Archivo de la etiqueta: apocalipsis

ÚLTIMO MENSAJE PARA LA TIERRA

Las iglesias se enorgullecen de predicar el evangelio pero eso es un mensaje de tres que se deben predicar en los días finales de esta tierra, el mensaje de los tres ángeles. Si nunca te lo han explicado; aquí lo vas a entender.

La fuente bíblica para el mensaje triple angélico lo encontramos en Apocalipsis 14:6-13

Primer Mensaje: El Evangelio Eterno.

Apocalipsis 14:6-7

Y vi otro ángel volar por en medio del cielo, que tenía el evangelio eterno para predicarlo á los que moran en la tierra, y á toda nación y tribu y lengua y pueblo,

Diciendo en alta voz: Temed á Dios, y dadle honra; porque la hora de su juicio es venida; y adorad á aquel que ha hecho el cielo y la tierra y el mar y las fuentes de las aguas.

En Efesios 6:17 se nos dice que debemos tomar la Palabra de Dios que es la espada del Espíritu por medio de la cual podemos atacar al enemigo. Es por esto que Dios quiere que Satanás, el Anticristo y el falso profeta sepan, que la única arma que él va a utilizar en su contra, es el Evangelio Eterno, la única arma que ha sido y será efectiva por los siglos de los siglos, en contra de las huestes malignas que habitan en las regiones celestes.

Considere:

1. Este primer mensaje será proclamado a nivel mundial y luego vendrá el fin.
2. Satanás a través de sus seguidores buscará la forma de eliminar este evangelio, lo hizo al inicio de la iglesia primitiva y como no pudo, mezclo el mensaje con falsas doctrinas que perduran hasta nuestros días a pesar de la reforma protestante. Todavía hay falsas doctrinas en las iglesias productos de la influencia de Satanás, porque cuando no puede eliminar la verdad la contamina con la mentira. No se olviden que es su primera arma en el Edén: «Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis». Gen. 3:4

3. Para lograr toda esta confusión del mensaje, Satanás levantará su imperio de tinieblas llamada Babilonia.

Segundo Mensaje: Salir de Babilonia.

Apocalipsis 14:8 Y otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, aquella grande ciudad, porque ella ha dado á beber á todas las naciones del vino del furor de su fornicación.

Como vemos en esta porción, es la primera vez que se menciona a Babilonia en todo el libro del Apocalipsis y se menciona en su primera ocasión para anunciar su caída.

Este segundo ángel es preparado para proclamar dentro del juicio de Dios la caída del sistema socio-político-religioso más perverso que se instaurará en la tierra.

Considere:

1. Como se lee en los capítulos 17 y 18 de Apocalipsis, se describe a esta gran ciudad y de la manera en que hace referencia a quien la representa. En el capítulo 17 se habla de la caída de la Babilonia religiosa, a la que se denominará como “La gran ramera” y en el capítulo 18 aparece la caída de la Babilonia político-económica que es la que mantendrá el sistema para beneficio del Anticristo hasta su destrucción.

2. Es interesante ver que en esta porción sólo se hace mención a su caída, sepa ella que su reino no será eterno, ni duradero, su caída es ya celebrada con anticipación para que no quede duda de que Dios es poderoso para destruirla.

3. Cuando se habla de Babilonia, se habla del reino de oro, sobre el cual se sentarán todos los demás reinos y de donde vendrán los reinos sustentadores del Anticristo – Daniel 4 y Apocalipsis 17.

4. Conforme lo que establece la Palabra a través del sueño de Daniel capítulo 2, el reino operante para el tiempo en que Cristo venga será una reminiscencia del imperio Romano como establece Apocalipsis capítulos 17 y 18. El imperio que reine el mundo será un remanente del Imperio Romano, Roma seguirá teniendo un representante; politico religioso, de influencia mundial, que aún los reyes de las tierra querrán su bendición.

