudiera saber más sobre los planes secretos de los jesuitas contra las libertades y la existencia misma de este país. Pero, ¿sabes que quiero que tomes su lugar y continúes con esa investigación? «Mi plan es adjuntarlo a mi embajador de Francia, como uno de los secretarios. En esa posición honorable, iría de París a Roma, donde podría encontrar, a través de las instrucciones del Sr. Morse, una oportunidad de reunirse. los hilos rotos de sus investigaciones. ‘Se necesita un griego para luchar contra un griego.’ Como usted ha sido sacerdote de Roma durante veinticinco años, no conozco a ningún hombre en los Estados Unidos que esté tan familiarizado como usted con los trucos de los jesuitas ., y en la devoción de quien podría confiar mejor. Y cuando, una vez en el personal de mi embajador, incluso como uno de los secretarios, ¿no podrías convertirte pronto en el embajador? Necesito hombres cristianos en todos los departamentos del servicio público, pero más en esos altos cargos. ¿Qué piensa usted de eso?»

«Mi querido presidente», respondí, «me siento abrumado por su amabilidad. Seguramente nada podría ser más grato para mí que acceder a nuestra petición. El honor que quiere conferirme está muy por encima de mi mérito: pero mi conciencia me dice que no puedo renunciar a la predicación del Evangelio a mis pobres compatriotas francocanadienses, que todavía están en los errores del papado .Porque soy casi el único que, por la Providencia de Dios, tiene alguna influencia real sobre ellos. Soy, seguramente, el único al que los obispos y sacerdotes parecen temer en ese trabajo. Los muchos intentos que han hecho para quitarme la vida son prueba de ello. Además de eso, aunque considero al actual presidente de los Estados Unidos muy por encima de los emperadores de Francia, Rusia y Austria, muy por encima de los reyes más grandes del mundo, siento que soy el servidor, el embajador de Uno que es tanto por encima incluso del buen y gran presidente de los Estados Unidos como los cielos sobre la tierra. Apelo a vuestros propios sentimientos cristianos y honorables para saber si puedo dejar el uno por el otro».

El presidente se puso muy solemne y respondió: «¡Tienes razón! ¡Tienes razón! No hay nada tan grande bajo el cielo como ser el embajador de Cristo». ~Cincuenta años en la Iglesia de Roma- Caps. Chiniquy

La trama se complica

«Que no soy miembro de ninguna iglesia cristiana, es verdad»~A. Lincoln -Año 1846, justo antes de su elección a la Cámara de Representantes

Continuamos este relato en primera persona de Charles Chiniquy, amigo del Presidente de la Unión:

… Al día siguiente estuve, a la hora señalada, con mi noble amigo, quien me dijo: «Ayer no pude darte más de diez minutos, pero hoy te daré veinte. Quiero tu opinión sobre un cosa que es extremadamente desconcertante para mí, y usted es el único a quien me gusta hablar sobre ese tema. Últimamente me han enviado una gran cantidad de documentos demócratas, evidentemente escritos por católicos romanos, publicando que nací romano. Católico, y bautizado por un sacerdote. Me llaman renegado, apóstata, por eso, y amontonan sobre mi cabeza montañas de abusos. Al principio me reí de eso, porque es mentira .. Gracias a Dios, nunca he sido católico romano. Ningún sacerdote de Roma ha puesto jamás su mano sobre mi cabeza. Pero la persistencia de la prensa romana en presentar esta falsedad a sus lectores como una verdad del evangelio debe tener un significado. Por favor, dime, lo más brevemente posible, lo que piensas sobre eso».

«Mi querido presidente», respondí, «fue solo esta extraña historia publicada sobre usted, lo que me trajo aquí ayer. Quería decir una palabra al respecto, pero estaba demasiado ocupado. Déjame decirte que lloré como un niño cuando leí esa historia por primera vez , porque no sólo tengo la impresión de que es tu sentencia de muerte, sino que tengo de labios de un sacerdote convertido, que es para excitar el fanatismo de los católicos romanos. asesinos, a quienes esperan encontrar tarde o temprano para matarte, han inventado esa falsa historia de que naciste en la Iglesia de Roma, y ​​de que fuiste bautizado por un sacerdote. enfrentaos con la ignominiosa marca de la apostasía. No olvidéis que, en la Iglesia de Roma, un apóstata es un marginado, que no tiene cabida en la sociedad,y que no tiene derecho a vivir.Cincuenta años en la Iglesia de Roma – Cap. Chiniquy

¿Quién podría ser lo suficientemente simple como para no admitir que, cuando un tirano ha puesto en peligro a una nación, todos los medios son lícitos para deshacerse de su yugo? (The RF Jesuit Marianna-De Rege.) extraído deJesuitism Unvailedpor Claude Pirat 1851 AD«Es de fe que el Papa tiene el derecho de deponer a los reyes herejes y rebeldes. Los monarcas así depuestos por el Papa se convierten en tiranos notorios, y pueden ser asesinados por el primero que pueda alcanzarlos. Si la causa pública no puede cumplir con su defensa en la muerte de un tirano, es lícito al primero que llega, asesinarlo». **** Suárez, Defensio Fidei ; Libro VI. C. 4, núms. 13, 14«El Papa tiene derecho a pronunciar sentencia de deposición contra cualquier soberano cuando así lo exija el bien del Orden Espiritual». **** Revisión de Brownson , 1849

Chiniquy continuó : » Los jesuitas quieren que los católicos romanos crean que eres un monstruo, un enemigo abierto de Dios y de Su Iglesia, que eres un hombre excomulgado. Porque todo apóstata es, ipso facto (por ese mismo hecho) excomulgado. I os he traído la teología de uno de los jesuitas más eruditos y aprobados de su tiempo, Busembaum, quien, con muchos otros, dice que el hombre que os matará hará una obra buena y santa. Más que eso, aquí hay una copia de un decreto de Gregorio VII, proclamando que el asesinato de un apóstata, o un hereje y un hombre excomulgado, como se declara que eres, no es asesinato; es más, que es una buena acción cristiana. Ese decreto está incorporado en el derecho canónico, que todo sacerdote debe estudiar, y que todo buen católico debe seguir.

«Mi querido presidente, debo repetirle aquí lo que le dije cuando en Urbana en 1856. Mi temor es que usted caiga bajo los golpes de un jesuita asesino si no presta más atención de la que ha hecho hasta ahora a Recuerda que por ser Coligny un hereje como tú, fue brutalmente asesinado en la noche de San Bartolomé, que Enrique IV fue acuchillado por el asesino jesuita Revaillac, el 14 de mayo de 1610, por haber dado la libertad de conciencia a su pueblo; y que Guillermo el Taciturno fue muerto a tiros por otro asesino jesuita, llamado Girard, por haber roto el yugo del Papa.La Iglesia de Roma es absolutamente la misma hoy que entonces; ella sí cree y enseña hoy, como entonces, que tiene el derecho y que es su deber castigar con la muerte a cualquier hereje que se interponga en su camino como un obstáculo para sus designios. La unanimidad con la que la jerarquía católica de los Estados Unidos está del lado de los rebeldes es una prueba incontrovertible de que Roma quiere destruir esta república, y como eres tú, por tus virtudes personales, tu popularidad, tu amor a la libertad, tu posición , el mayor obstáculo para los planes diabólicos, su odio se concentra en ti; sois el objeto diario de sus maldiciones; es a tu pecho que dirigirán sus golpes. Mi sangre se hiela en mis venas cuando contemplo el día que puede llegar, tarde o temprano, cuando Roma agregará a todas sus otras iniquidades el asesinato de Abraham Lincoln. «

Lincoln respondió: «Te repetiré lo que dije en Urbana, cuando por primera vez me dijiste tus temores de que los jesuitas me asesinen: ‘Al hombre no debe importarle dónde y cuándo morirá, siempre que muera en el puesto de honor y deber. Pero puedo agregar, hoy, que tengo el presentimiento de que Dios me llamará a Él a través de la mano de un asesino . ¡Que se haga Su voluntad y no la mía!Miró entonces su reloj y dijo: «Lamento que los veinte minutos que había consagrado a nuestra entrevista casi hayan pasado; le estaré eternamente agradecido por las palabras de advertencia que me ha dirigido sobre los peligros que se avecinan en mi vida». vida, de Roma. Sé que no son peligros imaginarios. Si luchase contra un Sur protestante, como nación, no habría peligro de asesinato. Las naciones que leen la Biblia, luchan valientemente en los campos de batalla, pero no asesinan a sus enemigos, el Papa y los jesuitas, con su infernal Inquisición, son los únicos poderes organizados del mundo que recurren al puñal del asesino para asesinar a quienes no pueden convencer con sus argumentos o vencer con la espada » .

