Estos eran los objetivos de la COP 21

Publicados por la Orden de Malta – Orden religiosa católica.

La Cumbre sobre el Cambio Climático de la ONU (COP 21) que se lleva a cabo en París esta semana reunió a casi 200 países para decidir si llegar o no a un acuerdo sobre un documento legalmente vinculante para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta.
La COP 15 realizada en Copenhague en diciembre de 2009 estuvo asociada a la expectativa de un acuerdo vinculante que pudiera reemplazar al Protocolo de Kioto. Esa expectativa terminó en decepción, ya que el acuerdo no se materializó.
Ahora se espera que la conferencia sobre el clima COP 21 pueda tener éxito esta vez, es decir, a través de un acuerdo vinculante para garantizar que el aumento de la temperatura media mundial en 2100 se mantenga en 2 °C o menos en comparación con la temperatura media del año anterior. -período industrial.
El cambio climático fue el tema principal de la agenda de la asamblea plenaria de la Comisión de Conferencias Episcopales de la UE (COMECE) celebrada el pasado mes de octubre en París. Tuve la oportunidad de participar en esta reunión en representación del Arzobispo Charles Scicluna y de contribuir en la discusión de un informe de fuerte redacción sobre el cambio climático preparado por un grupo de trabajo ad hoc de expertos en diferentes disciplinas científicas designado por los
obispos de COMECE.
Conscientes de que la UE es un actor importante para cualquier acuerdo internacional sobre el clima exitoso, justo, legalmente vinculante y sostenible, los obispos de la UE presentaron este informe completo sobre cuestiones climáticas, basado en el pensamiento social cristiano, a los negociadores, a los ciudadanos de la UE preocupados y a todos los que se preocupan por el futuro de nuestro único planeta Tierra.

El informe refleja principalmente la carta encíclica del Papa Francisco Laudato si’ (LS) que establece el marco moral para la COP 21. Mientras que Malta propuso hace años en foros internacionales que el clima debería ser considerado como una “preocupación común de la humanidad”, el Papa Francisco describe “ el clima como bien común”.
Inspirados por la amplia visión ecológica de Laudato si’, los obispos europeos proponen dos cambios políticos para la consideración de los líderes mundiales reunidos actualmente en París.
La primera propuesta se refiere al plan de acción concreto que las naciones industrializadas deben implementar para contrarrestar las consecuencias del cambio climático. La explotación prolongada de combustibles fósiles, el aumento asociado de las emisiones de gases de efecto invernadero y la
reducción o el daño de los sumideros de gases de efecto invernadero (bosques tropicales/océanos) por parte de las naciones industrializadas han contribuido sustancialmente al cambio climático. Es por tanto una cuestión de justicia que “los países que se han beneficiado de un alto grado de industrialización, a costa de enormes emisiones de gases de efecto invernadero, tengan una mayor responsabilidad para dar solución a los problemas que han provocado”. (LS 170) La conversión ecológica significa alejarse de una actitud de dominio sobre la naturaleza hacia la conciencia de que existe una estrecha relación entre los humanos y todas las demás criaturas.

El Papa Francisco sostiene que es responsabilidad de los países industrializados pagar su “deuda ecológica” (LS 51) acumulada durante un largo período de tiempo. Tienen la responsabilidad de contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en mayor medida y pagar una parte adecuada de los costos para remediar las consecuencias causadas por el cambio climático. Esto también incluye apoyo financiero y tecnológico para los países en desarrollo para permitirles cambiar a fuentes de energía de bajas emisiones.


La segunda propuesta apoya la interacción que se necesita con urgencia a nivel local, nacional y mundial para encontrar una solución sostenible y eficaz al cambio climático. El impacto del cambio climático es “sin fronteras” y al mismo tiempo tiene un impacto local. Para encontrar soluciones a esta compleja crisis, tomar las decisiones adecuadas y controlar su implementación, se necesita un “marco regulatorio global” o “gobernanza global” (LS 175) que debe, sin embargo, esforzarse por
equilibrar lo local, lo nacional y lo niveles globales y tener en cuenta las diferentes culturas.


El Papa Francisco llama a estas propuestas radicales pasos concretos de “conversión ecológica” que exige un estilo de vida diferente. En su informe, los obispos europeos dicen que el cambio climático es solo un síntoma de la forma de vida, los modos de producción y los patrones de consumo insostenibles que han evolucionado en el mundo industrializado. Está claro entonces que las soluciones exclusivamente técnicas o la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por sí solas no pueden resolver el problema de la sostenibilidad.


Se necesita un cambio real a un nivel cultural más profundo de nuestro comportamiento. La conversión ecológica significa pasar de una actitud de dominio sobre la naturaleza a la conciencia de que existe una estrecha relación entre el ser humano y todas las demás criaturas, la creciente intuición de preservar el valor intrínseco de la naturaleza y no entenderla de forma exclusivamente instrumental.


A nivel individual, esta conversión significa, al menos en las naciones industrializadas más ricas del mundo, liberarse de la obsesión por los bienes de consumo. A nivel estructural, la conversión ecológica significa pasar de una economía exclusivamente lucrativa a una economía social, ecológica, orientada en particular al bien común y al florecimiento humano.


La conversión ecológica también significa lidiar con el tiempo de manera diferente, tanto como individuo como como sociedad. Necesitamos redescubrir el “ritmo del tiempo, la alternancia entre el trabajo y el descanso con el domingo como el día de descanso semanal comúnmente compartido.
Los obispos de la UE insisten con razón en que la educación es la clave para la conversión. La conversión a una ecología integral, a un estilo de vida diferente ya un modo de vida sostenible no puede simplemente imponerse o decretarse.


Requiere reflexión, intercambio de experiencias y práctica de patrones de conducta. Sus elementos clave son el diálogo y la participación. Durante su reciente visita a la Oficina de las Naciones Unidas en Nairobi el 5 de noviembre de 2015, el Papa Francisco expresó su sincera esperanza de que la conferencia sobre el cambio climático en París “logre un acuerdo global y ‘transformador’” basado en los principios de solidaridad, justicia, igualdad y participación para “disminuir el impacto del cambio climático,
luchar contra la pobreza y garantizar el respeto a la dignidad humana”.


Pero las palabras y los principios declarados no son suficientes.
Instó a que no prevalezcan los “intereses particulares” sobre el bien común. Además, insistió en que “es necesario poner la economía y la política al servicio de los pueblos, de manera que el ser humano, en armonía con la naturaleza, estructure todo el sistema de producción y distribución”.
Esperemos que la cumbre climática de París logre en beneficio de las generaciones presentes y futuras lo que la cumbre de Copenhague celebrada en 2009 no logró.
Emmanuel Agius es el Decano de la Facultad de Teología de la Universidad de Malta y miembro del Grupo Europeo de Ética en Ciencias y Nuevas Tecnologías (EGE) de la Comisión Europea.

Fuente: Time of Malta

Deja un comentario