Archivo de la etiqueta: cambio climatico

El creador de los nuevos 10 mandamientos

YOSEF ISRAEL ABRAMOWITZ es co organizador de un movimiento interreligioso por el clima y propuso 10 mandamientos para afrontar la crisis climática.

¿Quién es Yosef Abramowitz?

Activista climático Yosef Abramowitz – co-iniciadora del evento en Sinaí (Foto: Yonatan stein)

Abramowitz nació en 1964 en los Estados Unidos, en el seno de una familia judía . Vivió en Israel cuando era niño desde 1969 hasta 1972, antes de regresar a Boston . Recibió una Licenciatura en Política Pública Judía de la Universidad de Boston en 1986, obtuvo una una Maestría en Periodismo de Revistas en la Universidad de Columbia en 1991 . Está casado con la rabina Susan Silverman .Yosef Abramowitz fue presidente de Arava Power Company (2006-2013) y luego director ejecutivo y presidente de Energiya Global (2011-), en 2021 fue candidato para la presidencia de Israel pero se retiró.

Abramowitz vive actualmente en Israel, y tiene la oportunidad de participar de los estudios de la Torá que suelen presentarse de forma gratuita antes de la festividad de Shavuot (Pentecostés). Vive actualmente en Israel, y tiene la oportunidad de participar de los estudios de la Torá que suelen presentarse de forma gratuita antes de la festividad de Shavuot (Pentecostés), que celebra la recepción de la Torá en el Monte Sinaí hace aproximadamente 3700 años.

En uno de esos estudios comenzó a meditar en las consecuencias del cambio climático, y cuando se dio cuenta que las reuniones de la COP27 serían próximas al Monte Sinaí, vio una oportunidad para que la religión diera un grito espiritual y convincente a la humanidad para cambiar nuestras formas destructivas.

Abramowitz considera poco probable que las reuniones de la COP27 tenga una influencia oportuna para combatir a tiempo las consecuencias del cambio climático, su negatividad es al ver como han actuado los líderes mundiales sobre este tema hasta este momento, por eso propuso la idea de que los lídere religiosos bajaran del Sinaí con los nuevos mandamientos climáticos para la humanidad.

Los líderes egipcios prohíben la reunión 

Entonces irás con los ancianos de Israel al rey de Egipto y le dirás: El Dios de los hebreos se nos manifestó. Ahora pues, vayamos tres días al desierto para ofrecer sacrificios a nuestro Dios (Éxodo 3:18).

«Faraón rechazó la solicitud de los israelitas de un servicio de oración en el desierto, por lo que no tenemos un buen historial con los líderes egipcios de hoy para la solicitud del plan de oración climática del Sinaí. «, escribe Abramowitz. Así que, cuando fueron a solicitar el permiso de una reunion interreligiosa en la cima del Sinaí, las autoridades egipcias se lo negaron.

Sabía que sería difícil avanzar, así que Abramowitz se volvió hacia el cielo para obtener orientación. Al pie de la montaña en ese día de verano sin nubes y templado, miró hacia el cielo para hacerle la pregunta al Creador, sabiendo que la precipitación promedio de agosto allí durante los últimos 50 años fue cero. 

La oración

“Creador del Universo, envíanos una señal de que debemos proceder con el pacto climático, los 10 mandamientos climáticos, aquí en el Monte Sinaí durante la COP27”, oró, con los ojos y las manos apuntando hacia arriba con esperanza y miedo. Esperó cuatro segundos. 

Y, en ese mismo momento, – los cielos se abrieron, una fuerte lluvia nos azotó y un trueno lanzó una respuesta inequívoca desde Arriba, todo capturado en 49 segundos de video. Gracias a Dios por el Plan B.

Al final lograron subir al «Sinaí»

Aunque nos pudieron realizar la reunion interreligiosa en supuesto «Monte Sinaí», Abramowitz subió el 13 de noviembre con un grupo de su equipo de trabajo. Después de que el grupo leyera una nueva lista preliminar de “ Diez principios para el arrepentimiento climático ”, formulada por docenas de líderes multirreligiosos que se reunieron en Londres en los últimos días, Abramowitz rompió dos tabletas en el suelo., para simbolizar el fracaso del mundo para proteger el planeta.

El acto fue un eco simbólico del Moisés de la Biblia rompiendo los 10 Mandamientos en protesta contra los israelitas, luego de descender del Monte Sinaí.

“Miramos hacia Sharm el-Sheikh y no estamos satisfechos”, dijo Abramowitz mientras rompía una tableta.

Una de las tabletas fue hecha por jóvenes de la rama israelí de Strike 4 Future, pintada con las palabras “Promesas rotas” en hebreo. La otra tablilla estaba pintada de verde, para simbolizar los «mandamientos verdes», dijo Abramowitz.



Para encontrar y comentar sobre los 10 mandamientos climáticos finales y seguir el desarrollo del Plan B, inicie sesión en www.thepeacedepartment.org, www.Elijah-Interfaith.orgwww.InterfaithSustain.com. 

Fuentes:
www.jpost.com
www.timesofisrael.com

Síguenos en Telegram, compartimos contenido que no podemos hacerlo por las otras redes sociales. Conoce más del Ministerio LD.

Tambien puede apoyarnos con «Estrellas» desde nuestra pagina en Facebook, eso me ayuda a pagar los servicios que compartimos en la red para que la obra continue. Ver estos recursos en LeyDominical.info

Cuarentenas Climáticas

Las cuarentenas durante la pandemia fueron muy efectivas, ¿por qué no copiar y pegar esa idea, pero esta vez para el cambio climático? ¿Si eso es correcto? Predigo encierros climáticos en los próximos años. Tampoco soy el primero en predecir esto.

En un informe eliminado por el gobierno británico, los investigadores exploraron cómo hacer que el público cambie su comportamiento para aceptar la nueva economía ecológica. Y este informe eliminado reveló cómo las restricciones de COVID han creado una población con una profunda reverencia por la autoridad y una fuerte tendencia a conformarse.