«Desgraciadamente, cada día siento más, que no es contra los americanos del Sur, solo, estoy luchando, es más contra el Papa de Roma, sus pérfidos jesuitas y sus esclavos ciegos y sanguinarios, que contra los verdaderos protestantes americanos, que tenemos que defendernos. Aquí está el verdadero peligro de nuestra posición. Mientras tengan la esperanza de conquistar el norte, me perdonarán; pero el día que derrotemos a sus ejércitos (y eso seguramente llegará el día, con la ayuda de Dios), tomar sus ciudades y obligarlos a someterse, entonces, tengo la impresión de que los jesuitas, que son los principales gobernantes del sur, harán lo que casi invariablemente han hecho en El puñal, o la pistola de uno de sus adeptos, hará lo que las manos fuertes de los guerreros no pudieron lograr.Esta guerra civil parece ser nada más que un asunto político para aquellos que no ven, como yo, los resortes secretos de ese terrible drama. Pero es más una guerra religiosa que civil. Es Roma la que quiere gobernar y degradar el Norte, como ha gobernado y degradado el Sur, desde el mismo día de su descubrimiento. Son muy pocos los líderes del sur que no están más o menos bajo la influencia de los jesuitas, a través de sus esposas, parientes y amigos. Varios miembros de la familia de Jeff Davis pertenecen a la Iglesia de Roma. Incluso los ministros protestantes están bajo la influencia de los jesuitas sin sospecharlo . Para conservar su ascendencia en el Norte, como lo hace en el Sur, Roma está haciendo aquí lo que ha hecho en México, y en todas las Repúblicas Sudamericanas; está paralizando, por una guerra civil, las armas de los soldados de la Libertad. Ella divide a nuestra nación para debilitarla, someterla y gobernarla.

«Seguramente tenemos algunos oficiales y soldados católicos romanos valientes y confiables en nuestros ejércitos, pero forman una minoría insignificante en comparación con los traidores católicos romanos contra los cuales tenemos que protegernos, día y noche. El hecho es que la inmensa mayoría de obispos, sacerdotes y laicos católicos romanos, son rebeldes de corazón, cuando no pueden serlo de hecho; con muy pocas excepciones, están públicamente a favor de la esclavitud . Comprendo, ahora, por qué los patriotas de Francia, que determinaron ver el colores de la Libertad flotando sobre su grande y hermoso país, se vieron obligados a entregar o fusilar a casi todos los sacerdotes y monjes como enemigos irreconciliables de la Libertad.Porque es un hecho, que ahora me resulta evidente, que, con muy pocas excepciones, todo sacerdote y todo verdadero católico romano es un enemigo decidido de la libertad.

Su exterminio en Francia fue una de esas terribles necesidades que ninguna sabiduría humana podría evitar; ahora me parece una orden del cielo para salvar a Francia. ¡Quiera Dios que nunca se sienta la misma terrible necesidad en los Estados Unidos! Pero hay una cosa que es muy cierta; es que si el pueblo americano pudiera aprender lo que yo sé del odio feroz de la generalidad de los sacerdotes de Roma contra nuestras instituciones, nuestras escuelas, nuestros derechos más sagrados y nuestras libertades tan caras, los expulsarían, mañana, de entre nosotros, o los fusilarían por traidores. Pero guardo esos tristes secretos en mi corazón; eres el único a quien se las revelo, porque sé que las aprendiste antes que yo.La historia de estos últimos mil años nos dice que donde la Iglesia de Roma no es un puñal para traspasar el seno de una nación libre, es una piedra para su cuello y una pelota para sus pies, para paralizarla e impedirle avanzar en los caminos de la civilización, la ciencia, la inteligencia, la felicidad y la libertad. Pero olvido que mis veinte minutos se fueron hace mucho tiempo. «Por favor, acepta mi más sincero agradecimiento por las nuevas luces que me has dado sobre los peligros de mi posición, y ven de nuevo. Siempre te veré con un nuevo placer». ~Cincuenta años en la Iglesia de Roma- Caps. Chiniquy

«Un tirano puede ser asesinado por la fuerza abierta y las armas. Sin embargo, la mejor manera es usar el fraude y la estratagema, para preservar al país de los peligros privados y públicos». (La RFJesuitaMalarianna.-Reg. Institut. Liber. 6. 1.)
“Es de fe que el Papa tiene derecho a destronar a los Reyes herejes y rebeldes. Pero un monarca destronado por el Papa ya no es ni Rey ni Príncipe legítimo: si se niega a obedecer al Papa después de su degradación, entonces debe ser llamado un ‘tirano’, y puede ser asesinado por el primero en llegar-«          (El JesuitaRFSuarez – Defensio fidei, Liber 6, caput 4.)

Lincoln proclama la libertad en toda la tierra

Muchos de los que se acercaron a Abraham Lincoln sintieron que había un espíritu profético en él, y que continuamente caminaba y actuaba con el pensamiento de Dios en su mente, y solo con miras a hacer Su voluntad y obra para Su gloria. Hablando de los esclavos, dijo un día ante los miembros de su gabinete:   “No me he pronunciado en contra de una proclamación de libertad a los esclavos, pero tengo el asunto en consulta. Y les puedo asegurar que el tema está en mi mente. , de día y de noche, más que cualquier otro. Todo lo que parezca ser la voluntad de Dios, lo haré » .

Unos días antes de esa proclama, dijo, ante varios de sus consejeros: «Hice un voto solemne ante Dios de que si el general Lee era expulsado de Pensilvania, coronaría el resultado con la declaración de libertad a los esclavos». Cincuenta años en la Iglesia de Roma – Cap. Chiniquy

Lincoln honró su voto ante Dios y los hombres y el 1 de enero de 1863 pronunció la Proclamación de Emancipación que posteriormente liberó a los esclavos en el sur (en 1860 un censo mostró más de 3 millones de esclavos, por lo que considerando la importación continua y la procreación doméstica, el número de esclavos liberados en 1863 fue sustancialmente mayor que esto, más de 4 millones) . Esta acción de liberar a los esclavos sería económicamente peligrosa para el Sur y para la Iglesia a la que rendían tributo en ofrendas y colectas. Los jesuitas se justificaron a sí mismos, y a los esclavistas del Sur, con declaraciones como esta: «La esclavitud no constituye un crimen ante ninguna ley, divina o humana. ¿Qué razón podemos tener para socavar los cimientos de la esclavitud con el mismo celo que siempre debe animarnos a vencer el mal? Cuando se piensa en la degradación en que se encuentran las hordas de África viven, la trata de esclavos puede considerarse un acto providencial, y casi repudiamos la filantropía que ve en un hombre una sola cosa: la libertad material». ~La Doctrina de los Jesuitas- por Gury .  Verdaderamente, la riqueza de la Iglesia Católica se derivó en gran parte de la ganancia financiera, como lo fue en la Edad Media, al imponer la servidumbre a otros.

Lincoln también estaba pensando en gravar fuertemente el licor o incluso hacerlo ilegal. Esto habría sido un gran golpe para los monasterios católicos que produjeron más del 25% de todo el alcohol producido en los EE. UU. en ese momento. Esto proporcionó otra razón para apuntar a Abe para el asesinato.

También los banqueros internacionales, los Rothschild, (interactuando muy de cerca con el vaticano) querían matar a Abraham Lincoln por sus políticas monetarias. Lincoln necesitaba dinero para financiar la Guerra Civil y los banqueros en Europa liderados por los Rothschild le ofrecieron préstamos a altas tasas de interés. Los Rothschild han financiado muchas guerras desde entonces: los banqueros son los únicos ganadores en tales guerras. En lugar de aceptar los préstamos, Lincoln encontró otros medios para financiar el esfuerzo de guerra, incluso creando dólares estadounidenses. (Más importante aún, los banqueros británicos se opusieron a las políticas proteccionistas de Lincoln. Algunos ingleses en la década de 1860 creían que «el libre comercio británico, el monopolio industrial y la esclavitud humana viajan juntos». Las políticas de Lincoln después de la Guerra Civil habrían destruido las especulaciones de productos básicos de los Rothschild. guerra, Lincoln planeó una política de reconstrucción suave que habría permitido la reanudación de la producción agrícola. Los Rothschild apostaban en sentido contrario a los altos precios provocados por una dura política de Reconstrucción hacia el Sur. El objetivo era debilitar a los Estados Unidos para que los Rothschild, con el liderazgo de los Illuminati estadounidenses, pudieran tomar el control de su economía. )

«El papa puede reprender a los reyes y castigarlos con la muerte».  (The RF Jesuit Sanctarel. – Of the Pope , cap. 30, p. 296, obra publicada en 1625.)«Un hombre condenado por el Papa puede ser asesinado en cualquier lugar». (El RF Jesuita Lacroix – vol. 1, p. 294.)«Podemos matar en cualquier parte a un hombre proscrito por el Papa, porque el Papa tiene al menos una jurisdicción indirecta sobre todo el mundo, incluso en las cosas temporales «. (El jesuita RF Busembaum- Theologia Moralis ).

El Papa marca a Lincoln para la muerte

El Papa, en este momento, en Roma era Pío IX (1846-78). Pío fue el primer Papa en declararse oficialmente ‘infalible’. También estuvo muy cerca del general de los jesuitas, también llamado el Papa Negro, que en ese momento era el cardenal Giacomo Antonelli. Pius estaba en muy buenos términos con Jeff Davis y le escribió reconociéndolo con títulos como «honorable señor presidente», títulos que mostraban su aprobación de los Estados Confederados de América como entidad soberana y de Davis como su líder.

      El 10 de junio de 1864, Lincoln llevó a Chiniquy a dar un paseo en su carruaje para hablar entre sus visitas a los treinta mil soldados heridos recogidos en los campos de batalla de la batalla de siete días del Desierto, y la batalla de treinta días alrededor. Richmond. El único pensamiento que parecía ocupar la mente del presidente era el papel que Roma tenía en esa horrible lucha. Chiniquy nos cuenta que Abraham Lincoln dijo las siguientes palabras más de una vez:

“Esta guerra nunca hubiera sido posible sin la siniestra influencia de los jesuitas. Le debemos al Papado que ahora vemos nuestra tierra enrojecida con la sangre de sus hijos más nobles.. Aunque había grandes diferencias de opinión entre el Sur y el Norte, sobre la cuestión de la esclavitud, ni Jeff Davis ni ninguno de los líderes de la Confederación se habrían atrevido a atacar al Norte, si no hubieran confiado en las promesas del Jesuitas, que bajo la máscara de la Democracia, el dinero y las armas de los Católicos Romanos, incluso las armas de Francia, estaban a su disposición, si nos atacaban. Me compadezco de los sacerdotes, de los obispos y de los monjes de Roma en los Estados Unidos, cuando el pueblo se da cuenta de que ellos son, en gran parte, responsables de las lágrimas y de la sangre derramada en esta guerra; cuanto más tarde, más terrible será la retribución.