5. Recordemos que hoy por hoy, Roma es el centro religioso de mayor poder en el mundo, sobre las conciencias y sobre los bolsillos que existen en el mundo. Es allí donde reside el Papa, quien es el hombre que sobre la faz de la tierra es tratado con las mayores muestras de veneración por todos los poderes políticos del mundo entero, con muy pocas excepciones. Es por tanto lógico suponer que, Roma será la sede del imperio mundial del Anticristo y del Falso Profeta durante la Gran Tribulación. Los mismos católicos interpretaron estos textos refiriéndose a la caída de Roma, pero en el siglo III.

6. De acuerdo al texto podemos notar que, la actividad mayor de la Gran Babilonia es haber dado a beber del vino de su fornicación a todas las naciones de la tierra, especificando con esto que, ésta ha compartido con las naciones de la tierra su corrupción espiritual, siendo la iglesia apóstata, la que ha abusado de su poder político-religioso para encadenar las conciencias de quienes a ella se han sometido.

7. Esta actividad comenzó desde tiempos muy antiguos cuando Constantino en el 325 d. C. oficializó la iglesia de Roma y la fundió con el estado romano, desde ese momento surge la iglesia apóstata que iría caminando hacia lo que hoy sabemos es la Babilonia religiosa y que en el tiempo del fin dará todo su apoyo al Anticristo.

Tercer mensaje: Para los que adoran a la bestia

El texto nos dice: “14:9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, 14:10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; 14:11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de
noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre. 14:12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.”

A considerar:

1. La Marca de la Bestia es un asunto de adoración. Nada que ver con microchip en la mano, porque claramente dice que puede ser en la mano o en la frente. La mano es símbolo del trabajo y la frente la morada de los pensamientos y la conciencia. Así que esa marca de la bestia será obligatoria para los que desean seguir: «comprando y vendiendo», y otros adorarán a la bestia convencidos de que es el sistema que Dios manda.

2. El castigo que se les impone de parte de Dios, a los que se rindieron a las exigencias idolátricas del Anticristo y admitieron en sus vidas siendo copartícipes de la corrupción espiritual de la Bestia y de la Gran Ramera, es la destrucción eterna.

3. Al fina de esta Gran Tribulación se mantendrá de pie un pueblo firme y obediente a los mandatos divinos. Estos creyentes han sido objeto especial de la persecución del Anticristo y de la iglesia apóstata que le dará su poder al Anticristo. Así como en el tiempo de la inquisición donde la apóstata Roma persiguió a los creyentes por tener la Palabra de Dios como única regla de fe y práctica y los llevó a la hoguera, también en este tiempo los perseguirán, pero se mantendrán firmes levantando el estandarte de la verdad; la Palabra de Dios, sus mandamientos.
























La Crisis Venidera

La crisis de los siglos

Nos hallamos en el mismo umbral de la crisis de los siglos. En rápida sucesión se seguirán unos a otros los castigos de Dios: incendio e inundaciones, terremotos, guerras y derramamiento de sangre. No debemos quedar sorprendidos en este tiempo por acontecimientos grandes y decisivos; porque el ángel de la misericordia no puede permanecer mucho más tiempo para proteger a los impenitentes.—La Historia de Profetas y Reyes, 208. SC 65.1

La hora de crisis va avecinándose gradualmente. El sol brilla en el cielo, recorriendo su camino habitual, y los cielos todavía declaran la gloria de Dios. Los hombres siguen comiendo y bebiendo, plantando y edificando, casándose y dándose en casamiento. Los comerciantes continúan comprando y vendiendo. Los hombres se atropellan mutuamente por alcanzar el puesto más alto. Los amantes de los placeres siguen aglomerándose en los teatros, en las carreras de caballos, y en los antros de juego. Prevalece la más alta excitación, y sin embargo el tiempo de gracia está terminando rápidamente, y cada caso está por ser decidido para la eternidad. Satanás ve que su tiempo es corto. El ha puesto en acción a todos sus agentes a fin de que los hombres sean engañados, estén alucinados, ocupados y fascinados hasta que el día de gracia termine, y la puerta de la misericordia se cierre para siempre.—The Southern Watchman, 3 de octubre de 1905. SC 65.2