Sí, aparentemente esto fue publicado brevemente en el sitio web del gobierno británico antes de ser apresuradamente eliminado y luego minimizado. De todos modos, la investigación encontró lo siguiente: «Incluso cuando el público no desea cambios forzosos en su estilo de vida, la mayoría tiende a alinearse con el nuevo status quo con bastante rapidez de todos modos. En resumen, el público es en gran parte irreflexivo, obediente y dócil, y puede moldearse para ir junto con casi cualquier cosa. Mientras estén siendo bombardeados con la propaganda adecuada”.

Solo un recordatorio de que Gran Bretaña alguna vez tuvo la Marina más poderosa, la flota más poderosa en el mundo, y viéndolo históricamente, realmente no fue hace tanto tiempo. Y no lo menciono para hablar mal de los británicos. Esa es una llamada de atención para los estadounidenses. Véanse en el espejo. Así que la máquina de propaganda tiene que seguir, a pesar de que el gobierno británico publica todo en papel e intentan pasar desapercibida esta información.

No se suponía que vieras eso. Un artículo de Sky News que se publicó el 12 de noviembre de 2021, afirmó que grupos conspiranoicos de COVID-19, que han intentado sabotear los esfuerzos por controlar la pandemia, están compartiendo cada vez más información falsa sobre el cambio climático.

La conspiración ecológica más común es la afirmación de un próximo bloqueo climático, donde los países estarán en cuarentena por ciertos períodos para cumplir con los objetivos del cambio climático.

Ya sabes lo que dicen estos días, la diferencia entre la realidad y una teoría de la conspiración es como un mes más o menos.

Pero para este en particular, fueron solo cinco días. Vamos a ver. El 17 de noviembre de 2021, cinco días después, la Corte Suprema de la India pidió un encierro en la capital de Nueva Delhi. Dijeron que era por una emergencia sanitaria. Sin embargo, no se trataba del COVID-19. Se trataba de la contaminación del aire. Así que cerraron las escuelas, hicieron que la gente se quedara en sus casas, no fueron a sus trabajos debido a la contaminación del aire.

Los medios de comunicación llamaron a todos conspiranoicos por sugerir que los encierros por cambio climático era el siguiente plan. Y luego, cinco días después, ellos implementaron encierros por el cambio climático en la India.

Un estudio publicado en enero de 2022, ha demostrado que más de 800 muertes pudieron ser evitadas gracias a una mejor calidad del aire en el primer confinamiento por coronavirus en Europa.

Entonces, a lo que quiero llegar aquí es que todavía están impulsando la narrativa de: “quedarse en casa”, “salvar vidas”, solo que en lugar de coronavirus, ahora es el cambio climático. Y creo que verás esta presión en los Estados Unidos más con los apagones continuos que hemos visto en California, Texas e incluso Ohio.

Y acaban de anunciar que el distrito más grande del estado de California, el Distrito Metropolitano de Agua, que atiende a 19 millones de personas en el sur de California, ahora está pagando $ 2 por pie cuadrado de hierba que los residentes eliminen de sus patios porque la hierba necesita agua para crecer.

Los bloqueos climáticos son una parte importante para los planes de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible. Como dije al principio de este video, no tengo que predecir nada.

Te dicen lo que van hacer antes de que lo hagan. Pueden pasar años y años antes de que lo hagan, pero en el caso de la Agenda 2030, lo tenían todo programado. Nos han dicho exactamente qué es lo que se viene.

Vídeo de cámara oculta a un ejecutivo de la CNN avisando hace cuatro meses que la paranoia del cambio climático sustituiría a la del COVID
El diputado holandés Thierry Baudet desmonta los planes globalistas leyendo unos documentos de la Fundación Rockefeller de 2010.

Estos eran los objetivos de la COP 21

Publicados por la Orden de Malta – Orden religiosa católica.

La Cumbre sobre el Cambio Climático de la ONU (COP 21) que se lleva a cabo en París esta semana reunió a casi 200 países para decidir si llegar o no a un acuerdo sobre un documento legalmente vinculante para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta.
La COP 15 realizada en Copenhague en diciembre de 2009 estuvo asociada a la expectativa de un acuerdo vinculante que pudiera reemplazar al Protocolo de Kioto. Esa expectativa terminó en decepción, ya que el acuerdo no se materializó.
Ahora se espera que la conferencia sobre el clima COP 21 pueda tener éxito esta vez, es decir, a través de un acuerdo vinculante para garantizar que el aumento de la temperatura media mundial en 2100 se mantenga en 2 °C o menos en comparación con la temperatura media del año anterior. -período industrial.
El cambio climático fue el tema principal de la agenda de la asamblea plenaria de la Comisión de Conferencias Episcopales de la UE (COMECE) celebrada el pasado mes de octubre en París. Tuve la oportunidad de participar en esta reunión en representación del Arzobispo Charles Scicluna y de contribuir en la discusión de un informe de fuerte redacción sobre el cambio climático preparado por un grupo de trabajo ad hoc de expertos en diferentes disciplinas científicas designado por los
obispos de COMECE.
Conscientes de que la UE es un actor importante para cualquier acuerdo internacional sobre el clima exitoso, justo, legalmente vinculante y sostenible, los obispos de la UE presentaron este informe completo sobre cuestiones climáticas, basado en el pensamiento social cristiano, a los negociadores, a los ciudadanos de la UE preocupados y a todos los que se preocupan por el futuro de nuestro único planeta Tierra.

El informe refleja principalmente la carta encíclica del Papa Francisco Laudato si’ (LS) que establece el marco moral para la COP 21. Mientras que Malta propuso hace años en foros internacionales que el clima debería ser considerado como una “preocupación común de la humanidad”, el Papa Francisco describe “ el clima como bien común”.
Inspirados por la amplia visión ecológica de Laudato si’, los obispos europeos proponen dos cambios políticos para la consideración de los líderes mundiales reunidos actualmente en París.
La primera propuesta se refiere al plan de acción concreto que las naciones industrializadas deben implementar para contrarrestar las consecuencias del cambio climático. La explotación prolongada de combustibles fósiles, el aumento asociado de las emisiones de gases de efecto invernadero y la
reducción o el daño de los sumideros de gases de efecto invernadero (bosques tropicales/océanos) por parte de las naciones industrializadas han contribuido sustancialmente al cambio climático. Es por tanto una cuestión de justicia que “los países que se han beneficiado de un alto grado de industrialización, a costa de enormes emisiones de gases de efecto invernadero, tengan una mayor responsabilidad para dar solución a los problemas que han provocado”. (LS 170) La conversión ecológica significa alejarse de una actitud de dominio sobre la naturaleza hacia la conciencia de que existe una estrecha relación entre los humanos y todas las demás criaturas.