      Oculto lo que sé, sobre ese tema, del conocimiento de la nación; porque si el pueblo supiera toda la verdad, esta guerra se convertiría en una guerra religiosa, y de inmediato tomaría un carácter diez veces más salvaje y sangriento, se volvería despiadada como lo son todas las guerras religiosas. Se convertiría en una guerra de exterminio por ambos lados. Los protestantes tanto del norte como del sur seguramente se unirían para exterminar a los sacerdotes y jesuitas,si pudieran oír lo que me ha dicho el profesor Morse de los complots hechos en la misma ciudad de Roma para destruir esta República, y si pudieran saber cómo los sacerdotes, las monjas y los monjes, que diariamente desembarcan en nuestras costas, bajo con el pretexto de predicar su religión, instruir al pueblo en sus escuelas, cuidar de los enfermos en los hospitales, no son más que los emisarios del Papa, de Napoleón y los demás déspotas de Europa, para socavar nuestras instituciones, alienar a los corazones de nuestro pueblo desde nuestra constitución, y nuestras leyes, destruyan nuestras escuelas, y preparen un reinado de anarquía aquí como lo han hecho en Irlanda, en México, en España, y donde haya algún pueblo que quiera ser libre, etc. «

Cuando el Presidente hablaba así, llegamos a la puerta de su mansión. Me invitó a ir con él a su estudio y dijo: «Aunque estoy muy ocupado, debo descansar una hora contigo. Necesito ese descanso. Me duele la cabeza, me siento como aplastado bajo la carga de asuntos que están sobre mis hombros. Hay muchas cosas importantes sobre las tramas de los jesuitas que solo puedo aprender de usted. Por favor, espere un momento, acabo de recibir algunos despachos del general Grant, a los que debo dar una respuesta. Mi secretario me está esperando. Voy a él. Por favor, diviértase con esos libros, durante mi breve ausencia».

Veinticinco minutos después, el Presidente había regresado, con el rostro sonrojado de alegría. «¡Magníficas noticias! El general Grant volvió a vencer a Lee y lo obligó a retirarse hacia Richmond, cuando tendrá que rendirse pronto. Grant es un verdadero héroe. Pero pasemos a la pregunta que quiero hacerle . Lee la carta del Papa a Jeff Davis, y ¿qué piensas de ella?

«Mi querido presidente», le respondí, «es justamente esa carta la que me trajo a su presencia nuevamente, anteayer. Quería ir a verlo, desde el mismo día que la leí. Pero sabía que usted era tan abrumado con los asuntos de vuestro gobierno, que no podría veros.Sin embargo, las ansiedades de mi mente eran tales, que resolví traspasar todas las barreras para advertiros de nuevo contra los nuevos peligros y tramas que sabía que vendrían sal de aquella carta pérfida, contra tu vida.

» Esa carta es una flecha envenenada lanzada por el Papa, a usted personalmente; y será más que un milagro si no es su sentencia irrevocable de muerte. Antes de leerla, es verdad que todo católico pudo ver por la unanimidad de los obispos se alinearon con la causa rebelde, que su iglesia en su conjunto, estaba en contra de este gobierno republicano libre.Sin embargo, un buen número de católicos amantes de la libertad irlandeses, alemanes y franceses, siguiendo más los instintos de su noble naturaleza, que las degradantes principios de su iglesia, se enrolaron bajo las banderas de la Libertad, y han luchado como héroes, para separar a estos hombres de las filas de los ejércitos del Norte, y forzarlos a ayudar a la causa de la rebelión, porque el objeto de la intrigas de los jesuitas. Cartas secretas y apremiantes fueron dirigidas desde Roma a los obispos, ordenándoles debilitar vuestros ejércitos separando a esos hombres de vosotros. Los obispos respondieron que no podían hacer eso sin exponerse a ser fusilados. Pero aconsejaron al Papa que reconociera, de inmediato, la legitimidad de la República del Sur, y que tomara a Jeff Davis bajo su suprema protección, mediante una carta que sería leída en todas partes.

«Esa carta, entonces, dice lógicamente a los católicos romanos que ¡usted es un tirano sediento de sangre! ¡Un ser más execrable cuando lucha contra un gobierno que el infalible y santo Papa de Roma reconoce como legítimo. El Papa, por esta carta, le dice a su esclavos ciegos que sois un infame usurpador, al consideraros Presidente de los Estados del Sur; que ultrajáis al Dios del cielo y de la tierra, al continuar tan sanguinaria guerra para someter a una nación sobre la cual Dios Todopoderoso ha declarado, mediante Su infalible pontífice, el Papa, que no tenéis el menor derecho: esa carta significa que daréis cuenta a Dios y a los hombres de la sangre y de las lágrimas que hacéis correr para satisfacer vuestra ambición.

«Por esta carta del Papa a Jeff Davis, no sólo eres un apóstata, como antes se te creía, a quien todo hombre tenía derecho a matar, según las leyes canónicas de Roma; sino que eres más vil, criminal y cruel que el ladrón de caballos, el bandido público, y el bandolero sin ley, ladrón y asesino, a quienes es un deber detener y matar, cuando los tomamos en sus actos de sangre, y que no hay otra manera de poner fin a su saqueos y asesinatos.

«Y, mi querido presidente, el significado que le doy de esta pérfida carta del Papa a Jeff Davis, no es una imaginación fantasiosa de mi parte, es la explicación unánime que me ha dado un gran número de los sacerdotes de Roma , con quienes he tenido ocasión de hablar sobre este tema, en nombre de Dios, y en nombre de nuestro querido país, que tanto necesita de vuestros servicios, os conjuro a prestar mayor atención para proteger vuestra preciosa vida, y no continúes exponiéndolo como lo has hecho hasta ahora». Cincuenta años en la Iglesia de Roma – Cap. Chiniquy

Lincoln nos testifica sobre el papado

El Presidente escuchó mis palabras con una atención sin aliento. Respondió;Slocum, Sickes, Hancock, Barnes, etc. Pero es evidente que su romanismo reemplazó a su patriotismo después de la batalla. Dejó escapar al ejército de Lee, cuando era tan fácil cortar su retirada y obligarlo a rendirse, después de haber perdido casi la mitad de sus soldados en la carnicería de los últimos tres días.

«Cuando Meade iba a ordenar la persecución, después de la batalla, un extraño llegó apresuradamente al cuartel general, y ese extraño era un jesuita disfrazado . Después de una conversación de diez minutos con él, Meade hizo los arreglos necesarios para la persecución del enemigo, que escapó casi intacto, ¡con la pérdida de solo dos armas!

«Tiene razón», continuó el presidente, «cuando dice que esta carta del Papa ha cambiado por completo la naturaleza y el fundamento de la guerra. Antes de que la leyeran, los católicos romanos podían ver que estaba luchando contra Jeff Davis y su Confederación del Sur. Pero ahora, deben creer que es contra Cristo y su «santo vicario», el Papa, que estoy levantando mis manos sacrílegas, tenemos las pruebas diarias de que su indignación, su odio, su malicia, contra mí , se intensifican cien veces, se detectan casi todos los días nuevos proyectos de magnicidio, acompañados de circunstancias tan salvajes, que me traen a la memoria la matanza de San Bartolomé y la Conjura de la Pólvora.Sentimos, en su investigación, que provienen de los mismos maestros en el arte del asesinato, los jesuitas.

«Los disturbios de Nueva York fueron evidentemente un complot romano de principio a fin. Tenemos las pruebas en la mano de que fueron obra del obispo Hughes y sus emisarios. No puede quedar ninguna duda en la mente de los más incrédulos sobre los intentos sangrientos de Roma». para destruir Nueva York, cuando sabemos la forma fácil en que se detuvo. Le escribí al obispo Hughes, diciéndole que todo el país lo haría responsable si no lo detenía de inmediato. Luego reunió a los alborotadores alrededor de su palacio. , los llamó sus ‘queridos amigos’, los invitó a regresar a casa en paz, ¡y todo terminó! ¡Así Júpiter de antaño solía levantar una tormenta y detenerla con un movimiento de cabeza!

“Desde el comienzo de nuestra guerra civil, ha habido, no una alianza secreta, sino pública, entre el Papa de Roma y Jeff Davis, y esa alianza ha seguido las leyes comunes de los asuntos de este mundo . El más fuerte ha guiado al más débil El Papa y sus jesuitas han aconsejado, apoyado y dirigido a Jeff Davis en la tierra, desde el primer disparo en Fort Sumter, por el rabioso católico romano Beauregard.Lo están ayudando en el mar guiando y apoyando al otro rabioso pirata católico romano, Semmes, en el océano. Y ayudarán a la rebelión cuando disparen su último fusil para derramar la sangre del último soldado de la Libertad, que caerá en esta guerra fratricida. En mi entrevista con el obispo Hughes, le dije que ‘todo extranjero que hubiera jurado lealtad a nuestro gobierno al convertirse en ciudadano de los Estados Unidos, como él mismo, podía ser fusilado o ahorcado como traidor perjuro y espía armado, como el sentencia de la corte marcial puede ordenar. Y será fusilado y ahorcado en consecuencia, ya que no habrá intercambio de tales prisioneros’. Después de haber puesto esta pulga en los oídos del obispo romano, le pedí que fuera a informar al Papa de mis palabras. Al ver la peligrosa posición de sus obispos y sacerdotes al ponerse del lado de los rebeldes, mi esperanza era que él les aconsejaría, por sus propios intereses, que fueran leales y fieles a su lealtad y que nos ayudara durante la parte restante de la guerra. Pero el resultado ha sido todo lo contrario.El Papa se ha tirado la máscara, y se ha mostrado como el partidario público y el protector de la rebelión, tomando de la mano a Jeff Davis, y reconociendo descaradamente a los Estados del Sur como un gobierno legítimo.

