Archivo de la etiqueta: Constantino

Del sábado al domingo

¿POR QUÉ MUCHOS CRISTIANOS GUARDAN EL DOMINGO? (Veremos 4 puntos históricos)

Aun en nuestros tiempos, la mayoría de los cristianos cree que el domingo es el día de reposo. ¿Será que tienen razón?

ALGUNA VEZ USTED SEA PREGUNTADO ¿por qué la mayoría de los cristianos va a la iglesia en domingo?

👉 El domingo es descanso obligatorio en ciertos países, mientras que en otros, las tradiciones del entorno lo han convertido en un espacio inquebrantable para la sociedad.

No obstante, en la Biblia, el sábado es el día que Dios estableció, para apartarnos de los afanes banales de este mundo y dedicarnos la adoración y la devoción:

«Acuérdate del sábado para santificarlo»  (Exodo 20: 8-11; Deuteronomio 5: 12-15).

Asimismo, cuando Jesús estuvo en la tierra, claramente señaló: «No penséis que he venido para abolir la Ley o los Profetas; NO HE VENIDO A ABOLIR, sino a cumplir (Mateo 5:17).

Y LA PREGUNTA DEL MILLÓN ES ESTA.

¿Por qué, entonces, la gente guarda el domingo en vez del sábado bíblico?

De hecho, la misma Biblia advertía de un intento de modificar la Ley de Dios:

«Señor, ya es tiempo de que actúes, pues tu ley está siendo quebrantada . (Salmos 119:126)

Por lo tanto, llegaría un momento en la historia de la humanidad en que se pensaría cambiar los tiempos y la Ley» (Daniel 7: 25).

¿ Qué motivó un inminente cambio del sábado al domingo?

¿ Cuáles fueron las condiciones en que se dieron los pasos hacia la veneración de un día extraño a las Escrituras?

👉 Un reconocido teólogo, Samuele Bacchiocchi, propuso que el cambio del sábado al domingo se dio en medio de un conjunto de circunstancias históricas durante los primeros tres siglos de nuestra era.

🔹️ Veamos 4 puntos históricos:

Primer punto: LA OBSERVANCIA DEL DOMINGO.

Los registros bíblicos indican que los primeros cristianos de Jerusalén no se desligaron del judaísmo, mucho menos lo menospreciaron. Algunos de ellos habían sido sacerdotes. Sin embargo, su actitud ante la observancia de la religión judía la expresa Lucas apropiadamente al decir que eran «celosos por la Ley» (Hechos 21:20).

Al respecto, el escritor y erudito Richard C. H. Lenski dijo que, posiblemente, algunos creyentes sufrieron por los rumores del apóstol Pablo, pero <<se mantuvieron fieles a su estilo de vida judio, circuncidaban a sus hijos, comían kosher, guardaban el sábado»>.

Asimismo, para los primeros cristianos, aceptar a Jesús no implicaba la destrucción de su marco religioso, si no que era el cumplimiento de las expectativas que realzaba su vida religiosa con una nueva dimensión. Por tanto, el proceso de separación de la sombra a la realidad, y de lo transitorio a lo permanente, fue gradual y sin dificultades. (Citado por Samuele Bacchiocchi, en su libro Del Sábado al Domingo)

Dado lo anterior, hasta la segunda destrucción de la ciudad en 135 d. C., Jerusalén estuvo bajo la administración de judíos conversos fieles a las tradiciones del Antiguo Testamento.

Los primeros cristianos de Jerusalén no se desligaron del judaísmo, mucho menos lo menospreciaron, no empezó en Jerusalén.

 Concluimos, pues, que no fueron los primeros cristianos quienes introdujeron la práctica del domingo como día de reposo en la iglesia.

Segundo Punto:
La observancia del domingo no surgió por iniciativa apostólica.

En la Biblia no existen registros de que los apóstoles promovieron un cambio del sábado al domingo.

