LA MÚSICA QUE AGRADA Y NO AGRADA A DIOS

El grado de secularismo que ha entrado a la iglesia es sin precedentes, se está llevando fue extraño delante de la presencia del Señor. 

El canto, como parte del servicio religioso, es tanto un acto de culto como lo es la oración.

La música que agrada a Dios tiene las siguientes características:

 

  1. música reverente.

“La música forma parte del culto tributado a Dios en los atrios celestiales, y en nuestros cánticos de alabanza debiéramos procurar aproximarnos tanto como sea posible a la armonía de los coros celestiales”.

 

  1. Suavidad y melodía.

“Pueden introducirse muchas mejoras en el canto. Algunos piensan que cuanto más alto canten tanto más musicales son, pero el ruido no es música. El buen canto es como la música de los pájaros: suave y melodioso.”

 

  1. Belleza, sentimiento y poder.

“La música debiera tener belleza, sentimiento y poder. Elévense las voces en cantos de alabanza y devoción. Llamad en vuestro auxilio instrumentos musicales, si eso es posible, y asciendan hacia Dios las gloriosas armonías como una ofrenda aceptable”.

 

  1. Cantos dulces y puros.

Cántense en el hogar cantos dulces y puros, y  menos palabras de censura y más de alegría, esperanza y gozo. Cántese en la escuela y  los alumnos serán atraídos más a Dios, a sus maestros, y los unos a los otros.

 

  1. Arma contra el desánimo.

Si hubiera mucha más alabanza al Señor y mucho menos tristes relatos de desánimos, se ganarían muchas más victorias.  Tributemos alabanza y acción de gracias por medio del canto. Cuando nos veamos tentados, en vez de dar expresión a nuestros sentimientos, entonemos con fe un himno de acción de gracias a Dios. El canto es un arma que siempre podemos esgrimir contra el desaliento. Abriendo así nuestro corazón a los rayos de luz de la presencia del Salvador, encontraremos salud y recibiremos su bendición.

 

  1. Aleja al enemigo.

Debemos levantarnos cada día y dominar los poderes de las tinieblas. Nuestro Dios es poderoso. El canto de gloria a Dios a menudo aleja al enemigo, y alabar a Dios lo hace retroceder, y nos da la victoria.

 

  1. Con solemnidad y temor.

La melodía del canto, brotando de varios corazones por medio de palabras claras y nítidas, es uno de los instrumentos usados por Dios en la obra de salvación de las almas. Todo el servicio se debería llevar a cabo con solemnidad y temor, como en la presencia visible del Señor.

Ni gritos, ni saltos, o tirarse al suelo es de Dios, Dios es un Dios de orden, y sus hijos deben imitar esa solemnidad, porque estamos delante de nuestro creador. Que el Señor te de sabiduría para poder adorarle en espíritu y en verdad, porque fuera de eso estaremos caminando en el terreno del enemigo, quien también sabe aprovechar la música a su favor.

Descargue más citas sobre la música que agrada a Dios, archivos en PDF:

Solicita información por corre: info@leydominical.net

7 comentarios en “LA MÚSICA QUE AGRADA Y NO AGRADA A DIOS

  1. Por favor mi querido hermano en Cristo quería saber que músicas del himnario son las que no agradan a nuestro señor.
    Es mi preocupación querer saberlo, estaré esperando su respuesta muchas gracias..

    1. Las que usan bateria, guitarra electrica, tambien depende del ritmo…es una respuesta muy amplia, en el enlace donde lee este arciculo puede bajar los libros para tener un conocimiento que le ayudará a filtrar

Deja un comentario