Ahora, tengo la prueba en la mano de que ese mismo obispo Hughes, a quien había enviado a Roma para inducir al Papa a instar a los católicos romanos del norte, al menos, a ser fieles a su juramento de lealtad, y a quien agradecí públicamente, cuando, bajo la impresión de que había actuado honestamente, de acuerdo con la promesa que me había hecho, es el mismo hombre que aconsejó al Papa que reconociera la legitimidad de la República del Sur, y pusiera todo el peso de su tiara en la balanza contra nosotros a favor de nuestros enemigos! Tal es la perfidia de esos jesuitas.Dos cancros muerden hoy las mismas entrañas de los Estados Unidos: los sacerdotes romanos y mormones. Ambos trabajan igualmente para formar un pueblo de los esclavos más abyectos, ignorantes y fanáticos, que no reconocerá otra autoridad que sus sumos pontífices. Ambos apuntan a la destrucción de nuestras escuelas, a levantarse sobre nuestras ruinas. Ambos se cobijan bajo nuestros grandiosos y santos principios de libertad de conciencia, para destruir esa misma libertad de conciencia, y atar al mundo bajo su yugo pesado e ignominioso. Los sacerdotes mormones y jesuitas son igualmente enemigos intransigentes de nuestra constitución y nuestras leyes; pero el más peligroso de los dos son los jesuitas, el sacerdote romano, porque ahora sabe mejor ocultar su odio bajo la máscara de la amistad y el bien público:«Hasta hace poco, yo estaba a favor de la libertad ilimitada de conciencia tal como nuestra constitución la otorga a los católicos romanos. Pero ahora, me parece que, tarde o temprano, la gente se verá obligada a poner una restricción a esa cláusula hacia los papistas. ¿No es un acto de locura dar absoluta libertad de conciencia a un grupo de hombres que han jurado públicamente degollarnos el mismo día que tengan la oportunidad de hacerlo? Es correcto dar el privilegio de la ciudadanía a hombres que son los enemigos jurados y públicos de nuestra constitución, nuestras leyes, nuestras libertades y nuestras vidas?

“En el mismo momento en que el Papado asumió el derecho de vida y muerte de un ciudadano de Francia, España, Alemania, Inglaterra o los Estados Unidos, asumió ser el poder, el gobierno de Francia, España, Inglaterra, Alemania y los Estados Unidos. Estados Unidos. Esos Estados cometieron entonces un acto suicida al permitir que el Papado pusiera un pie en su territorio con el privilegio de la ciudadanía. El poder de vida o muerte es el poder supremo, y dos poderes supremos no pueden existir en el mismo territorio sin anarquía, disturbios, derramamiento de sangre y guerras civiles sin fin. Cuando el papado renuncie al poder de vida y muerte que proclama sobre su propio poder divino, en todos sus libros teológicos y leyes canónicas, entonces, y solo entonces, podrá ser tolerado y puede recibir los privilegios de la ciudadanía en un país libre.

«¿No es un absurdo dar a un hombre una cosa que ha jurado odiar, maldecir y destruir?¿Y la Iglesia de Roma no odia, maldice y destruye la libertad de conciencia siempre que puede hacerlo con seguridad? Estoy a favor de la libertad de conciencia en su sentido más noble, más amplio y más alto. Pero no puedo dar libertad de conciencia al Papa y a sus seguidores, los papistas, mientras me digan, a través de todos sus concilios, teólogos y leyes canónicas, que su conciencia les ordena quemar a mi esposa, estrangular a mis hijos, y cortarme la garganta cuando encuentren su oportunidad! Esto no parece ser entendido por la gente de hoy. Pero tarde o temprano, la luz del sentido común aclarará a todos que ninguna libertad de conciencia puede concederse a los hombres que han jurado obedecer a un Papa, que pretende tener derecho a dar muerte a quienes difieren de él. religión.

«Usted no es el primero en advertirme sobre los peligros del asesinato. Mis embajadores en Italia, Francia e Inglaterra, así como el profesor Morse, me han advertido muchas veces contra las tramas de los asesinos que han detectado en esos diferentes países. Pero no veo otra salvaguarda contra esos asesinos que estar siempre dispuestos a morir, como Cristo lo aconseja.Como todos debemos morir tarde o temprano, me importa muy poco si muero de una daga clavada en el corazón o de una inflamación de los pulmones. Permítanme decirles que últimamente he leído un pasaje en el Antiguo Testamento que me ha causado una impresión profunda y, espero, saludable. Aquí está ese pasaje». El presidente tomó su Biblia, la abrió en el tercer capítulo de Deuteronomio y leyó del versículo 22 al 28:

«No los temáis, porque el Señor vuestro Dios peleará por vosotros. Y yo rogué al Señor en aquel tiempo, diciendo: Señor Dios, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza y tu mano poderosa; porque lo que Dios Si hay en el cielo o en la tierra quien pueda hacer según tus obras y según tu poder, te ruego que me permitas pasar y ver la buena tierra que está al otro lado del Jordán, ese hermoso monte y el Líbano. Jehová se enojó conmigo por causa de vosotros, y no quiso oírme; y me dijo Jehová: Bástate: no me hables más de este asunto: sube a la cumbre del Pisga, y levanta tu mira al occidente, al norte, al sur y al oriente, y míralo con tus ojos, porque no pasarás este Jordán”.

Después de que el Presidente hubo leído estas palabras con gran solemnidad, añadió:«Mi querido Padre Chiniquy, permítame decirle que estos versos extraños y hermosos los he leído varias veces en las últimas cinco o seis semanas. Cuanto más los leo, más me parece que Dios los ha escrito para mí y también para mí. ¿No me ha tomado de la mano de mi pobre cabaña de troncos, como hizo con Moisés entre los juncos del Nilo, para ponerme a la cabeza de la más grande y bendita de las naciones modernas, tal como lo hizo con Moisés? ¿Aquel profeta a la cabeza de la nación más bendita de los tiempos antiguos? ¿No me ha concedido Dios un privilegio que no se concedió a ningún hombre viviente, cuando rompí las cadenas de 4.000.000 de hombres y los hice libres? ¿No me ha dado nuestro Dios las victorias más gloriosas sobre nuestros enemigos? ¿No están los ejércitos de la Confederación tan reducidos a un puñado de hombres en comparación con lo que eran hace dos años,que se acerca rápidamente el día en que tendrán que rendirse?

“Ahora, veo el fin de este terrible conflicto, con el mismo gozo de Moisés, cuando, al final de sus cuarenta años de prueba en el desierto; y ruego a mi Dios que me conceda ver los días de paz, e indecibles prosperidad, que seguirá a esta guerra cruel, como Moisés le pidió a Dios para ver el otro lado del Jordán y entrar en la Tierra Prometida. Pero sabes que oigo en mi alma, como la voz de Dios, dándome la reprensión que se le dio a Moisés?

«¡Sí! Cada vez que mi alma va a Dios a pedir el favor de ver el otro lado del Jordán, y comer los frutos de esa paz, que anhelo con tan indecible deseo, ¿sabéis que hay un todavía , pero voz solemne, que me dice que veré esas cosas, sólo de lejos, y que estaré entre los muertos, cuando la nación que Dios me ha dado para conducir a través de esas terribles pruebas, cruce el Jordán, y habitar en aquella Tierra de Promisión, donde la paz, la industria, la dicha y la libertad, harán felices a todos, y ¿por qué?, porque ya me ha hecho favores, que nunca me atrevo a decir a hombre alguno, en estos últimos días.

«¿Por qué Dios Todopoderoso le negó a Moisés el favor de cruzar el Jordán y entrar en la Tierra Prometida? ¡Fue a causa de los pecados de sus propias naciones! Esa ley de retribución y justicia divina, por la cual uno debe sufrir por otro, es ciertamente un misterio terrible. Pero es un hecho que ningún hombre que tenga alguna inteligencia y conocimiento puede negar. Moisés, que conocía esa ley, aunque probablemente no la entendiera mejor que nosotros, tranquilamente dice a su pueblo: ‘Dios estaba enojado con yo por tu bien.’

Pero aunque no entendamos esa ley misteriosa y terrible, la encontramos escrita en letras de lágrimas y sangre dondequiera que vamos. No leemos una sola página de la historia, sin encontrar rastros innegables de su existencia. ¿Dónde está la madre? ¿Quién no ha derramado lágrimas y sufrido verdaderas torturas, por el bien de sus hijos? «¿Quién es el buen rey, el emperador digno, el caudillo dotado, que no ha sufrido agonías mentales indecibles, o incluso la muerte, por el bien de su pueblo? ¿No es nuestra religión cristiana la expresión más alta de la sabiduría, la misericordia y el amor de ¡Dios! Pero, ¿qué es el cristianismo sino la encarnación misma de esa ley eterna de la justicia divina en nuestra humanidad?