La transgresión casi ha llegado a su límite máximo. La confusión llena el mundo, y pronto ha de venir sobre los seres humanos un gran terror. El fin está muy cerca. Nosotros, que conocemos la verdad, hemos de prepararnos para lo que pronto ha de irrumpir sobre el mundo como una sorpresa agobiadora.—Testimonies for the Church 8:28. SC 65.3

En este tiempo en que prevalece la iniquidad, podemos saber que la última crisis está por llegar. Cuando el desafío a la ley de Dios sea casi universal, cuando su pueblo esté oprimido y afligido por sus semejantes, el Señor se interpondrá.—Lecciones Prácticas del Gran Maestro, 165. SC 66.1

Estamos en el umbral de grandes y solemnes acontecimientos. Las profecías se están cumpliendo. La historia, extraña y llena de sucesos, está registrándose en los libros del cielo. Todo en nuestro mundo está en agitación. Hay guerras y rumores de guerras. Las naciones están airadas, y ha llegado el tiempo en que deben ser juzgados los muertos. Los acontecimientos están cambiando para traer el gran día de Dios, que se apresura grandemente. Queda, por así decirlo, solamente un momento de tiempo. Pero aunque ya se levanta nación contra nación, y reino contra reino, no hay todavía conflagración general. Todavía los cuatro vientos son retenidos hasta que los siervos de Dios sean sellados en sus frentes. Entonces las potencias de la tierra ordenarán sus fuerzas para la última gran batalla.—Joyas de los Testimonios 2:369

Estudiemos Daniel y el Apocalipsis

Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca. Apocalipsis 1:3. MSV76 28.1


Ha de proclamarse un mensaje que despierte a las iglesias. Ha de hacerse todo esfuerzo para dar la luz, no sólo a nuestro pueblo, sino al mundo. Se me ha instruido en el sentido de que las profecías de Daniel y el Apocalipsis deben imprimirse en libros pequeños, con las explicaciones necesarias, y deben enviarse al mundo entero. Nuestros mismos hermanos necesitan que se les presente la luz con más claridad.31 MSV76 28.2


Los que comen la carne y beben la sangre del Hijo de Dios sacarán de los libros de Daniel y el Apocalipsis la verdad inspirada por el Espíritu Santo. Pondrán en marcha fuerzas que no puedan ser reprimidas. Los labios de los niños se abrirán para proclamar los misterios que han estado ocultos… MSV76 28.3


Muchas de las profecías están por cumplirse en rápida sucesión. Todo elemento de poder está por ser puesto en acción. La historia pasada se repetirá; viejos conflictos resurgirán a una nueva vida, y el peligro asediará a los hijos de Dios por doquiera. La violencia está tomando posesión de la familia humana. Está saturando todas las cosas que hay sobre la tierra… MSV76 28.4


Estudiad el Apocalipsis en relación con Daniel, porque la historia se repetirá… Nosotros, con todas nuestras ventajas religiosas, debiéramos saber hoy mucho más de lo que sabemos. MSV76 28.5


Los ángeles anhelan contemplar la verdades que son reveladas a aquellos que, con corazón contrito, investigan la Palabra de Dios y oran para obtener mayores longitudes y anchuras y profundidades y alturas del conocimiento que sólo el Señor puede dar. MSV76 28.6


Al acercarnos al fin de la historia de este mundo, las profecías que se relacionan con los últimos días exigen especialmente nuestro estudio. El último libro del Nuevo Testamento está lleno de verdades que necesitamos entender. Satanás ha cegado las mentes de muchos de manera que aceptan con gozo cualquier excusa para no hacer del libro del Apocalipsis su tema de estudio. Pero Cristo, por medio de su siervo Juan, ha declarado aquí lo que será en los últimos días; y él dice: “Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas”.32 MSV76 28.7

El jinete del caballo blanco

Casi todo el mundo ha oído hablar de los «cuatro jinetes del Apocalipsis».
La mayor parte de la gente cree que representan epidemias, hambres y guerras.
y así es; pero no todos ellos. No el que cabalga en un caballo blanco. Ese es diferente.