Muchos cristianos hoy usan principalmente tres pasajes Bíblicos para argumentar el cambio al domingo, veamos:

1 Corintios 16: 1-3, en que Pablo recomienda a los creyentes guardar dinero individualmente para realizar ciertos donativos, por lo que algunos conjeturan que se trataba de algún servicio para recoger ofrendas, aunque la Biblia no dice tal cosa;

Hechos 20: 7-12, en que se celebra una reunión en sábado y Pablo predica hasta la noche, aunque el ponerse el sol, el judío entendía que había entrado el primer día de la semana;

Apocalipsis 1: 10, en que aparece la frase «día del Señor»>. Sin embargo, dicha frase puede tener dos interpretaciones.

Por un lado, se refiera al día sábado, puesto que Jesús es propiamente el Señor del sábado (Marcos 2: 28); pero también podría relacionarse con el día escatológico del Señor, entendido como el día del juicio y el advenimiento de Cristo del que habla, fundamentalmente, el libro de Apocalipsis.

👉 Si los apóstoles de Jesús tampoco motivaron la observancia del domingo como día de reposo, entonces, ¿dónde comenzó dicha costumbre?

Tercer punto. La observancia del domingo se inició en Roma a principios del siglo II.

A partir de la destrucción de Jerusalén en el año 70, el poder de los romanos parecía dispuesto a desintegrar deliberadamente el judaísmo, incluso fuera de Jerusalén, por lo que el emperador Vespasiano mandó clausurar el Templo.

El propio impuesto judío para el servicio del Templo se destinó a Júpiter Capitolino; además, se suspendieron los sacrificios públicos.

Ahora bien, en el año 130, el ahora emperador Adriano se propuso reconstruir el Templo, pero para dedicarlo a Júpiter Capitolino.

Eso despertó el odio y la rebelión entre los judíos quienes encabezados por Simón Barcocebas, organizaron fuertes levantamientos en casi todas las ciudades.

Durante tres años, las mejores legiones de Adriano permanecieron en Palestina para sofocar el segundo le vantamiento judío (132-135).

👉 Asimismo, cuando logró controlar la sublevación, reprimió con crueldad a los judíos.

Prohibiendo la práctica de su religión y en particular, la observancia del sábado.

Dichas medidas estimularon a los más prominentes miembros de la iglesia de Roma, de origen no judio, a buscar diferencias con el judaismo.

Promovieron cambios en la fecha y forma de celebrar la Pascua y el sábado.

Ese día se cambió por el domingo y la Pascua paso de celebrarse del 14 de Nisán al Domingo de Resurrección. El domingo resultó un día muy atractivo para los creyentes romanos.

Cuarto Punto. El cambio se debió a un conjunto de circunstancias:

a) Factores sociales.

Muchos de los cristianos de Roma tenían costumbres arraigadas del paganismo.

A su vez, el domingo era el día de adoración al sol.

Poco a poco la simbología del domingo se uso para representar a Cristo en el arte y la literatura. Para justificar la observancia de ese día Eusebio conto que los cristianos se reunían «el día de la luz», primer día de la creación y verdadero Dia del Sol, porque en ese día de la creación del mundo Dios había dicho: «Que haya luz!», y también era en ese día que se decía, aparecía el-Sol de Justicia» a las almas.

Además, los paganos tenían una bulliciosa vida social en domingo. Era el momento de salir y conocer a la sociedad. Era un día de fiesta.

b) Factores políticos.

Roma era la capital del mundo occidental. Poco a poco, el obispo de Roma adquirió cierta importancia debida a la trascendencia de la ciudad. Su autoridad empezó a aceptarse como fundamental en el seno de las demás congregaciones cristianas de la época.

Por ende, la influencia del obispo de Roma en relación al cambio del sábado al domingo tuvo mucho peso.

c) Factores religiosos.