«Cuando miro a Moisés, solo, muriendo en silencio en el monte Pisgah, veo esa ley, en una de sus manifestaciones humanas más sublimes, y me lleno de admiración y asombro. «Pero cuando considero esa ley de justicia, y expiación en la muerte del Justo, el divino Hijo de María, en el monte del Calvario, permanezco mudo en mi adoración. El espectáculo de ese crucificado que está ante mis ojos, es más que sublime, ¡es divino! ¡Moisés murió por el bien de su pueblo, pero Cristo murió por el bien del mundo entero! Ambos murieron para cumplir la misma ley eterna de la justicia divina, aunque en diferente medida.

«Ahora bien, ¿no sería el mayor de los honores y privilegios otorgados a mí, si Dios, en Su infinito amor, misericordia y sabiduría, me pusiera entre Su fiel siervo, Moisés, y Su Hijo eterno, Jesús, para que pudiera morir como ¡Lo hicieron, por el bien de mi nación!

«Sólo mi Dios sabe lo que ya he sufrido por mi querida patria. Pero mi temor es que la justicia de Dios aún no haya sido pagada. Cuando miro los ríos de lágrimas y sangre arrastrados por los latigazos de los amos despiadados del venas del corazón mismo de esos millones de esclavos indefensos, estos doscientos años… Cuando recuerdo las agonías, los gritos, las indecibles torturas de esos desdichados, en los que, en cierta medida, he sido cómplice de tantos otros, un parte de mi vida, siento que todavía estamos lejos de la completa expiación, porque los juicios de Dios son verdaderos y justos.

«Me parece que el Señor quiere hoy, como quiso en los días de Moisés, otra víctima, una víctima que él mismo ha escogido, ungido y preparado para el sacrificio, elevándola sobre el resto de su pueblo. … No puedo ocultarte que mi impresión es que yo soy esa víctima . Ya se han hecho tantas tramas contra mi vida, que es un verdadero milagro que todas hayan fracasado, cuando consideramos que la gran mayoría de ellas estaban en las manos de hábiles asesinos católicos romanos, evidentemente entrenados por jesuitas.Pero, ¿podemos esperar que Dios haga un milagro perpetuo para salvar mi vida? yo creo que no Los jesuitas son tan expertos en esos hechos de sangre, que Enrique IV. dijo que era imposible escapar de ellos, y se convirtió en su víctima, aunque hizo todo lo posible para protegerse. Mi escape de sus manos, ya que la carta del Papa a Jeff Davis ha afilado un millón de puñales para atravesar mi pecho, sería más que un milagro.

“Pero así como el Señor no oyó ningún murmullo de los labios de Moisés cuando le dijo que tenía que morir, antes de cruzar el Jordán, por los pecados de su pueblo, así espero y ruego que Él no oiga ningún murmullo de mí cuando Caigo por causa de mis naciones.” Los dos únicos favores que pido al Señor son, primero, que muera por la sagrada causa en que estoy comprometido, y cuando sea el abanderado de los derechos y libertades de mi patria. . «El segundo favor que pido a Dios es, que mi querido hijo Roberto, cuando yo me haya ido, sea uno de los que nos levanten esa bandera de la Libertad que cubrirá mi tumba, y la lleven con honor y fidelidad, hasta el al final de su vida, como lo hizo su padre, rodeado de los millones que con él serán llamados a luchar y morir por la defensa y el honor de nuestra patria”.

Nunca había oído palabras tan sublimes: Nunca había visto un rostro humano tan solemne y tan profético como el rostro del Presidente, al pronunciar estas cosas . Cada frase me había llegado como un himno del cielo, reverberado por los ecos de las montañas del Pisga y el Calvario. Estaba fuera de mí. Bañado en lágrimas, traté de decir algo, pero no pude pronunciar una palabra.

Cada vez que me encontraba con el presidente Lincoln me preguntaba cómo se podía encontrar en un mismo hombre tanta elevación de pensamiento y tanta sencillez infantil. Después de mis muchas entrevistas con él, me dije a mí mismo: «¿Cómo puede este divisor de rieles haberse elevado tan fácilmente al nivel más alto del pensamiento y la filosofía humanos?»

El secreto de esto fue que Lincoln había pasado gran parte de su vida en la escuela de Cristo, y que meditó sus sublimes enseñanzas hasta un punto insospechado por el mundo. Encontré en él el tipo de cristianismo más perfecto que he conocido. Profesamente, no era ni un presbiteriano estricto, ni un bautista, ni un metodista; pero él era la encarnación de todo lo que es más perfecto y cristiano en ellos. Su religión era la esencia misma de lo que Dios quiere en el hombre. De Cristo mismo había aprendido a amar a Dios y al prójimo, como de Cristo había aprendido la dignidad y el valor del hombre. «Todos vosotros sois hermanos, hijos de Dios», era su gran lema.

Del Evangelio había aprendido sus principios de igualdad, fraternidad y libertad, como del Evangelio había aprendido esa sublime sencillez infantil que, sola y para siempre, ganó la admiración y el cariño de todos los que se acercó a él . Cincuenta años en la Iglesia de Roma – Cap. Chiniquy

Más de una vez sentí como si yo [Chiniquy] estuviera en presencia de un viejo profeta, al escuchar sus opiniones sobre los destinos futuros de los Estados Unidos. En una de mis últimas entrevistas con él, me llenó de una admiración que sería difícil expresar, cuando escuché las siguientes opiniones y predicciones:

«Es con los líderes sureños de esta guerra civil como con las ruedas grandes y pequeñas de nuestros vagones de ferrocarril. Los que ignoran las leyes de la mecánica tienden a pensar que las ruedas grandes, fuertes y ruidosas que ven son la fuerza motriz, pero se equivocan. La verdadera fuerza motriz no se ve; no hace ruido y está bien oculta en la oscuridad, detrás de sus paredes de hierro. La fuerza motriz son unos cuantos baldes bien escondidos de agua calentada en vapor, que a su vez es dirigido por el silencioso, pequeño pero infalible dedo de ingeniero.

“La gente común ve y escucha las grandes y ruidosas ruedas de los autos de la Confederación del Sur; los llaman Jeff Davis, Lee, Toombs, Beauregard, Semmes, etc., y honestamente piensan que son la fuerza motriz, la primera causa de nuestros problemas. Pero esto es un error. El verdadero poder motor está escondido detrás de los gruesos muros del Vaticano, los colegios y escuelas de los jesuitas, los conventos de las monjas y los confesionarios de Roma.

«Hay un hecho que es demasiado ignorado por el pueblo estadounidense, y que sólo conozco desde que asumí la presidencia; es que las mejores, las principales familias del Sur, han recibido su educación en gran parte, si no en todo, de los jesuitas y de las monjas . De ahí esos degradantes principios de esclavitud, de orgullo, de crueldad, que son como una segunda naturaleza entre tanta de esa gente. De ahí esa extraña falta de juego limpio, la humanidad; ese odio implacable contra las ideas de igualdad y libertad tal como las encontramos en el Evangelio de Cristo. No ignoren que los primeros pobladores de Luisiana, Florida, Nuevo México, Texas, Sur de California y Misuri fueron católicos romanos, y que sus primeros maestros fueron jesuitas. Es verdad que esos estados han sido conquistados o comprados por nosotros desde. Pero Roma había puesto el virus mortal de sus máximas antisociales y anticristianas en las venas de la gente antes de que se convirtieran en ciudadanos estadounidenses. Desafortunadamente, los jesuitas y las monjas han seguido siendo en gran parte los maestros de ese pueblo desde entonces . Han continuado de manera silenciosa, pero muy eficaz, esparciendo su odio contra nuestras instituciones, nuestras leyes, nuestras escuelas, nuestros derechos y nuestras libertades, de tal manera que este terrible conflicto se hizo inevitable entre el Norte y el Sur. Como les dije antes, es al Papado a quien le debemos esta terrible guerra civil.

«Me hubiera reído del hombre que me hubiera dicho eso antes de convertirme en presidente. Pero el profesor Morse me abrió los ojos sobre ese tema. Y ahora veo ese misterio; entiendo esa ingeniería del infierno que, aunque no se ve ni se sospechado incluso por el país, está poniendo en movimiento las grandes, pesadas y ruidosas ruedas de los autos estatales de la Confederación del Sur. Nuestro pueblo aún no está listo para aprender y creer esas cosas, y tal vez no sea el momento adecuado para iniciar a esos oscuros misterios del infierno, echaría leña a un fuego que ya es suficientemente destructivo.

“Eres casi el único con quien hablo libremente sobre ese tema. Pero tarde o temprano la nación sabrá el verdadero origen de esos ríos de sangre y lágrimas, que están sembrando desolación y muerte por doquier. desolaciones y calamidades serán llamadas para dar cuenta de ellas.

«No pretendo ser un profeta. Pero aunque no soy un profeta, veo una nube muy oscura en nuestro horizonte. Y esa nube oscura viene de Roma . Está llena de lágrimas de sangre. Se levantará y aumentará hasta su los flancos serán desgarrados por un relámpago, seguido por un estruendo temible de trueno. Entonces un ciclón, como el mundo nunca ha visto, pasará sobre este país, sembrando ruina y desolación de norte a sur. Una vez que haya terminado, habrá largos días de paz y prosperidad: porque el Papado, con sus jesuitas y su Inquisición despiadada, habrán sido barridos para siempre de nuestro país. Ni yo ni vosotros, sino nuestros hijos, veremos esas cosas». Cincuenta años en la Iglesia de Roma – Cap. Chiniquy

De alguna manera, Abraham Lincoln fue un hombre conforme al corazón de Dios. Sabía de los males del papado y los malvados jesuitas, pero ocultó esta información al público para evitar más muertes por una guerra escalada. También previó que la iniquidad de Roma se convertiría en un problema terrible en los últimos días.

