Papa Francisco en reunión interreligiosa por «La Paz»

En Kazajistán, el Congreso interreligioso de Nursultán ha aprobado un documento final que insta a los líderes mundiales «a cesar la retórica agresiva que alimenta los conflictos» y junto al papa Francisco declara que las religiones deben rechazar las guerras. El Papa declaró que es hora de erradicar el fundamentalismo y remover su influencia corruptora a favor de la fraternidad ecuménica.

Unidad cristiana

«Es muy necesario dialogar sobre los desafíos del mundo y hacer una declaración común para la paz y la justicia», declaraba el cardenal Kurt Koch, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

«La clave para la paz en este mundo tan inestable es comprometerse, hablar, permanecer unidos, intentar entenderse, conocerse personalmente y eso es lo que puede unir a la gente», decía Aron Frenkel, Presidente del Congreso Judío Euroasiático.

Papa Francisco habla

«Es hora de darse cuenta de que el fundamentalismo profana y corrompe todo credo; tiempo para corazones abiertos y compasivos. También es hora de relegar a los libros de historia el tipo de discurso que durante demasiado tiempo, aquí y en otros lugares, ha llevado a la desconfianza y al desprecio por la religión, como si fuera una fuerza desestabilizadora en la sociedad moderna ”.

En realidad, las religiones no son un problema, sino parte de la solución para una convivencia más armoniosa, dijo el Papa, quien recordó que necesitamos la religión para responder a la sed de paz del mundo y a la sed de infinito que habita en  el corazón de todo hombre.



Lo que les espera a los hijos de Dios

Todo se repite a través de la historia, y asi como fueron perseguidos los cristianos primitivos por mantener la pureza del evangelio, así serán perseguidos los hijos de Dios al final de la historia de la humanidad en esta tierra.

En el Libro El Conflicto de los Siglos tomamos la siguiente cita:

¿Cómo pues, puede llamarse el evangelio un mensaje de paz? Cuando Isaías predijo el nacimiento del Mesías, le confirió el título de “Príncipe de Paz”. Cuando los ángeles anunciaron a los pastores que Cristo había nacido, cantaron sobre los valles de Belén: “Gloria en las alturas a Dios, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres”. Lucas 2:14. Hay contradicción aparente entre estas declaraciones proféticas y las palabras de Cristo: “No vine a traer paz, sino espada”. Mateo 10:34 (VM). Pero si se las entiende correctamente, se nota armonía perfecta entre ellas. El evangelio es un mensaje de paz. El cristianismo es un sistema que, de ser recibido y practicado, derramaría paz, armonía y dicha por toda la tierra. La religión de Cristo unirá en estrecha fraternidad a todos los que acepten sus enseñanzas. La misión de Jesús consistió en reconciliar a los hombres con Dios, y así a unos con otros; pero el mundo en su mayoría se halla bajo el dominio de Satanás, el enemigo más encarnizado de Cristo. El evangelio presenta a los hombres principios de vida que contrastan por completo con sus hábitos y deseos, y por esto se rebelan contra él. Aborrecen la pureza que pone de manifiesto y condena sus pecados, y persiguen y dan muerte a quienes los instan a reconocer sus sagrados y justos requerimientos. Por esto, es decir, por los odios y disensiones que despiertan las verdades que trae consigo, el evangelio se llama una espada. Fuente

Deja un comentario