El Papa Francisco sostiene que es responsabilidad de los países industrializados pagar su “deuda ecológica” (LS 51) acumulada durante un largo período de tiempo. Tienen la responsabilidad de contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en mayor medida y pagar una parte adecuada de los costos para remediar las consecuencias causadas por el cambio climático. Esto también incluye apoyo financiero y tecnológico para los países en desarrollo para permitirles cambiar a fuentes de energía de bajas emisiones.


La segunda propuesta apoya la interacción que se necesita con urgencia a nivel local, nacional y mundial para encontrar una solución sostenible y eficaz al cambio climático. El impacto del cambio climático es “sin fronteras” y al mismo tiempo tiene un impacto local. Para encontrar soluciones a esta compleja crisis, tomar las decisiones adecuadas y controlar su implementación, se necesita un “marco regulatorio global” o “gobernanza global” (LS 175) que debe, sin embargo, esforzarse por
equilibrar lo local, lo nacional y lo niveles globales y tener en cuenta las diferentes culturas.


El Papa Francisco llama a estas propuestas radicales pasos concretos de “conversión ecológica” que exige un estilo de vida diferente. En su informe, los obispos europeos dicen que el cambio climático es solo un síntoma de la forma de vida, los modos de producción y los patrones de consumo insostenibles que han evolucionado en el mundo industrializado. Está claro entonces que las soluciones exclusivamente técnicas o la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por sí solas no pueden resolver el problema de la sostenibilidad.


Se necesita un cambio real a un nivel cultural más profundo de nuestro comportamiento. La conversión ecológica significa pasar de una actitud de dominio sobre la naturaleza a la conciencia de que existe una estrecha relación entre el ser humano y todas las demás criaturas, la creciente intuición de preservar el valor intrínseco de la naturaleza y no entenderla de forma exclusivamente instrumental.


A nivel individual, esta conversión significa, al menos en las naciones industrializadas más ricas del mundo, liberarse de la obsesión por los bienes de consumo. A nivel estructural, la conversión ecológica significa pasar de una economía exclusivamente lucrativa a una economía social, ecológica, orientada en particular al bien común y al florecimiento humano.


La conversión ecológica también significa lidiar con el tiempo de manera diferente, tanto como individuo como como sociedad. Necesitamos redescubrir el “ritmo del tiempo, la alternancia entre el trabajo y el descanso con el domingo como el día de descanso semanal comúnmente compartido.
Los obispos de la UE insisten con razón en que la educación es la clave para la conversión. La conversión a una ecología integral, a un estilo de vida diferente ya un modo de vida sostenible no puede simplemente imponerse o decretarse.


Requiere reflexión, intercambio de experiencias y práctica de patrones de conducta. Sus elementos clave son el diálogo y la participación. Durante su reciente visita a la Oficina de las Naciones Unidas en Nairobi el 5 de noviembre de 2015, el Papa Francisco expresó su sincera esperanza de que la conferencia sobre el cambio climático en París “logre un acuerdo global y ‘transformador’” basado en los principios de solidaridad, justicia, igualdad y participación para “disminuir el impacto del cambio climático,
luchar contra la pobreza y garantizar el respeto a la dignidad humana”.


Pero las palabras y los principios declarados no son suficientes.
Instó a que no prevalezcan los “intereses particulares” sobre el bien común. Además, insistió en que “es necesario poner la economía y la política al servicio de los pueblos, de manera que el ser humano, en armonía con la naturaleza, estructure todo el sistema de producción y distribución”.
Esperemos que la cumbre climática de París logre en beneficio de las generaciones presentes y futuras lo que la cumbre de Copenhague celebrada en 2009 no logró.
Emmanuel Agius es el Decano de la Facultad de Teología de la Universidad de Malta y miembro del Grupo Europeo de Ética en Ciencias y Nuevas Tecnologías (EGE) de la Comisión Europea.

Fuente: Time of Malta

Informe sobre el cambio climático de la ONU está dedicado a un cristiano evangélico

Puntos claves de este post:

►El galés ganador del Premio Nobel, John Houghton, vio el pecado en el corazón de esta crisis ecológica; la raíz del problema del cambio climático es el pecado.

►El Nuevo informe sobre el cambio climático de la ONU dice que tendrá un impacto en la sociedad actual.

►El sexto informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas es alarmante, pero no sorprendente.

La primera evaluación del panel de la investigación científica sobre el cambio climático en 1990 encontró que la quema de combustibles fósiles aumenta sustancialmente las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero, incluidos el dióxido de carbono, el metano, los clorofluorocarbonos y el óxido nitroso, lo que provoca un aumento en la temperatura media global y calienta el océanos del mundo.

“Los cambios consiguientes”, decía el primer informe, “pueden tener un impacto significativo en la sociedad”.

Las evaluaciones segunda , tercera , cuarta y quinta del IPCC encontraron más evidencia y un consenso creciente de que la actividad humana está causando el cambio climático y que su impacto dañará a muchas personas.

La sexta evaluación, publicada en agosto 2022, es más urgente y enfática, pero llega a la misma conclusión. El IPCC ahora dice que el cambio climático no solo puede tener un impacto significativo en la sociedad, sino que lo tendrá .

Sin embargo, los formuladores de políticas, los científicos y los ciudadanos preocupados que toman la versión final del informe pueden sorprenderse por una cosa: está dedicado a un cristiano evangélico que dijo que la raíz del problema del cambio climático es el pecado.

“Cuidar la Tierra es una responsabilidad dada por Dios”, escribió una vez John Houghton . “No cuidar la Tierra es un pecado”.

Houghton, quien murió por complicaciones relacionadas con el COVID-19 en 2020 a la edad de 88 años, fue el editor en jefe de los primeros tres informes del IPCC y uno de los primeros líderes influyentes que llamó a la acción sobre el cambio climático.