«Indudablemente es la intención del Papa poseer este país. En esta intención es ayudado por los jesuitas y todos los prelados y sacerdotes católicos». Revisión de Brownson , mayo de 1864.

John Wilkes Booth-Acto dos

En marzo del año 1865, Booth se convirtió oficialmente en católico romano y recibió los sacramentos impíos directamente del arzobispo Spaulding de Baltimore. Ahora era el momento adecuado para el acto sucio. Lincoln fue acusado, a través de intrigas jesuitas, de ser un líder herético, un hombre que merecía la muerte. Tres semanas después de convertirse aparentemente en católico romano, Booth estaba listo para cumplir con esas órdenes.

«Además prometo y declaro que no tendré opinión ni voluntad propia, ni reserva mental alguna, ni siquiera como cadáver o cadáver (perinde ac cadaver), sino que obedeceré sin vacilar todas y cada una de las órdenes que pueda recibir. de mis superiores en la Milicia del Papa y de Jesucristo» ~Extracto del Juramento Jesuita«Si la Santa Iglesia así lo requiere, sacrifiquemos nuestras propias opiniones, nuestro conocimiento, nuestra inteligencia, los sueños espléndidos de nuestra imaginación y los logros sublimes del entendimiento humano». ****Papa Gregorio XVI., Encíclica, 15 de agosto de 1832.Esta falta de voluntad o vacuidad mental abre a una persona, más allá de la influencia demoníaca, a la posesión demoníaca real. ~ Ministerios La Verdad en la Web

Los últimos días de Lincoln

El 6 de abril de 1865, el presidente Lincoln fue invitado por el general Grant a entrar en la capturada capital del sur, Richmond. Los derrotados ejércitos de Lee se vieron obligados a deponer las armas y las banderas a los pies de los generales de Lincoln. Después de cinco largos y sangrientos años, la guerra finalmente había terminado… ocho días después, el gran presidente cristiano sería asesinado a tiros por el brazo de la Iglesia Católica Romana.

John Wilkes Booth-Act Three : La escena final

El 14 de abril de 1865, el presidente de los Estados Unidos y su esposa asistieron a la función humorística de ‘Nuestro primo americano’. Nada más que una herramienta de los jesuitas, el asesino Booth asesinó a Lincoln en el Teatro Ford, a las diez de la noche durante la segunda escena del tercer acto de la obra. Los periódicos de la época mencionaron que Booth pronunció la frase latina «sic temper tyrannis» [ «Así siempre a los tiranos» … que es el lema del estado de Virginia… y el cumplimiento del juramento jesuita]. Booth saltó al escenario y se rompió la pierna (peroné) por el impacto. Dejó la ciudad a caballo seguido por otro co-conspirador, David Herold.

<Póster de premios y stand>

La persecución se prolongó durante casi dos semanas hasta que los oficiales de caballería alcanzaron a Booth en las afueras de Port Royal. Estaba escondido en el granero/almacén de Garrett Farm. Después de prender fuego al granero, uno de los soldados disparó un solo tiro a la cabeza de Booth. Booth expiró en gran agonía el 26 de abril, doce días después de la comisión de su crimen.

La conspiración se despliega   

Precisamente al mismo tiempo que Booth asesinó a Lincoln, un cómplice llamado Lewis Payne, hijo de un ministro protestante, había atacado brutalmente al secretario de Estado de Lincoln, William Seward, hiriéndolo gravemente. También se dijo que el general Grant y el vicepresidente Andy Johnson estaban marcados para morir al mismo tiempo.

       En la noche del 13, un hombre apareció en la casa del Secretario Stanton donde el General Grant estaba esa noche, había pedido que tanto el General Grant como el Secretario Stanton le indicaran lo que se había hecho. No habló con ninguno de los dos, y se quedó en el vestíbulo mirándolos y se sentó en un escalón de los escalones de la entrada hasta que se lo llevaron. El posible atacante de Grant, el católico irlandés Michael O’Laughlin, no pudo cumplir su tarea porque Grant había cambiado sus planes en el último momento debido a un familiar enfermo. Más temprano en la noche del día 14, Booth había llamado a Kirkwood House, donde se detenía el vicepresidente Johnson, y había dejado una tarjeta en la que estaba escrito: » No quiero molestarlo. ¿Está en casa?» J. Wilkes Puesto.(Debido a esto, no se sabe si el intento de Johnson fue solo una artimaña para encubrir cualquier posibilidad de que estuviera implicado en la conspiración). El asesino designado por Johnson, el católico profeso George Atzerodt, dijo que se asustó y se quedó en casa en lugar de hacerlo. perpetrar el acto cobarde Más tarde, entre otros testimonios, la confesión de Atzerodt expondría aún más la conspiración.

Payne
Azerodt
Herold

   Payne Atzerodt Herold     

El 26 de abril de 1865 se encontró en el cuerpo de John Wilkes Booth un pequeño libro rojo, que en realidad era un libro de citas de 1864 que se llevaba como diario. El día antes de su muerte, John Wilkes Booth había escrito en sus memorias diarias: «I can nunca nos arrepentimos, aunque odiamos matar. Nuestro país le debía todos sus problemas a él (Lincoln) , y Dios simplemente me hizo el instrumento de su castigo». Compare esto con Juan 16:2. Os echarán de las sinagogas; sí, viene la hora en que cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios.  

«… Durante seis meses habíamos trabajado para capturar, pero estando nuestra causa casi perdida, algo decisivo y grande debe hacerse. Pero su fracaso se debió a otros, que no lucharon por su país con el corazón. Golpeé con valentía. , y no como dicen los periódicos. Caminé con paso firme entre mil de sus amigos, me detuvieron, pero empujaron. Un coronel estaba a su lado. Grité Sic semper antes de disparar. Al saltar me rompí la pierna. Pasé todos sus piquetes, cabalgué sesenta millas esa noche con el hueso de mi pierna desgarrando la carne en cada salto. Nunca podré arrepentirme, aunque odiábamos matar. Nuestro país le debía todos sus problemas a él, y Dios simplemente me hizo el instrumento de su castigo…. « ~ JW Booth, en sus memorias diarias, abril de 1865

Charles Chiniquy había gritado más tarde a un público que no escuchaba: «Y, después de veinte años de constantes y dificilísimas investigaciones, vine hoy sin miedo ante el pueblo estadounidense para decir y demostrar que el presidente Abraham Lincoln fue asesinado por los sacerdotes y los jesuitas de Roma. ” Cincuenta Años en la Iglesia de Roma – Cap. Chiniquy

los conspiradores

Todavía tenemos prueba histórica en el libro de los testimonios dados en el juicio publicado por Ben Pitman, y en los dos volúmenes del juicio de John Surratt, en 1867. Por la documentación de los juicios, tenemos la legal (e irrefutable) prueba de que el complot de los asesinos de Lincoln se fomentó en la casa de Mary Surratt, No. 561, H. Street, Washington City, DC Los testimonios jurados muestran que esta casa era el lugar común de reunión de los sacerdotes de Washington. varios sacerdotes Confesó que iban allí aunque no recordaba con qué frecuencia. Esta casa a veces albergaba a más de diez sacerdotes a la vez. Uno de ellos, menos en guardia, juró que pocas veces pasaba por delante de aquella casa sin entrar; y dijo que nunca pasaba menos de una vez por semana. El devoto católico romano (ex-protestante y profesor jesuita de Gonzaga College), Louis J. Weichman, y los sacerdotes locales Padre Wiget y Padre Lahiman admiten que vivían con la Sra. Surratt en la misma casa.

El método de operación apesta mucho a jesuitismo. – Leer la historia del asesinato del almirante Coligny, Enrique III. y Enrique IV., y Guillermo el Taciturno, por los asesinos a sueldo de los jesuitas; compáralos con el asesinato de Abraham Lincoln, y encontrarás que uno se parece exactamente a los demás. También comprenderás que todos provienen de la misma fuente, ¡Roma!  En todos esos asesinatos, encontraréis que los asesinos, seleccionados y entrenados por los jesuitas, eran de la más exaltada piedad católica romana, vivían en compañía de sacerdotes, iban a confesarse muy a menudo, comulgaban el día anterior, si no el mismo día del asesinato.Veréis en todas aquellas horribles obras del infierno, preparadas tras los oscuros muros de la santa inquisición, que los asesinos se consideraban instrumentos escogidos de Dios, para salvar a las naciones golpeando a su tirano; ¡ que creían firmemente que no había pecado en matar al enemigo del pueblo de la santa iglesia, y del Papa infalible! ~ Cincuenta años en la Iglesia de Roma – Cap. Chiniquy

Se encontró una carta en los archivos de Lincoln y se usó como prueba judicial. Demostró que este grupo de conspiradores hizo otros intentos contra la vida de Lincoln y que se emplearían los métodos jesuitas. Booth dejó caer la carta en un vagón de tren y un testigo presencial la envió al presidente, quien escribió en ella «Asesinato» y la archivó el 17 de noviembre de 1864. Decía lo siguiente:

Estimado Luis (Weichman) :Ha llegado por fin el tiempo que todos hemos deseado, y de ti todo depende. Como se decidió antes de que te fueras, íbamos a echar suertes, así lo hicimos, y tú vas a ser la Charlotte Corday del siglo XIX. Cuando recuerdes el temible voto solemne que hicimos nosotros, sentirás que no hay inconveniente. Abe debe morir, y ahora. Puedes elegir tus armas, la copa, el cuchillo, la bala. La copa nos falló una vez y podría volver a fallarnos.  Johnson , quien dará esto, ha sido como un demonio enfurecido desde la reunión, porque no le ha tocado a él librar al mundo de un monstruo… Sabes dónde encontrar a tus amigos. Tus disfraces son tan perfectos y completos. que sin que nadie conociera tu rostro ningún telegrama policial te atraparía. El caballero inglés Harcourt, no debe actuar precipitadamente. Recuerda, tiene diez días. Huelga por tu casa; huelga por su país; Espere su momento, pero golpe seguro. Preséntate, felicítalo; escucha sus historias (no muchas más contará el bruto a sus amigos terrenales); haz cualquier cosa menos fallar, y encuéntrate con nosotros en el lugar señalado dentro de quince días. Probablemente tendrá noticias mías en Washington. Sanders no nos está haciendo ningún bien en Canadá. ‘                                                                                                                                    Chas. Selby       (co-conspirador)————————————————– —–VEA COMO ESTO COINCIDE CON ESTE EXTRACTO DEL JURAMENTO JESUITICO:… Además, prometo y declaro que, cuando se presente la oportunidad, haré y libraré una guerra implacable, secreta o abiertamente, contra todos los herejes, protestantes y liberales, como se me ordena, extirparlos y exterminarlos de la faz de toda la tierra ; y que no perdonaré edad, sexo o condición; y que colgaré, desollaré, herviré, desollaré, estrangularé y sepultaré vivos a estos infames herejes, desgarraré los vientres y vientres de sus mujeres y aplastaré las cabezas de sus niños contra las paredes, para aniquilar para siempre a su execrable raza. que cuando no se pueda hacer lo mismo abiertamente, usaré en secreto la copa envenenada, el cordón estrangulador, el acero del puñal o la bala de plomo ,independientemente del honor, rango, dignidad o autoridad de la persona o personas, cualquiera que sea su condición en la vida, ya sea pública o privada, como en cualquier momento pueda ser instruido para hacerlo por cualquier agente del Papa o Superior de la Hermandad de la Santa Fe, de la Compañía de Jesús….                                                              

¡La carta no solo apesta al juramento jesuita, sino que también admite que intentaron envenenar a Abe una vez antes! Y da la casualidad de que el conspirador Davy Herold era un empleado de drogas, experto en la hechicería moderna de los venenos de farmacia. Booth también tenía la intención de usar el cuchillo (puñal) durante la segunda toma de posesión de Lincoln y estuvo presente pero no cumplió… finalmente lo logró con la bala de plomo calibre .44.

Más evidencia de matices religiosos

«Menciono, como un hecho excepcional y notable, que todo conspirador, bajo custodia, es católico por educación». General estadounidense Baker-patriota

  • Algunas pruebas circunstanciales: después de pasar muchos años en una escuela preparatoria católica y dos años en un colegio jesuita, John Surrat estudió para ser sacerdote romano durante tres años en un monasterio jesuita. Después del asesinato se confirmó que estaba en el servicio militar del Papa en Roma, que estaba dirigido por el General de los Jesuitas o el llamado Papa Negro (en ese momento el Cardenal Giacomo Antonelli). Weichmann era un profesor jesuita. Herold se graduó en el colegio jesuita de Georgetown. Samuel Mudd, el médico que entablilló la pierna rota de Booth era un católico que conoció a Booth en una misa. Los conspiradores eran todosparte de o conectado a Los Caballeros del Círculo Dorado. Cuando le dispararon, John Wilkes Booth vestía un medallón católico que decía en la lengua latina de los sacerdotes «Agnus Dei», que significa Cordero de Dios, que significaba el «sacrificio», el derramamiento de sangre, que le ofrecería al Papa. y los ciudadanos católicos en América. Es interesante notar que, tras la muerte de Lincoln, se enviaron numerosas cartas de condolencia al gobierno de los Estados Unidos desde todas las naciones civilizadas del mundo… excepto los Estados Pontificios de Roma y el Papa .
  • He aquí un extracto de una declaración jurada de un tal Henri De Sainte Marie, quien enseñó en el Jesuit Gorganza College con Weichmann: «Conocí a Louis J. Weichman y John H. Surratt… Después de una conversación hablamos de… … el asesinato del presidente Lincoln, y estas fueron sus palabras (las de Surratt) : «Malditos yanquis, han matado a mi madre; pero yo les he hecho todo el daño que he podido. Hemos matado a Lincoln, el amigo del negro. ¿No es así? Si hubiera sido por mí y por ese cobarde Weichmann, mi madre aún estaría viva. Fue el miedo lo que lo hizo hablar. Dice que puede conseguir dinero en Roma en cualquier momento. Creo que está protegido por el clero y que el asesinato es el resultado de un complot profundo, no solo contra la vida del presidente Lincoln sino contra la existencia de la república , ya que sabemos que el sacerdocio y la realeza son y siempre han sido. opuesto a la libertad.  que hombres como Surratt, Booth, Weichmann y otros por su propia voluntad planearon y ejecutaron el complot infernal que resultó en la muerte del presidente Lincoln es imposible. Hay otros detrás de la cortina que han movido los hilos para hacer actuar a estos sinvergüenzas …»

En 1897, Thomas M. Harris, miembro de la comisión militar de 1865, escribió un libro titulado La responsabilidad de Roma por el asesinato de Abraham Lincoln , que detalla el papel minimizado del Vaticano en este asesinato.  El gran y fatal error del gobierno estadounidense en el enjuiciamiento de los asesinos de Abraham Lincoln fue mantener constantemente fuera de la vista el elemento religioso de ese terrible drama . Nada hubiera sido más fácil, entonces, que averiguar la complicidad de los sacerdotes, que no sólo venían todas las semanas y todos los días, sino que incluso vivían en aquella guarida de asesinos. Pero esto se evitó cuidadosamente desde el principio hasta el final del juicio.

Dejemos que nuestro principal testigo, Charles Chiniquy, respalde esto: » Cuando, no mucho después de la ejecución de los asesinos, yo [Chiniquy] fui, de incógnito, a Washington para comenzar mi investigación sobre sus verdaderos y reales autores, no estaba un poco sorprendido de ver que ni uno solo de los hombres del Gobierno a quienes me dirigí, consentirían en hablar conmigo sobre este asunto, excepto después de haber dado mi palabra de honor de que nunca mencionaría sus nombres en relación con el resultado de mi investigación. Vi, con profunda angustia, que la influencia de Roma era casi suprema en Washington. No pude encontrar un solo estadista que se atreviera a enfrentar esa nefasta influencia y combatirla «

Varios de los hombres del gobierno en quienes yo [Chiniquy] tenía más confianza, me dijeron: «No teníamos la menor duda de que los jesuitas estaban en el fondo de esa gran iniquidad, incluso temíamos, a veces, que esto saldría tan claro». ante el tribunal militar, que no habría posibilidad de mantenerlo fuera de la vista del público. Esto no fue por cobardía, como crees, sino por una sabiduría que deberías aprobar, si no puedes admirarla. Si hubiéramos estado en días de paz, sabemos que con un poco más de presión sobre los testigos, muchos sacerdotes se habrían comprometido, porque la casa de la Sra. Surratt era su cita común; es más que probable que varios de ellos hayan sido ahorcados. Pero la guerra civil apenas había terminado. La Confederación, aunque rota, todavía vivía en millones de corazones; todavía se veían por doquier asesinos y formidables elementos de discordia, a los que la horca o el destierro de aquellos sacerdotes habrían dado nueva vida. Revueltas tras revueltas habrían acompañado y seguido su ejecución. Pensamos que ya habíamos tenido suficiente de sangre, incendios, devastaciones y malos sentimientos. Todos anhelábamos días de paz: el país los necesitaba. Llegamos a la conclusión de que el mejor interés de la humanidad era castigar sólo a quienes eran pública y visiblemente culpables; que el veredicto recibiera la aprobación de todos, sin crear nuevos malos sentimientos.Permítanos también decirle que esta política fue la de nuestro difunto Presidente. Porque bien lo sabéis, nada temía tanto aquel buen y gran hombre como armar a los protestantes contra los católicos, y a los católicos contra los protestantes.» ~ Cincuenta años en la Iglesia de Roma – Cap. Chiniquy

Conclusión

Me siento seguro al afirmar que en ningún otro lugar se puede encontrar en un libro la presentación conectada de la historia que condujo a la muerte de Abraham Lincoln, que fue instigada por el Papa «Negro», el General de la Orden de los Jesuitas, camuflado por el » Papa «blanco», Pío IX, ayudado, instigado y financiado por otros «Derechos Divinos» de Europa, y finalmente consumado por la Jerarquía Romana y sus agentes pagados en este país y el Canadá francés en la noche del «Viernes Santo», 14 de abril de 1865, en el Ford’s Theatre, Washington DC… Estoy convencido de que si este conocimiento se puede distribuir adecuadamente y poner en posesión de los niños y niñas de las escuelas primarias públicas, a quienes está especialmente diseñado para llegar,que la malvada jactancia de los jesuitas y sus agentes laicos, los Caballeros de Colón, de HACER CATÓLICA A AMÉRICA» nunca se puede lograr. ~Burke McCarty – en su introducción a La verdad suprimida sobre el asesinato de Abraham Lincoln .