Los cuatro jinetes y sus caballos. Uno a la vez, Jesús abrió cada uno de los cuatro primeros sellos. Al hacerlo, uno de los seres ubicados cerca del trono de Dios dijo con voz de trueno: «Sal».
La participación de estos seres nos impresiona. Están preocupados por nuestro bienestar.
En respuesta a su invitación, cuatro jinetes, los cuatro del Apocalipsis. aparecieron galopando, uno a la vez. Cada uno cabalgaba un caballo de diferente color.
Cuando Jesús abrió el primer sello, apareció un caballo «blanco». «El que lo montaba tenia un arco; se le dio una corona, y salió como vencedor para seguir venciendo» (Apocalipsis 6: 2). Cuando Jesús abrió el segundo sello. el caballo que apareció era «rojo». «Al que lo montaba se le concedió quitar de la tierra la paz para que se degollaran unos a otros; se le dio una espada grande».

El caballo del tercer sello era «negro». «El que lo montaba tenía en la mano una balanza, y oí como una voz en medio de los cuatro Seres que decía: ‘Un litro de trigo por un denario, tres litros de cebada por un denario. Pero no causes daño al aceite y al vino’ » (versículos 5-7).
El cuarto caballo era «verdoso». La versión Reina- Valera dice: amarillo».
La versión francesa de Louis Segond dice: Pale, «pálido». Nueva versión estándar norteamericana dice: ashen, «color ceniza». El nombre de su jinete era «Muerte» y el «Hades» (la morada de los muertos) le seguía.
En conjunto, a estos tres temibles jinetes se les dio «poder sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con la espada, con la peste y con las fieras de la tierra» (versículos 7, 8).
Algunos caballos con colores similares aparecen en dos grupos en la profecía de Zacarías. En Zacarías, capítulo 1, aparecen dos caballos rojos, pero ninguno negro. En Zacarías 6 encontramos a lo menos ocho caballos, que aparecen en diferente orden: rojos, negros, blancos y «tordos» (mezcla de negro y blanco), todos
ellos unidos a carros. Su tarea consiste en «recorrer la tierra». No tienen jinetes.
Evidentemente no son los cuatro caballos del Apocalipsis.

CRISTO ESCUDA A SU PUEBLO AFLIGIDO

En este último libro el jinete del caballo rojo recibe una «espada» y se le permite «quitar de la tierra la paz» e inducir a la gente «para que se degollaran unos a otros». Evidentemente, éste es un símbolo de violencia y guerra.
El hombre del caballo negro, que pesa alimentos a precio fijo, representa escasez y hambre. El «trigo», la «cebada», el «aceite» y el «vino» eran alimentos básicos en la antiguedad. La cebada, más fácil de cultivar que el trigo y que no tenía
tanta aceptación, se vendía a precio menor y era especialmente importante para los pobres en ciertas zonas. El aceite era esencial para hacer pan. El vino parecía más saludable que el agua proveniente de antiguas cisternas y de ríos y arroyos contaminados. Los precios máximos a menudo eran establecidos por la ley, especialmente cuando había escasez. Los panaderos que se excedían en el precio en esas épocas corrían el riesgo de ser severamente castigados.

Las Escrituras identifican al cuarto jinete como la «Muerte». La tumba, es decir, el «Hades», la morada de los muertos, lo acompañaba como un fatídico fantasma, siempre presente.
En resumen, San Juan nos dice que los jinetes de los caballos rojo, negro y pálido estaban horrorosamente equipados para proseguir su carrera mortal con «espada», «hambre», «pestilencia» y «las fieras de la tierra».
A primera vista, no parece que hubiera mucho de nuevo en todo esto. Trágicamente, hace mucho que se reconoce que las guerras y hambres y epidemias son clásicos azotes de la humanidad.