Sus preocupaciones sobre los gases de efecto invernadero, el aumento de la temperatura promedio, la muerte de los arrecifes de coral, las abrasadoras olas de calor y el clima cada vez más extremo fueron informados por su formación como físico atmosférico y su compromiso con la ciencia. También surgen de su comprensión evangélica de Dios, los relatos bíblicos de la relación de la humanidad con la creación y lo que significa amar a Jesús.

“No hemos estado a la altura del llamado a la santidad”, explicó a CT la nieta de Houghton, Hannah Malcolm. “Hemos sido conformados a los patrones de este mundo, con el deseo de acumular riquezas y el deseo de aumentar nuestras comodidades, y esa no es la demanda que se nos impone como seguidores de Cristo”.

Houghton nació en una familia bautista en Gales en 1931. Cuando era joven, se dio cuenta de que necesitaba tomar una decisión personal por Cristo, y lo hizo. Hasta el final de su vida, Houghton lo describió como la elección más importante que jamás había hecho.

Su amor por Dios alimentó su amor por la ciencia. Él lo vio como una manera de adorar.

“Lo más grande que le puede pasar a alguien es entablar una relación con el que ha creado el universo”, dijo Houghton a un periódico galés en 2007. “Descubrimos las leyes de la naturaleza cuando hacemos nuestra ciencia. Así descubrimos qué hay detrás del universo y si hay una inteligencia y un creador detrás. Lo que estamos haciendo como cristianos es explorar nuestra relación con la persona que es el creador del universo. Ahora eso es algo que es absolutamente maravilloso”.

Houghton comenzó a asistir a la Universidad de Oxford a los 16 años, obtuvo una licenciatura en 1951 y un doctorado en 1955. Al año siguiente, la Unión Soviética lanzó el primer satélite artificial al espacio, y mientras el mundo consideraba lo que sucedería si se detonara una bomba nuclear en el atmósfera, el científico de 25 años centró su atención en la circulación atmosférica.

“Teníamos medidas de aviones y globos, pero solo estaban en un lugar”, dijo. “Si tan solo pudiéramos colocar un instrumento en un satélite que dé vueltas alrededor de la Tierra unas 14 veces al día y medir la temperatura atmosférica en diferentes niveles midiendo la radiación emitida por la Tierra, sería un tremendo paso adelante”.

Eso lo llevó a convertirse en uno de los primeros científicos que trabajaron en el problema del cambio climático, y una elección natural para presidir el grupo de trabajo del IPCC cuando fue creado por la Organización Meteorológica Mundial y la ONU en 1988.

Después de que salió el primer informe, quedó claro para Houghton que la ciencia cuidadosa, llevada a cabo con la máxima transparencia sobre los niveles de certeza, no sería suficiente para impulsar a los gobiernos del mundo a tomar medidas sobre el cambio climático. Había demasiados incentivos a corto plazo para dudar de las advertencias sobre consecuencias devastadoras que estaban en un futuro lejano.

“Tenía una creencia muy profunda en la bondad de la investigación científica por sí misma, pero también se encontró con alguien a quien los políticos y líderes le estaban dando audiencia”, dijo Malcolm. “Nunca fue solo un problema intelectual que quería resolver. Siempre que hablaba de ello comenzaba con la devastación ecológica y la cuestión de la justicia era un referente constante. Escuché a personas decir que tenía la urgencia de un profeta”.

En 1995, cuando se publicó la segunda evaluación del IPCC sobre la ciencia del cambio climático, Houghton comenzó a hablar sobre el cambio climático explícitamente en términos de pecado. Fue influenciado por John Zizioulas, el obispo metropolitano ortodoxo griego de Pérgamo, quien argumentó que los pecados contra la naturaleza también eran pecados contra Dios, ya que a los humanos se les dio la creación de Dios para cuidar.

Como lo vio Houghton, algunas religiones enseñan que la Tierra y el mundo material son malos. Pero la Biblia enseña que la creación es buena y describe a los humanos como jardineros comisionados divinamente para cultivar y cuidar el mundo.

“Somos más a menudo explotadores y saboteadores que jardineros”, escribió Houghton . “Algunos cristianos han malinterpretado el ‘dominio’ dado a los humanos en Génesis 1.26 como una excusa para la explotación desenfrenada. Sin embargo, los capítulos de Génesis, al igual que otras partes de las Escrituras, insisten en que el gobierno humano sobre la creación debe ejercerse bajo Dios, el gobernante supremo de la creación, con el tipo de cuidado ejemplificado por esta imagen de los humanos como ‘jardineros’”.

Houghton comenzó a acercarse a los líderes evangélicos para hablarles sobre la crisis ecológica que se avecinaba. Influyó en convencer a Richard Cizik, John Stott y Rick Warren de hacer del cambio climático una prioridad y hablar de él como un problema espiritual.

Después del tercer y cuarto informe del IPCC, y a pesar de que el panel ganó un Premio Nobel (junto con el exvicepresidente Al Gore), muchos defensores de reducciones drásticas de las emisiones de carbono comenzaron a desesperarse. El cambio no estaba ocurriendo lo suficientemente rápido como para marcar la diferencia.

Pero Houghton, basándose en su fe, habló con frecuencia sobre la importancia de la esperanza cristiana.

“Él creía que la bondad del Señor se vería en la tierra de los vivos, y eso lo sostuvo”, dijo Malcolm.

Oraba regularmente para que el reino de Dios viniera—“¡Rápido!”—y arreglara las cosas.

Al jubilarse, Houghton regresó a Gales, donde sirvió como anciano en una iglesia presbiteriana y enseñó a sus nietos a amar las montañas galesas y las playas azotadas por el viento.

Según Malcolm, quien ahora se está preparando para el ministerio en la Iglesia de Inglaterra y está escribiendo una tesis doctoral sobre teología y dolor climático, Houghton pensó que era imposible convencer a las personas de que protegieran algo que no amaban. Quería que los cristianos aprendieran a amar su medio ambiente y dejar que la ciencia del cambio climático los moviera al arrepentimiento.

“Nuestro deseo de ser dioses provoca gran parte de la destrucción que nos rodea”, dijo. “Hay algo en el trabajo de la ciencia del clima que revela la consecuencia de nuestro pecado, preocupa a los que están en el poder y nos pide que nos sentemos con eso, pero que también seamos conscientes de que es posible una alternativa, una alternativa a nuestro pecado”.

