La Universidad de Jesús

De Jesús está escrito: “Y el niño crecía, y fortalecíase, y se henchía de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él. … Y Jesús crecía en sabiduría, y en edad, y en gracia para con Dios y los hombres”. El conocimiento de Dios constituirá una clase de conocimiento que será tan duradero como la eternidad. Aprender y ejecutar las obras de Cristo es obtener una educación verdadera. Aunque el Espíritu Santo movía la mente de Cristo de modo que pudo decir a sus padres: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me conviene estar?” no obstante, trabajó de carpintero como un hijo obediente. Puso de manifiesto que tenía un conocimiento de su obra como Hijo de Dios y, sin embargo, no exaltó su carácter divino. No dió como razón para eludir la carga de los cuidados temporales el hecho de que fuese divino, sino que estuvo sujeto a sus padres. Era el Señor de los mandamientos y sin embargo, fué obediente a todas sus exigencias, dejando así un ejemplo de obediencia para la infancia, la juventud y la virilidad. EC 52.2

Si la mente se pone a la tarea de estudiar la Biblia para obtener información mejorará la facultad de razonar. Sometida al estudio de las Escrituras, la mente se ensanchará y adquirirá un equilibrio más uniforme que si se ocupara en la obtención de información general de los libros que se usan y que no tienen relación con la Biblia. Ningún conocimiento es tan firme, consistente y vasto en sus alcances como el obtenido del estudio de la Palabra de Dios. Es la base de todo verdadero conocimiento. La Biblia se parece a un manantial: cuanto más miráis en su interior, tanto más profundo parece a la vista. Las verdades grandiosas de la historia sagrada poseen una fuerza y una belleza que asombran, y son tan vastas como la eternidad. Ninguna ciencia iguala a la que revela el carácter de Dios. Moisés había sido educado en toda la sabiduría de los egipcios y dijo, no obstante: “Mirad, yo os he enseñado estatutos y derechos, como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para poseerla. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra: porque ésta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia en ojos de los pueblos los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, gente grande es ésta. Porque ¿qué gente grande hay que tenga los dioses cercanos a sí, como lo está Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos? Y ¿qué gente grande hay que tenga estatutos y derechos justos, como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros? Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida: y enseñarlas has a tus hijos, y a los hijos de tus hijos”. (La Educación Cristiana. Cap. 5)

Muchos educadores de escuelas de la actualidad están practicando el engaño al guiar a sus alumnos a terrenos de estudio comparativamente inútiles, estudios que exigen tiempo, concentración y recursos que debieran emplearse en la obtención de aquella educación superior que Cristo vino a dar. Tomó la forma humana a fin de que pudiese elevar la mente desde las lecciones que los hombres consideran esenciales hasta aquellas que entrañan consecuencias eternas. El vio al mundo envuelto en engaño satánico. Vio a hombres que seguían fervientemente su propia imaginación, y que creían que lo habrían logrado todo si hubieran podido hallar el modo de hacerse llamar grandes en el mundo. Pero no lograron más que la muerte. Cristo se situó en los caminos y en las encrucijadas de la tierra y contempló a los hombres en su ávida busca de felicidad, creídos que habían descubierto el modo de ser dioses en este mundo con cada nuevo proyecto que ideaban. Cristo les señaló hacia arriba, diciéndoles que el único conocimiento verdadero es el conocimiento de Dios y de Cristo, el cual acarreará paz y dicha en la presente vida y asegurará el don gratuito de Dios, la vida eterna. Instó a sus oyentes, como hombres que poseían la facultad de la razón, a que no dejasen de tomar en cuenta la eternidad. “Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia—dijo—, y todas estas cosas os serán añadidas”. Sois, desde luego, colaboradores de Dios. Para esto os he comprado con mis padecimientos, humillación y muerte. 

La gran lección que hay que dar a los jóvenes es que, como adoradores de Dios, han de fomentar los principios bíblicos y poner al mundo en segundo lugar. Dios quiere que todos estén instruidos acerca de cómo hacer las obras de Cristo y entrar por las puertas en la ciudad celestial. No debemos permitir que el mundo nos convierta a nosotros. Debemos procurar con el mayor fervor convertir al mundo. Cristo nos ha otorgado el privilegio y deber de defenderlo bajo todas las circunstancias. Ruego a los padres que pongan a sus hijos donde no sean hechizados por una falsa educación. Su única seguridad está en aprender de Cristo. El es la gran Luz central del mundo. Todas las demás luces, toda otra sabiduría, son necedad. 

Todo estudiante debiera fomentar una estricta integridad. Toda inteligencia debiera tornarse con reverente atención hacia la Palabra revelada de Dios. Luz y gracia les serán dadas a aquellos que así obedezcan a Dios. Verán maravillas en la ley divina. Grandes verdades que no han sido oídas ni contempladas desde el día de Pentecostés han de resplandecer de la Palabra de Dios en su original pureza. A aquellos que aman verdaderamente a Dios, el Espíritu Santo les revelará verdades que han desaparecido de la mente y también les revelará verdades completamente nuevas. Los que comen la carne y beben la sangre del Hijo de Dios sacarán de los libros de Daniel y el Apocalipsis verdades inspiradas por el Espíritu Santo. Pondrán en acción fuerzas que no podrán ser reprimidas. Serán abiertos los labios de los niños para proclamar los misterios que han permanecido ocultos para las mentes de los hombres. Dios ha escogido lo necio del mundo para confundir a los sabios, y lo débil del mundo para confundir a los poderosos. (La Educación. Cap. 32)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s