En el Sermón profético Jesús dijo que se oiría hablar de «guerras y de rumores de guerras»; habló también de «hambre» y de «terremotos» «en diversos lugares», y que todo ello no se limitaría al fin del mundo (S. Mateo 24: 6, 7). Habría
que considerarlas como calamidades normales a lo largo de la historia.

Cómo vencer a los tres jinetes malignos.

Pero evidentemente las guerras, las crisis económicas y las epidemias no necesitaban ser normales, a lo menos no para
todos. Allá en Levítico 26, poco después de la salida de Israel de Egipto, Dios prometió a los israelitas por medio de Moisés que si permanecían fieles a sus enseñanzas y si guardaban sus mandamientos, El se responsabilizaría de que siguieran siendo prósperos, y gozaran de salud y de paz. En otras palabras, El los escudaría de las incursiones de los tres jinetes malignos. Examinemos detenidamente su promesa:

Guardaréis mis sábados, y respetaréis mi santuario.
Yo, Yahvéh.
Si camináis según mis preceptos
y guardáis mis mandamientos, poniéndolos en práctica,
os enviaré las lluvias a su tiempo…
Comeréis vuestro pan hasta saciaros…
Yo daré paz a la tierra. . .
Perseguiréis a vuestros enemigos…
Me pasearé en medio de vosotros, y seré para vosotros Dios,
y vosotros seréis para mí un pueblo.
Levítico 26: 2-12.

Pero si, por su parte, Israel pasaba por alto los mandamientos de Dios y seguía un estilo de vida semejante al de los incrédulos, Moisés les advirtió que sufrirían los mismos pesares de éstos. En otras palabras, Dios no dispondría de base
alguna para escudarlos de los jinetes malignos. Las enfermedades empeorarían y se convertirían en epidemias, la escasez se acentuada y se transformaría en hambre, y la derrota aumentada hasta llegar a ser devastación total. (Véase Levítico 26: 14-33.)

El jinete del caballo blanco.

Volvemos entonces al jinete del caballo blanco.
¿Quién es este misterioso caballero y que significa el color «blanco»?
George Eldon Ladd ha señalado que en el Apocalipsis el blanco siempre es un símbolo de Cristo, o de algo relacionado con Cristo, o de victoria espiritual. Por eso el Cristo glorificado tiene una cabellera blanca como la lana (1: 14); los fieles recibirán una piedrecita blanca con un nombre nuevo escrito en ella (2: 17); van a usar ropas blancas (3: 4, 5, 18); los 24 ancianos están vestidos de blanco (4: 4); a los mártires se les dan ropas blancas (6: 11) como asimismo a los de la
gran multitud (7: 9, 13); al Hijo del hombre se lo ve sobre una nube blanca (14: 14); regresa montado en un caballo blanco, acompañado de los ejércitos celestiales vestidos de blanco y que cabalgan caballos blancos (19: 11, 14); en el juicio final, vemos a Dios sentado en un trono blanco (20: 11). De manera que el blanco es el color de Cristo y su justicia.


Entonces, ¿es Jesucristo el primer jinete? En Apocalipsis 19, tal como Ladd lo destaca más arriba, Jesús indiscutiblemente aparece cabalgando en un caballo blanco. Se lo presenta expresamente como Rey de reyes y Señor de señores, y como la Palabra de Dios. (Véase Apocalipsis 19: 11-16.) En S. Juan 1: 1-3, «Palabra de Dios» es un nombre de Jesús. En Apocalipsis 19 Jesús tiene un arma y «combate», en forma muy similar al jinete del caballo blanco del primer sello.