Houghton no vivió para ver la publicación del sexto informe del IPCC ni para promocionarlo entre los cristianos evangélicos. Pero la evaluación científica dedicada a su memoria se hace eco de un tema central del trabajo de la vida de Houghton: ahora es el momento, dice, de alejarse del camino de la destrucción.

Fuente: christianitytoday.com

Del calentamiento global al gobierno mundial

  • 26.02.2010

LA CUESTIÓN del cambio climático antropogénico ha superado con creces la barrera de lo científico para entrar de lleno en el terreno político, cuando no en lo criminal, como se ha puesto de manifiesto en el reciente caso del Climategate.

A estas alturas, el global warming es ya una evidencia científica, corroborada por las dos olas de frío del gélido invierno americano. Sin embargo, existen datos suficientes para sospechar que, detrás del muñido cambio climático, se esconden intereses geopolíticos, económicos y financieros a corto, medio y largo plazo. Quien sólo ve en la guerra un mero conflicto armado entre dos partes enfrentadas, capta, por supuesto, la esencia de ella, pero no advierte el océano de matices políticos, diplomáticos y económicos que la provocan y, a veces, la prolongan innecesariamente. Algo parecido podría ocurrir con el cambio climático. Es, sin duda, una realidad cierta que nos amenaza con inmensas ramificaciones y consecuencias. No sorprende, por ello que, en esta primera etapa de globalización anárquica, una criptocracia financiera desee instrumentalizar el calentamiento para obtener el máximo rédito político y económico posible.

No soy amigo de conspiraciones. Pese a ello, me convencí de la manipulación mediática y política de que está siendo objeto el calentamiento global leyendo una sugerente entrevista a Freeman Dyson, eminente científico del Institute for Advanced Study de Princeton, publicada el año pasado en el Magazine semanal del New York Times. Dyson, hombre de talante liberal y sencillez exquisita, definió su postura sobre el calentamiento global -políticamente incorrecta, por supuesto- empleando tres frases lapidarias: «Todo el alboroto sobre el calentamiento global es terriblemente exagerado»; «El calentamiento global es el primer artículo de fe de una religión secular mundial»; y, para rematar, una caricia, «El hecho de que el clima sea más cálido no me asusta en absoluto».

En estos días, un excelente reportaje de Julien Eilperin y David A. Fahrenthold aparecido en The Washington Post de 15 de febrero de 2010, me ha vuelto a poner sobre la pista. En él, los conocidos periodistas americanos advierten sin tapujos de los errores contenidos en el informe seminal sobre el calentamiento global, que valió el premio Nobel de la Paz en 2007 al Intergovernmental Panel of Climate Change. El IPCC está formado por un grupo de expertos que, bajo los auspicios de la Organización Meteorológica Mundial y del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, analiza en profundidad la información científica, técnica y socioeconómica más relevante sobre los riesgos del cambio climático provocado por las actividades humanas, así como las posibles repercusiones.

Las recientes pruebas sobre los errores contenidos en el informe del IPCC minan la confianza no sólo del grupo, sino también de la propia estrategia política sobre el tema. «Existe la impresión de que algo está podrido en el IPCC», ha señalado Richard H. Moss, científico de la Universidad de Maryland, quien ha trabajado en el IPCC unos cuantos años. Jeffrey Kargel, profesor de la Universidad de Arizona, también se queja porque «es realmente doloroso comprobar lo que ha sucedido». El informe señala que los enormes glaciares de la cordillera del Himalaya podrían desaparecer para 2035. Sin embargo, Kargel argumenta que es «físicamente imposible que se descongele el hielo tan rápido». Al parecer, la causa de los errores, podría deberse a que el grupo de expertos de la ONU citó un informe de un grupo activista, y no un estudio científico sometido a revisión.

El polémico informe ha caldeado estas semanas el ambiente de la Cámara Alta de los Estados Unidos. Si no, que se lo pregunten a los senadores republicanos James M. Inhofe y John Barrasso, dispuestos a poner todos los medios a su alcance, entre ellos los errores garrafales del informe, para bloquear los límites obligatorios de emisiones de gases de efecto invernadero. Por lo demás, no debe olvidarse que el dinero del poderoso lobby energético va fundamentalmente a las arcas del partido republicano (más del 75%) y no al demócrata (en torno al 25%).

Es imposible conocer la totalidad de los intereses energéticos, financieros y políticos que se ocultan tras el calentamiento global, pero algunos se vislumbran. El global warming es un buen instrumento político para aumentar el proteccionismo estatal, y con él los impuestos; constituye un argumento sólido para invertir en empresas de energía alternativa y podría convertirse en el principio del fin del imperio del lobby energético tradicional. Pero hay más, mucho más. En mi opinión, a nivel internacional, detrás de la histeria provocada con el calentamiento global se esconde un plan para dar un paso adelante, tan firme como antidemocrático, en el establecimiento del nuevo gobierno mundial.

Este nuevo world government, del que tanto se habla en los últimos años, comenzaría de facto con la creación de una primera institución global, que podría dictar normas vinculantes para los Estados en materia climática y estaría económicamente controlada por poderosos magnates del imperio angloamericano (con capitales en Nueva York y Londres). De funcionar bien el modelo, se establecerían otras instituciones globales similares con el fin de resolver cuantos problemas afecten a la humanidad en su conjunto (terrorismo internacional, pobreza, armamento nuclear, etcétera).

HAY RAZONES para pensar que sea el hecho climático y no otro el que dé origen a la primera institución global. En primer lugar, porque la normativa internacional y las organizaciones reguladoras del cambio climático son de naturaleza y contenido muy diverso por haber sido establecidas en momentos muy distintos y por países diferentes. No existe, ni por asomo, una jerarquía normativa que integre y armonice la variedad de disposiciones en la materia, sino que se trata más bien de un régimen fragmentado y complejo, que engloba desde tratados multilaterales como la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, con acuerdos subsidiarios como el protocolo de Kioto o el acuerdo político de Copenhague, pasando por el Protocolo de Montreal, hasta iniciativas bilaterales (entre Rusia e India o China y Reino Unido, por ejemplo). También existen agencias especializadas de Naciones Unidas, clubes (como el G-20). En segundo lugar, porque el calentamiento global afecta a todos los humanos por igual con independencia de la raza, la religión, la posición social o la lengua. Este hecho facilita mucho las cosas pues evita tensiones ideológicas, que son a veces las más difíciles de superar.