El hecho de que, en ocasiones, algunos cristianos hubieran muerto porque los confundieran con judios, asi como el oprobio despertado a estos últimos, motivó que muchos cristianos comenzaran a odiar a los judíos e intentaron desvincularse de ellos. Puesto que el sábado se consideraba una señal del judaismo, se promovió un cambio del sábado al domingo, fundamentalmente, entre los cristianos gentiles por miedo a ser perseguidos.

🔹️ Consolidación del domingo como día de reposo.

Con el transcurso de los años, los cristianos sufrieron persecución a manos de diversos emperadores romanos.

Por ejemplo, Diocleciano creyó necesario exterminar a los cristianos para llevar una buena vida religiosa.

La llegada al poder de Constantino en el año 313 d. C. aproximadamente, puso fin a las persecuciones cristianas.

De pronto, los cristianos pasaron a tener una posición de privilegio.

El 7 de marzo de 321 Constantino promulgó la primera ley dominical: «Descansen, en el venerable Dia del Sol, los jueces y los habitantes de las ciudades, y cierrense todos los talleres”.

Tiempo después, el Sinodo de Laodicea durante el siglo IV, prohibió la observancia del séptimo dia y promovió el domingo.

El canon 29 dice:

«Los cristianos no judaizarán y estarán ociosos en sábado, sino que trabajarán ese día; pero honrarán especialmente el día del Señor y, siendo cristianos, no trabajarán, en lo posible, en ese día. Si, de cualquier modo, se los hallara judaizando, serán excluidos de Cristo»,»

👉 No obstante, es necesario aclarar que no fue ese el inicio de la observancia del domingo.

Como hemos visto, fue un paso más hacia su consolidación como día de reposo.

Los años pasaron y el mandamiento del sábado quedó casi borrado de la mente de la población.

Hoy día, la mayo ría de los cristianos cree que el domingo es el día de reposo. Sin embargo, como hemos podido constatar, el día domingo no fue un cambio que ordenara la Biblia.

Más bien, se debió a una serie de circunstancias históricas que involucraron factores políticos, religiosos y sociales.

Por eso, en la actualidad, la mayoría de los cristianos observa el primer dia de la semana como apartado para Dios.

Aunque, si deseamos apegar nuestras vidas a la Palabra del Señor, debemos atender su voluntad manifestada en las Escrituras:

< Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres. Mateo 15:7-9 >

● «Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hechos 5: 29).

Es interesante notar que el cuarto mandamiento referente al día de reposo inicia con la palabra “Acuérdate”, un claro indicio de que se olvidarían del verdadero día de reposo.

⬇️Descargar esta información como un PDF: Descargar

Como hace 1700 años nacieron los domingos

Hace 1.700 los domingos empezaron a ser lo que hoy son en la mayoría de los países del mundo: un día de descanso.

Ese es uno de esos datos que, si te dejas llevar por la curiosidad, te conducen a enterarte de muchas otras cuestiones interesantes.

Empecemos siendo exactos: todo empezó el 7 de marzo de 321, es decir, hace un milenio, siete siglos y una semana.

Una semana que ya para ese entonces se componía de siete días. ¿Por qué precisamente siete, no seis, ocho o incluso 10, como las de los antiguos egipcios o las del calendario republicano francés que se empleó entre 1792 y 1806?

Pues, aunque es una constante en casi todas las culturas, varios pensadores a lo largo de la historia han desafiado esa convención con argumentos filosóficos, matemáticos y políticos, pero la semana de siete días persiste y para los que desean respuesta tendrán que ir al libro de Genesis, donde Dios crea el mundo en 6 días y el séptimo reposo.

¿Por qué el martes después del lunes?

Siglos después, los romanos nombraron los días en honor a sus dioses y los organizaron de acuerdo con un elaborado sistema de horas planetarias según el cual cada hora del día estaba gobernada por una deidad.