Al volver a leer los pasajes, no parece posible, después de todo, que este jinete del primer sello sea realmente Jesús. El es el Cordero que abre el sello; no parece lógico que esté simbolizado por el jinete del sello. De cualquier modo, los otros jinetes tampoco son personas reales. La «Muerte» y el «Hades» ciertamente no son personas.
A pesar de todo, la gran semejanza que existe con el jinete de Apocalipsis 19 debe de ser intencional. Así como los otros tres jinetes de los sello~ representan conceptos: guerra, escasez y muerte, éste también debe de representar un concepto, el concepto que representa a Jesús. Este concepto es, por supuesto, la verdadera religión de las Escrituras, o más definidamente, el verdadero cristianismo. El jinete del caballo blanco está relacionado con los otros algo así como el día está relacionado con la noche. Al ofrecer paz interior y el pan de vida, el verdadero cristianismo es lo opuesto de la guerra, la escasez y la muerte. Antes de su ascensión Jesús comisionó a sus seguidores que fueran a todo el mundo y que predicaran el Evangelio, el mensaje del verdadero cristianismo. (Véase S. Mateo 28: 18-20.) Les prometió estar con ellos, no literalmente, por cierto, porque El estaría en el cielo. Los acompañaría mediante su representante, el Espíritu Santo.

Libro: Apocalipsis Sus Relevaciones Descargar Aquí





El detonador de los eventos finales

El 5 de diciembre de 2020 el hno. Oliver Coronado compartió el resumen de un tema de gran importancia para la iglesia. Les comparto algunos apuntes de ese tema desarrollado via Zoom. Vea el tema completo al final de este post.

1. El estudio del santuario es primordial para entender los últimos eventos, por eso se hace énfasis sobre este tema en Daniel y Apocalipsis.

2. El diablo esta mandando muchas señales al mundo en estos días (distrayendo) para no enfatizar en el tema del santuario. (Hoy en día vemos a muchos hablando de lo que va a pasar en el 2021 cuando en el 2019 no sabían lo que iba a pasar en el 2020).

3. El tema del juicio esta ilustrado en el santuario.

4. Dios necesita un pueblo puro al final de los tiempos, por eso es necesario el zarandeo.

5. Las señales revelan que está cercano el momento en que el Señor separará el trigo de la cizaña que ha crecido dentro de la iglesia.

6. En 1882 Elena White señaló que los eventos finales se estaban desarrollando con la ley dominical (Marca de la Bestia) en su época. No avanzó ese evento porque el pueblo de Dios no estaba listo para dar el Último Pregón. Dicha ley fue leída 2 veces en el senado de Estados Unidos por el Comité de Educación y Trabajo.

7. E.J. Waggoner y A.T. Jones presentaron la justificación por la fe; que invita a las personas a recibir la justicia de Cristo, que se manifiesta en la obediencia a todos los mandamientos (Apoc. 14:12), este es el detonante; mientras esto no exista no podemos decir que avanzarán los eventos finales.

8. «Predíquese la verdad presente y el espíritu perseguidor despertará», porque Satanás no quiere que la tierra sea iluminada.

9. El detonante del mensaje es la purificación de la iglesia.

10. Los que vivan en la tierra cuando cese la intercesión en el Santuario Celestial deberán de estar de pie ante la presencia de Dios sin mediador (deberán estar purificados). La purificación de la iglesia es la obra que falta para que se desaten los 4 vientos.

Ver en Facebook


¿Dónde estamos proféticamente?

Esta pregunta lo contestan fácilmente los que están dado seguimientos a los eventos mundiales. Pero para aquellos que esperan una respuesta les dejo las siguientes imágenes, no sin antes amonestar, que lo más importante es estar preparados y a haber entregado nuestra vida al Creador.

Puede pausar y avanzar con las flechas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Descargar como diapositiva 15MB: https://smarturl.it/DondeEstamosPPTX
Descargar como PDF: https://smarturl.it/DondeEstamosPDF
Puede modificar y mejorar. Acá no hay derechos de autor.

Compilado:

Freddy Silva Whatsapp

WHATSAPP

Ley Dominical FacebookLey Dominical GrupoLey Dominical LibrosLey Dominical Videos

 

Hacia dónde vamos según el Libro de La Revelación

Serie del Dr. Alberto Treiyer, 10 videos
Reproducir todo  Compartir Guardar