Bajo el control de Obama, el calentamiento global sería el mejor instrumento para americanizar el proceso de globalización, promoviendo un cambio de política exterior en los Estados Unidos con el fin de asegurar el liderazgo mundial norteamericano durante los próximos años, siempre de la mano de China, que se convertiría, no ya en un mero aliado económico, sino en el socio geopolítico y estratégico por antonomasia. La creación de una institución global de estas características no fue posible en la cumbre de Copenhague, pero ello no significa que no vaya a serlo en un futuro relativamente próximo.

Soy un acérrimo defensor del derecho global, de su necesidad y de sus posibilidades. Sueño con él, como en su momento tantos lo hicimos con una Europa unida. Por eso, pienso que, sin un derecho global que las ordene, las nuevas instituciones globales son altamente peligrosas pues fácilmente serán esclavas de sus muñidores. A la ONU, esa mole cansina, me remito. Creo que la estrategia ha de ser otra: bosquejemos, en primer lugar, un plan urbano global; luego, si cabe, construyamos las casas y los rascacielos, es decir, las instituciones. Otro modo de proceder, es comenzar a construir la casa por el tejado, permitiendo que, a nivel global, se imponga una política de hechos consumados, al albur de una plutocracia sin escrúpulos. Si caemos en sus manos, todo, absolutamente todo, se podría perder.

Rafael Domigo Oslé es catedrático de Universidad de Navarra y presidente de Maiestas.
Fuente: https://www.elmundo.es/opinion/tribuna-libre/2010/02/22864140.html

La Policía del Agua, ya está en Los Angeles

En Los Angeles, California, ya estan tomando medidas contra el Cambio Climático, y la sequia extrema que experimenta California los ha obligado a ser cada vez mas estrictos con el uso del agua, a tal punto que hay «Policías del agua», para hacer cumplir la ley, la cual incluye solo regar su jardín por 8 minutos 2 veces a la semana, y quien no cumpla con el mandato se le impondrá multas hasta de $600 (Seiscientos dólares).
Si sabemos que retomar el domingo como dia de reposo, según el Laudato Si del Papa Francisco, es una forma de combatir el Cambio Climático, porque se convertirá en un dia de No Hacer Nada

El Bien Común y el Cambio Climático

Una de las cosas relevantes que habla el Papa Francisco en este año, es que el tema del bien común tenía que volverse global, lo que significa que todos los países del mundo tienen que implementar los principios del bien común, el bien común se basa en la filosofía griega y la filosofía romana, y debe ser establecido por el estado. El problema por supuesto es quién define qué es el bien común, y en el pasado ha habido muchas ocasiones en que el bien común ha sido definido por los mismos católicos.

Por ejemplo, en américa era común que un protestante no se casara con un católico, y esos matrimonios no eran reconocidos, y eso era para el bien común. Por lo que el bien común es algo que se define por nadie más que el Papa. Entonces, ¿qué se está definiendo ahora como el bien común? Como hemos mencionado en otras ocasiones, y tal como lo menciona la encíclica Lau dato Si, el problema del cambio climático es el nuevo bien común, y ahora otro problema que se está impulsando es la unificación del catolicismo con el protestantismo, y por supuesto teníamos toda esta idea expuesta por Billy Graham, dando un fuerte mensaje y con los estadios llenos.

Y todos los grandes televangelistas participan besándose los pies y diciendo que el catolicismo y el protestantismo han enterrado el hacha, porque tiene exactamente el mismo espíritu, ahora el mismo espíritu no necesariamente significa que es un movimiento cohesivo, ¿no se supone que debemos probar a los espíritus para ver si son de Dios?, -¿andarán dos juntos si no estuvieran de acuerdo?, El catolicismo enseña que cristo nunca murió por ti, si murió, pero no murió por ti, todavía tienes que pagar tus propios pecados, incluso si son perdonados, y es por eso que vas al purgatorio para pagar por tus pecados, pero Jesús pagó por los pecados según las escrituras, entonces, ¿cómo puede el protestantismo y el catolicismo unirse?, donde uno niega la expiación y el otro supuestamente abraza la expiación, cómo ellos se van a unir, eso es imposible. Y ahora dicen, como Benny Hinn dijo, que hay más milagros en el catolicismo que en el protestantismo debido a la eucaristía y la comprensión de que es el cuerpo literal y un sacrificio literal.

Parece que no han leído lo que dice la biblia, la biblia dice en Hebreos 7: 27, Él se ofreció a sí mismo como sacrificio una sola vez y para siempre. Un sacrificio una vez ha sido perfecto, así que un sacrificio no cientos de sacrificios, entonces, ¿cómo estas dos organizaciones pueden unirse y afirmar ser una?, porque las manifestaciones son similares, en el catolicismo carismático y en el protestantismo carismático, eso está más allá de la comprensión.

Basamos nuestra fe en la palabra de Dios y no en las manifestaciones, por lo que el catolicismo y el protestantismo se van a unir en el bien común, ha sido definido como universal, el problema del cambio climático se está impulsando junto con la legislación dominical, y todos estos problemas combinados nos dicen que el fin está cerca.

Cada vez surgen más opiniones, individuos y organizaciones, que piden un reposo para la tierra, que sugieren tomar un shabbath para la humanidad, incluso están comenzando a recordar los beneficios de las leyes dominicales que en el pasado se implementaban, y que están en las legislación de la mayoría de las naciones, esperando a ser puestas nuevamente en vigencia para el bien común.


12 Datos que debes conocer antes de la COP26

1. El primer Día de la Tierra se celebró el 22 de abril de 1970 cuando miles de personas, en Estados Unidos, salieron a las calles para protestar en contra de la contaminación ambiental que estaba afectando la salud de los ciudadanos. Hace medio siglo una parte de la sociedad se dio cuenta de que nuestro modelo de desarrollo estaba alterando severamente el delicado equilibrio de la biósfera.