        Esa es nuestra historia, nuestro restablecimiento de la historia… antes de que fuera disfrazada por poderes jesuíticos solapados. La razón de esto va más allá de dejar las cosas claras. Esto debería servir para advertir a la gente que las fuerzas y motivos papales no terminaron con la última Inquisición. Aunque la iglesia católica ha adoptado una postura aparentemente recatada y una apariencia tranquila y pacífica (al menos públicamente), no significa que sus objetivos hayan cambiado.  

       Recientemente (31 de octubre de 1999) firmaron un acuerdo con la Iglesia Luterana, unificando su doctrina sobre la justificación salvadora por la fe (que es una verdad real). En el aniversario de Martín Lutero comenzando la Reforma protestante como un león – la Iglesia Luterana moderna rescinde la reforma, ya no protesta… caminando dócilmente hacia los brazos de la Iglesia Católica… como un cordero… ¡antes de la matanza! Han olvidado todo lo que su fundador les había enseñado. Incluso olvidaron que advirtió: “Sé que el Papa es el Anticristo, y su asiento es el del mismo Satanás”. ~ Martín Lutero

Lector, por favor considere las siguientes citas con respecto a la actitud pacifista actual de la Iglesia de Roma-

Una cita sobre el equívoco jesuita: [ Sanchez Op. Mor., párrafo 2, lib. iii., cap 6] «Un hombre puede jurar que no ha hecho una cosa aunque realmente la haya hecho, entendiendo dentro de sí mismo que no la hizo en tal o tal día, o antes de nacer; o reflexionando sobre alguna otra circunstancia de la misma naturaleza; y sin embargo, las palabras de que hará uso no tendrán un sentido de implicar tal cosa; y esto es una cosa de gran conveniencia en muchas ocasiones, y siempre es justificable cuando es necesario o ventajoso en todo lo que concierne a la salud, el honor o el patrimonio de un hombre».

«El Estado no tiene el derecho de dejar a cada hombre libre para abrazar cualquier religión que considere verdadera». «La Iglesia tiene derecho a exigir que la Religión Católica sea la religión del Estado, con exclusión de TODAS LAS DEMÁS». «Malditos sean los que afirman la libertad de conciencia y de culto y los que sostienen que la iglesia no puede emplear la FUERZA». (El programa del Papa Pío IX, diciembre de 1864)

«Se propuso que todas las creencias religiosas fueran libres y su culto ejercido públicamente. Pero hemos rechazado este artículo por ser contrario a los cánones y concilios de la Iglesia Católica». *Papa Pío VII, Encíclica, 1808

¡¡Además, declaramos, afirmamos, definimos y pronunciamos que es necesario para la salvación de toda criatura humana, estar sujeta al Romano Pontífice!! ** Visitador católico de Pittsburgh, julio de 1848, diario oficial del obispo.

«La iglesia es necesariamente intolerante. Herejía, soporta cuando y donde debe, pero la odia y dirige todas sus energías para destruirla». * The Shepherd of the Valley, diario oficial del obispo de St. Louis, 23 de noviembre de 1851.

«Ningún hombre tiene derecho a elegir su religión. El catolicismo es el más intolerante de los credos. Es la intolerancia misma. Podríamos sostener racionalmente que dos y dos no son cuatro como la teoría de la libertad religiosa. Su impiedad solo es igualada por su absurdo». ** New York Freeman, diario oficial del obispo Hughes, 26 de enero de 1852.

«El protestantismo no tiene, y nunca podrá tener, ningún derecho donde el catolicismo ha triunfado. Por lo tanto, perdemos el aliento que gastamos en declamar contra el fanatismo y la intolerancia y en favor de la libertad religiosa, o el derecho de cualquier hombre a ser de cualquier religión como mejor». le agrada». *****Mundo Católico, julio de 1870.

«La libertad religiosa simplemente se soporta hasta que lo contrario pueda llevarse a cabo sin peligro para la Iglesia Católica». – Ruta Rev. O’Connor, obispo de Pittsburgh.

“La iglesia católica ha perseguido… cuando cree que es bueno usar la fuerza física la usará… ¿La iglesia católica dará fianza de que no perseguirá?… La iglesia católica no da fianza por su bien comportamiento» – Western Watchman, 24 de diciembre de 1908

La historia se repite

Personas en una historia no muy lejana sabían del terror jesuita : en 1757, los confesores jesuitas fueron expulsados ​​​​de la familia real portuguesa y se prohibió a los miembros de la Sociedad predicar en el Portugal católico. El Primer Ministro prohibió la Sociedad en todos sus territorios. El marqués de Pombal en 1757 expulsó a los confesores jesuitas de la familia real y prohibió la orden de predicar. Finalmente, desterró a la sociedad de todos sus territorios. Parecía que todos los liberales expulsaron a los jesuitas y que los jesuitas solo florecieron donde el protestantismo tolerante era mayoritario (como Inglaterra, Suecia, Dinamarca y los Estados Unidos).

      En abril de 1762, la sociedad fue acusada de utilizar medios encubiertos en Francia para usurpar toda autoridad. El 6 de abril del mismo año, el parlamento francés acusó a los jesuitas de ser «un cuerpo político que trabaja incansablemente para usurpar toda autoridad, por todo tipo de medios indirectos, secretos y tortuosos». El comunicado de detenciones también calificó a la Orden de «perversa, destructora de todos los principios religiosos y honestos, ultrajante a la moral cristiana, perniciosa para la sociedad civil, hostil a los derechos de la nación, al poder real e incluso a la seguridad de los soberanos». y la obediencia de sus súbditos; aptos para suscitar los mayores disturbios en los Estados, concebir y mantener la peor especie de corrupción en el corazón de los hombres». Clemente XIII intentaba desde 1758 suprimir a la Compañía de Jesús y el 2 de febrero de 1769 murió la noche antes de comunicar al Colegio Cardenalicio su decisión de cumplir con los deseos de las Cortes de suprimir a los jesuitas. En 1773 Clemente XIV ordenó su supresión. Dijo «esta supresión me matará» y «me he cortado la mano derecha»El 22 de septiembre de 1774 el Papa fue envenenado hasta la muerte. 1774, la emperatriz de Austria también había prohibido la orden que fue bienvenida educativamente solo en Prusia (hasta 1786) y Rusia.

            Los jesuitas fueron expulsados ​​de Rusia en 1786. (¡En los EE. UU., el dinero para el First Bank of North America y el First Bank of the United States provino del cofre de guerra de los jesuitas!). Los jesuitas fueron desterrados de España en 1820; de Portugal en 1834; de España en 1835; de Suiza en 1848. En Italia sus colegios y establecimientos fueron tomados gradualmente de los jesuitas a partir de 1859. Los jesuitas fueron desterrados de España en 1868 y de Alemania en 1872. En América Latina los jesuitas fueron suprimidos en Guatemala en 1872; en México en 1873.; en Brasil en 1874; en Ecuador y Colombia en 1875; y en Costa Rica en 1884. Los jesuitas fueron (dos veces) desterrados de Francia en 1880 y nuevamente en 1901. Desde entonces, la Sociedad se ha integrado con antiguos enemigos (al menos en niveles más bajos de discipulado) como grupos masónicos. Han seguido reescribiendo la historia. Han tomado el control del sistema educativo de los EE. UU. para finalmente controlar a sus hijos.

El (No)sacro Imperio Romano no ha cambiado sus planes. ¡Ella dominará! Cuando sea el momento adecuado… cuando tenga suficiente poder… a través de los países «anfitriones» a los que se une parasitariamente… entonces se quitará el disfraz y se revelará a sí misma y a su ejército de soldados jesuitas. No la temáis… sino conoced sus peligros… y buscad protección en el Señor. ¡Lea la palabra y ore!

        Fue Horace Greeley (Sí, el tipo que dijo «Ve al oeste, joven») quien dijo: «Es imposible esclavizar mental o socialmente a un pueblo que lee la Biblia. Los principios de la Biblia son la base de la libertad humana».  Estados Unidos y otras naciones que se fundaron sobre los principios divinos de la libertad y la libertad están bajo un ataque especial, y a través de los sutiles (y no tan sutiles) cambios mentirosos en los libros de historia, los planes de estudios escolares y los informes de los medios, hemos perdido nuestra identidad y la verdad. El propio US Grant había dicho: «La Biblia es el ancla de nuestras libertades». Esta es la respuesta… necesitamos acercarnos a Dios, nuestro Padre. Necesitamos conocerlo leyendo Su palabra… para anclarnos en ella. Tenemos que seguir leyendo la Biblia, amigos, tiene que ser nuestro PAN DE CADA DÍA. Sólo entonces podremos ser verdaderamente libres.

«La verdad os hará libres»

«Creo que la Biblia es el mejor regalo que Dios le ha dado al hombre. Todo lo bueno del Salvador del mundo se comunica a través de este libro». ~Abraham Lincoln

Otras fuentes de información sobre Lincoln y la Guerra Civil de EE. UU., además de las citadas en este artículo:

  • Una historia de la Gran Conspiración- General TM Harris, Patriot Pub. Co., Boston, 1890. (Miembro del tribunal militar que juzgó a los asesinos).
  • Una investigación sobre el asesinato de Lincoln – (ex-sacerdote) Emmett McLoughlin, Citadel Press, Secaucus, NJ, 1977.

————————————————– ——————————

Fuente en ingles: http://www.truthontheweb.org/abe.htm

Deja un comentario