La que gobernaba la primera hora de un día le daba su nombre. Suena enredado pero el resultado te será sumamente familiar:

  • Dies Solaris / día del Sol;
  • Dies lunae / día de la Luna;
  • Dies Martis / día de Marte;
  • Dies Mercurii / día de Mercurio;
  • Dies Jovis / día de Júpiter;
  • Dies Veneris / día de Venus;
  • Dies Saturni / día de Saturno.

En la mayoría de los idiomas basados ​​en el latín, los nombres de los días de la semana aún revelan esta conexión con los planetas clásicos: lunes, martes, miércoles, jueves, viernes… ¿sábado y domingo? No.

Aunque «sábado» empieza como Saturno, viene de la palabra hebrea sabbat o reposo.

«Domingo» también tiene raíces religiosas, sólo que con un culto relativamente más reciente.

Un descanso

Además de la semana con todos sus días nombrados y organizados, el brillante concepto del «día de descanso» también había existido durante milenios, y se encuentra su mención desde la primera semana de la creación, antes de cualquier judío, por si cree que fue inventado por los judíos.

Sólo que ese día era el sábado.

Pero ese 7 de marzo de 321, el emperador romano Constantino el Grande emitió un edicto declarando que el domingo tenía que ser el día de descanso:

En el venerable día del Sol que lo magistrados y las personas que residan en las ciudades descansen, y que todos los talleres cierren.

En el campo, sin embargo, que la gente que se ocupa de la agricultura pueda libre y legalmente continuar con sus tareas porque a menudo sucede que otro día no es adecuado para la siembra del grano o la plantación de viñas; no sea que por descuidar el momento propicio para tales operaciones la liberalidad del cielo se pierda.

Sol Invictus («Sol no conquistado») era el dios sol oficial de Imperio Romano tardío y patrón de los soldados. El 25 de diciembre de 274 d.C., el emperador romano Aureliano la convirtió en religión oficial junto con los cultos romanos tradicionales.


Como todos los políticos exitosos, Constantino era un maestro de la ambigüedad, y su edicto mantenía un delicado equilibrio entre los princípios religiosos y el pragmatismo económico.Si bien hoy se le recuerda como el primer emperador cristiano, estaba también asociado con el culto del Sol Invicto, que aparecía hasta en sus monedas.

Elegir el domingo como día de descanso tenía mucho sentido políticamente.

Aunque nominalmente era un día de trabajo, ya había cristianos en todo el imperio que dedicaban el domingo al culto religioso, aunque los que vivían en Roma o Alejandría tendían a preferir el sábado, el sabbat judío.

Más importante aún era que la mayoría de no cristianos consideraban el domingo como un día especial pues era usualmente el día de pago.

Y quizás también crucial era que se trataba del día especial del Sol Invicto, un culto oficial en el Imperio desde 274 que era particularmente atractivo para las clases altas senatoriales.

De hecho, Constantino mismo, aunque promovió activamente la Iglesia cristiana, durante toda su vida reconoció a Sol Invictus como un dios.

Sólo fue bautizado en la fe cristiana en su lecho de muerte y hasta el día de hoy continúa el debate sobre si fue un verdadero converso o se aprovechó de la Iglesia como una fuerza unificadora.

No todos los cristianos recibieron con beneplácito el edicto de Constantino y siglos después todavía había grupos que preferían el sábado.

Tanto así que en el Sínodo de Laodicea, que tuvo lugar alrededor de 363-364 d.C., incluye un canon —el 29— que declara que «los cristianos no debían judaizarse descansando en el sábado, sino trabajar en ese día, en lugar de honrarlo como día del Señor; y, si pueden entonces, descansar como cristianos».

Aquellos que afirmaran seguir a Cristo y no obedecieran serían considerados «anatema», es decir, que serían maldecidos, excluidos y rechazados como miembros de la comunidad.

Con el cambio de celebración de sábado a domingo se adoptó un nuevo término, «el día del Señor» o Dies Dominicus, de ahí la palabra «domingo».