2. En 1992 fue la primera vez que una mayoría de países reconoció de la necesidad de controlar las emisiones de efecto invernadero, que son las que provocan el calentamiento global que está detrás del cambio climático.

3. En el 2015 se firmó el Acuerdo del Clima de París. Dicho documento fijó el objetivo de limitar el calentamiento global “muy por debajo” de los dos grados Celsius, llegando incluso a 1,5 grados, para evitar un cambio climático catastrófico.



4. También en el año 2015 el Papa Francisco saca su Encíclica Ecológica Laudato Si, sobre el cuidado de la Tierra, antes de la reunión de la COP21 en París. En ella promueve el día domingo como reposo para la Tierra, una copia del cuarto mandamiento sobre el Shabat, como parte de las soluciones al cambio climático.

5. En el 2015 posterior al Laudato Si y en apoyo a la enciclica ecológica de Francisco, surge el Movimiento Católico Mundial por el Clima, que es una red internacional de personas católicas y 900 organizaciones miembros, todos trabajando juntos para desarrollar soluciones a la crisis climática. 

6. En el 2016 Donald Trump, previo a las elecciones anuncia que retirará a EEUU del acuerdo de París de ganar las elecciones. Los motivos es que no cree que todo lo que se ha hablado sobre las medidas contra el cambio climático favorezcan a EEUU.

7. El 20 de agosto de 2018, Greta Thunberg, quien entonces estaba en noveno grado, decidió protestar contra el Cambio Climático. Su demanda fue que el gobierno sueco redujera las emisiones de carbono con base en lo establecido en el Acuerdo de París, por lo que decidió protestar sentándose en las afueras del parlamento de Suecia todos los días durante la jornada escolar, junto con un cartel que decía en sueco: «Huelga escolar por el clima». Desde entonces a sido una activista promovida por la ONU.

8. A partir de la encíclica ecológica de Francisco han surgido muchas campañas de pro de un reposo para la tierra entre ellos Green Sabbath es una campaña no religiosa, apolítica y sin fines de lucro que tiene como objetivo crear conciencia y alentar a las personas a ayudar a frenar el cambio climático, preservar los preciosos recursos naturales y mejorar la salud del planeta al observar al menos un día libre de huella de carbono. Cada semana, cualquier día de la semana. Lo llaman simbólicamente un día de reposo verde.

9. Los datos son contundentes: la pandemia del coronavirus ha generado la mayor caída en la emisión de CO2 de la que se tenga registro en la historia. «Ninguna guerra, ninguna recesión, ninguna otra pandemia, ha tenido un impacto tan dramático en las emisiones de CO2 durante el último siglo como el que ha logrado el covid-19 en pocos meses», escribió recientemente Matt McGrath, corresponsal de medio ambiente de la BBC. Hay menos aviones en los cielos y menos autos en las vías. El consumo de energía ha bajado. La NASA ha detectado desde el espacio la disminución de gases contaminantes en la atmósfera. Los sismólogos han notado que el planeta incluso está vibrando menos. En las redes sociales circulan imágenes de aguas que se ven más cristalinas y animales que ahora pasean felices por las ciudades sin humanos a su alrededor.

10. La iniciativa Domingo Climático hace un llamado a todas las iglesias locales de Gran Bretaña e Irlanda para que realicen un servicio centrado en el clima cualquier domingo antes de la COP26. Hasta ahora, más de 1,000 iglesias se han unido.

11. El expresidente Trump sacó a su país del Acuerdo de París en 2017, y con un amplio rechazo de la comunidad internacional. Cuatro años después, Biden se ha rodeado de 40 líderes mundiales —entre los que figuran los de China y Rusia, con los que mantiene duros enfrentamientos en otros campos— para presentar sus compromisos medioambientales.
El estadounidense, Joe Biden, se ha comprometido ante las Naciones Unidas a que las emisiones netas de gases de efecto invernadero de su país se reduzcan entre un 50% y un 52% en 2030 respecto a los niveles de 2005. Se trata de un giro importante en la política seguida por EE UU en los últimos años e implicará una profunda transformación de la economía de esta potencia.

12. ¿Qué pasará si en la COP26 no se logran los objetivos?
Muchas personas que participan en las negociaciones creen que en la COP26 no se alcanzará el objetivo de lograr compromisos lo bastante sólidos de reducción de las emisiones de efecto invernadero para que en 2030 estas se hayan reducido un 45 % con respecto a los niveles actuales. Esto quiere decir que el mundo no estará en una buena posición para alcanzar la neutralidad de emisiones en 2050. Esto se traduciría en numerosas muertes prematuras, más inmigración masiva, grandes pérdidas económicas, enormes extensiones de tierra inhabitable y el estallido de conflictos violentos por los recursos y los alimentos (lo que el secretario general de la ONU ha denominado “un futuro infernal”).

Ver video

El papa y otros líderes religiosos piden acciones climáticas

CIUDAD DEL VATICANO — 4 de octubre.

El papa Francisco y docenas de líderes religiosos firmaron una petición conjunta a los gobiernos de que se comprometieran a ambiciosos objetivos en la próxima cumbre climática de Naciones Unidas. También prometieron hacer su parte para guiar a sus fieles hacia un comportamiento más sostenible.

Le recordamos que la «lucha» del Papa Francisco inicio con el Laudato Si, con una carta ecológica, donde se proponen algunas soluciones para la lucha contra el cambio climático entre ellas, retomar un día de reposo. Actualmente diferentes organismos están promoviendo un sábado verde. La iglesia católica por su parte promueve el domingo como día de reposo universal.

Todavía quedan pendientes conocer cuales serán estas acciones en concreto, pero muchos líderes cristianos y judíos, e incluso ateos, han sugerido un «sábado verde» o un «domingo del clima». El objetivo es cerrar la industria un día a la semana para reducir las emisiones y dejar que el planeta descanse.

El Papa insiste en un primer concepto expuesto en su discurso: «Todo está conectado, todo en el mundo está íntimamente conectado»: la ciencia y la fe, el hombre y la creación. “Reconocer que el mundo está interconectado significa no sólo comprender las consecuencias dañinas de nuestras acciones, sino también individuar comportamientos y soluciones que deben adoptarse con una mirada abierta a la interdependencia y al compartir”, subraya Francisco.

“Hemos heredado un jardín, no debemos dejar un desierto a nuestros hijos”, dijo la petición, firmada en una ceremonia formal en el Palacio Apostólico antes de entregarse al responsable de la conferencia COP26, Alok Sharma.

Para los líderes religiosos, cuidar el entorno es un imperativo moral para preservar la creación divina para futuras generaciones y apoyar a las comunidades más vulnerables al cambio climático. Es un argumento que Francisco ha repetido, y que detalló en su encíclica “Alabado sea” de 2015.

“Fe y ciencia: Una petición para COP26” es una nueva iniciativa para recabar impulso e indignación de cara a la cumbre del 31 de octubre al 12 de noviembre en Glasgow, Escocia. Sigue a la cumbre juvenil de Milán de la semana pasada y a una petición anterior de tres líderes cristianos: Francisco; el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y el líder espiritual de la mayoría de los cristianos ortodoxos del mundo, el patriarca ecuménico Bartolomé I.

El lunes se les sumaron los líderes de otros grupos religiosos que representaban a musulmanes suníes y chiíes, judíos, hindúes, budistas, taoístas, jainas y sijs, entre otros.

La cumbre de Glasgow aspira a conseguir compromisos más ambiciosos para limitar el calentamiento global por debajo de dos grados Celsius, e idealmente por debajo de 1,5 grados Celsius en comparación con niveles preindustriales. El acto también pretende movilizar financiamiento y protección para comunidades vulnerables y hábitats naturales.

Se espera que el papa asista al evento, aunque el Vaticano no ha confirmado su presencia aún.

Esperar respuestas efectivas de la COP 26

El respeto, subrayó el Pontífice, «no es un mero reconocimiento abstracto y pasivo del otro», sino una acción «empática y activa» encaminada a «querer conocer al otro y entrar en diálogo con él para caminar juntos en este camino común». Un viaje que desembocará en la Cop 26 de Glasgow que, concluye el Papa, «está llamada a ofrecer urgentemente respuestas eficaces a la crisis ecológica sin precedentes y a la crisis de valores en la que vivimos, y ofrecer así una esperanza concreta a las generaciones futuras».

El evento finalizó con la siembra de un árbol de olivo en la que participaron todos los asistentes. Cada uno depositó en la maceta un poco de tierra, simbolizando el compromiso firmado momentos antes.

Fuente:
https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2021-10/francisco-coop26-llamada-ofrecer-respuestas-eficaces.html

https://www.sandiegouniontribune.com/en-espanol/noticias/story/2021-10-03/el-papa-y-otros-lideres-religiosos-piden-acciones-climaticas

LA ÚLTIMA CRISIS MUNDIAL

Estamos viendo crisis climática por todos lados en este 2020. El secretario de la ONU, Antonio Guterres dijo recientemente: “Permítanme ser claro: la degradación de la naturaleza no es un problema puramente ambiental. Abarca la economía, la salud, la justicia social y los derechos humanos. Descuidar nuestros preciosos recursos puede exacerbar las tensiones y los conflictos geopolíticos”, expresó.

El papa dice que la pandemia de covid-19 podría ser una «respuesta» de la naturaleza al cambio climático. Por lo anterior es que ahora se menciona que parte de la soluciones al cambio climático es retomar un día de reposo para la tierra.

El papa pide descansar como los judios

El papa ha pedido retomar un día de descanso, el dice:
“Vivimos con el acelerador de la mañana a la noche”, dijo Francisco en una entrevista que estuvo circulando en la web durante los últimos días. “Esto arruina la salud mental, la salud espiritual y la salud física. Más aún: afecta y destruye a la familia y, por lo tanto, a la sociedad. ‘En el séptimo día, descansó’. Lo que los judíos siguieron y aún observan fue considerar el sábado como santo. El sábado descansas. ¡Un día de la semana, eso es lo mínimo! Por gratitud, para adorar a Dios, para pasar tiempo con la familia, para jugar, para hacer todas estas cosas. ¡No somos máquinas!” Fuente.

Algunos judios creen que el papa habla del séptimo día, pero el ha dejado claro que ahora el día del Señor para los católicos y otros religiones es el domingo, pero ese mismo domingo se impondrá como reposo al mundo. Fuente

Pocos creen en la ley dominical (incluyendo algunos adventistas):

Algunos dice, que la leyes dominicales son teorías conspirativas porque no podrán obligar al mundo a guardarlas. Ellos dicen: «Los judíos adoran en Shabat (sábado) y los musulmanes en viernes, los ateos ningún día». Pero antes que se les olvide, respondan: ¿les pidieron permiso para encerrarlos en sus casas con las cuarentenas?.- Claro que no, pero muchos lo hicieron con mucho gusto: «por el bien común». Lo mismo será con las leyes dominicales, ni los ateos se opondrán, porque es es «para el bien común». Si el mundo quiere hacer la voluntad de Dios antes que la de los hombres debe de guardar el Shabat bíblico.

Mateo 15:4 «PUES EN VANO ME RINDEN CULTO, ENSEÑANDO COMO DOCTRINAS PRECEPTOS DE HOMBRES.»

Preguntas frecuentes:

1. ¿Qué es la Ley Dominical?
R/ La Ley Dominical es un evento que se está desarrollando en nuestros tiempos. Se impondrán leyes dominicales en favor: de la familia, el planeta,  un falso Shabbat que reemplazará al Verdadero. Este tema será el último gran conflicto de la humanidad.

Para conocer más de este tema puedes ver los siguientes archivos:

2. ¿Cuándo se promulgará la Ley Dominical?
R/ Sabemos que en la tierra aumentarán los desastres naturales, como nunca antes, desastres tras desastres y el deterioro moral de la Sociedad, la iglesia se unirá con el estado; es el anticipo de la promulgación de leyes dominicales en Estados Unidos, con la creencia de que retomar el día de reposo, calmará la ira de Dios. La pandemia del Covid-19 ha dejado un motivo más para el Vaticano para advertir al mundo que deberán retomar un día de reposo para dejar descansar la tierra. Creemos que estamos cerca de ese acontecimiento según los eventos actuales que estan sucediendo.